¿Quién puede beneficiarse de una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos?

En una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas (LCFH por sus siglas en inglés), una persona reduce la cantidad de carbohidratos en la dieta y los reemplaza con grasas saludables. Puede ayudar a las personas a perder peso y controlar la diabetes y otras afecciones de salud.

Una dieta baja en carbohidratos implica el uso de cetonas de la grasa para obtener energía en lugar de glucosa, que se ingiere directamente de los carbohidratos.

Cuando una persona reduce o limita significativamente la cantidad de carbohidratos que consume en un día, obliga al cuerpo a utilizar las reservas de grasa como combustible, lo que puede conducir a la pérdida de peso.

Sin embargo, la ciencia no siempre está de acuerdo sobre la seguridad de las dietas bajas en carbohidratos. Aunque algunas investigaciones respaldan su uso para ayudar en una variedad de condiciones de salud, otros estudios informan que las dietas LCHF pueden ser peligrosas.

Continúa leyendo este artículo para obtener más información sobre las dietas bajas en carbohidratos, cómo comenzar y si son seguras.

Dieta alta en grasas
¿Quién puede beneficiarse de una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos? 7

Imagen 1: Imagen recogida de la web infosalus.com

Beneficios de una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos

Llevar una dieta rica en proteínas y grasas tiende a hacer que una persona se sienta llena más rápido que si consumiera solo carbohidratos, particularmente carbohidratos simples, como el azúcar.

Además de la pérdida de peso, alguna evidencia respalda el uso de dietas bajas en carbohidratos para ayudar con ciertas afecciones médicas.

Una dieta baja en carbohidratos como la Atkins o la cetogénica pueden tener un efecto positivo en las siguientes condiciones:

  • Pérdida de peso
  • Diabetes tipo 2
  • Enfermedades neurológicas

Sin embargo, los científicos necesitan realizar más investigaciones para comprender el efecto a largo plazo de la dieta baja en carbohidratos en la salud general.

Existe evidencia contradictoria sobre la seguridad y eficacia de la dieta baja en carbohidratos.

-- Un estudio sugiere que las dietas bajas en carbohidratos pueden provocar una muerte prematura por enfermedades cardíacas, cáncer y accidentes cerebrovasculares.

LowCarbMovil
¿Quién puede beneficiarse de una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos? 8

Pérdida de peso

Varios estudios han demostrado que las dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas son una forma eficaz de promover la pérdida de peso.

Ayudan a las personas a perder peso al suprimir el apetito, mejorar la sensibilidad a la insulina, aumentar la ingesta de proteínas y aumentar la pérdida de grasa.

Se ha descubierto que las dietas bajas en carbohidratos promueven la pérdida de grasa, especialmente en el área del abdomen.

Tener demasiada grasa abdominal, especialmente alrededor de los órganos, puede aumentar el riesgo de enfermedades como enfermedades cardíacas, diabetes y ciertos cánceres.

Un estudio encontró que los adultos obesos que consumieron una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas durante 16 semanas perdieron más grasa corporal, particularmente en el área del abdomen, en comparación con aquellos que siguieron una dieta baja en grasas.

Una revisión mostró que las personas que siguieron dietas muy bajas en carbohidratos de menos de 50 gramos de carbohidratos por día lograron reducciones de peso a largo plazo significativamente mayores que las personas que siguieron dietas bajas en grasas.

Otro estudio demostró que el 88% de los participantes que siguieron una dieta cetogénica perdieron más del 10% de su peso inicial y lo mantuvieron durante un año.

La dieta baja en carbohidratos puede ser una herramienta particularmente útil para aquellos cuyos objetivos de pérdida de peso se ven saboteados por fuertes antojos de carbohidratos.

Un estudio encontró que los participantes que seguían una dieta muy baja en carbohidratos y alta en grasas tenían significativamente menos antojos de carbohidratos y almidones, en comparación con los participantes que seguían una dieta baja en grasas.

Es más, los participantes que siguieron una dieta muy baja en carbohidratos y alta en grasas tuvieron mayores reducciones en el hambre general reportada.

Diabetes

Un estudio de adultos obesos con diabetes tipo 2 encontró que una dieta muy baja en carbohidratos y alta en grasas conducía a una mayor mejora en el control del azúcar en sangre y a una reducción más sustancial de los medicamentos para la diabetes que una dieta alta en carbohidratos.

Otro estudio en participantes obesos con diabetes tipo 2 mostró que seguir una dieta cetogénica durante 24 semanas resultó en reducciones significativas en los niveles de azúcar en sangre y una menor necesidad de medicamentos para el azúcar en sangre.

Es más, algunos de los participantes asignados a la dieta cetogénica pudieron suspender por completo sus medicamentos para la diabetes.

Enfermedades neurológicas

La dieta cetogénica se ha utilizado durante mucho tiempo como tratamiento natural para la epilepsia, un trastorno neurológico caracterizado por convulsiones recurrentes.

Los estudios demuestran que las dietas bajas en carbohidratos pueden desempeñar un papel terapéutico en otras enfermedades neurológicas, incluida la enfermedad de Alzheimer.

➜ Por ejemplo, un estudio demostró que una dieta cetogénica mejoraba el funcionamiento cognitivo en pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Además, las dietas ricas en carbohidratos procesados y azúcar se han relacionado con un mayor riesgo de deterioro cognitivo, mientras que las dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas parecen mejorar la función cognitiva.

Efectos secundarios y abandonos de la dieta

Si bien la evidencia vincula muchos beneficios para la salud con la dieta baja en carbohidratos, existen algunos inconvenientes.

Las versiones más extremas, como la dieta cetogénica, no son adecuadas para niños, adolescentes y mujeres embarazadas o en período de lactancia, a menos que se utilicen terapéuticamente para tratar una afección médica.

main diet mistakes jpg
¿Quién puede beneficiarse de una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos? 9

Las personas que tienen diabetes o problemas de salud como enfermedades de los riñones, el hígado o el páncreas deben hablar con su médico antes de comenzar una dieta baja en carbohidratos.

➜ Aunque algunos estudios muestran que las dietas bajas en carbohidratos pueden mejorar el rendimiento deportivo en algunos casos, es posible que no sean adecuadas para los atletas de élite, ya que pueden perjudicar el rendimiento deportivo a niveles competitivos.

Además, una dieta baja en carbohidratos puede no ser apropiada para personas que son hipersensibles al colesterol de la dieta, a menudo denominadas "hiperrespondedores".

La dieta baja en carbohidratos es generalmente bien tolerada por la mayoría, pero puede causar efectos secundarios desagradables en algunas personas, especialmente en el caso de dietas muy bajas en carbohidratos como la dieta cetogénica.

Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Debilidad
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga
  • Calambres musculares
  • Mareo
  • Insomnio

El estreñimiento es un problema común al comenzar una dieta baja en carbohidratos y generalmente es causado por la falta de fibra.

Para evitar el estreñimiento, asegúrate de agregar muchas verduras sin almidón a sus comidas, incluidas verduras, brócoli, coliflor, coles de Bruselas, pimientos, espárragos y apio.

Conclusiones

La dieta LCHF es un método de alimentación que se centra en reducir los carbohidratos y reemplazarlos con grasas saludables.

La dieta cetogénica y la dieta Atkins son ejemplos de dietas LCHF.

Seguir una dieta baja en carbohidratos puede ayudar a perder peso, estabilizar el azúcar en sangre y mejorar la función cognitiva.

Además, la dieta LCHF es versátil y puede adaptarse para satisfacer sus preferencias individuales.

Ya sea que esté buscando perder grasa corporal, combatir los antojos de azúcar o mejorar el control del azúcar en la sangre, adaptar un estilo de vida bajo en carbohidratos es una excelente manera de alcanzar tus objetivos, como siempre individualizando y adaptándola al contexto de cada persona.

  1. Bueno NB, de Melo IS, de Oliveira SL, da Rocha Ataide T. Very-low-carbohydrate ketogenic diet v. low-fat diet for long-term weight loss: a meta-analysis of randomised controlled trials. Br J Nutr. 2013 Oct;110(7):1178-87. doi: 10.1017/S0007114513000548. Epub 2013 May 7. PMID: 23651522.
  2. Bueno NB, de Melo IS, de Oliveira SL, da Rocha Ataide T. Very-low-carbohydrate ketogenic diet v. low-fat diet for long-term weight loss: a meta-analysis of randomised controlled trials. Br J Nutr. 2013 Oct;110(7):1178-87. doi: 10.1017/S0007114513000548. Epub 2013 May 7. PMID: 23651522.
  3. Chang CK, Borer K, Lin PJ. Low-Carbohydrate-High-Fat Diet: Can it Help Exercise Performance? J Hum Kinet. 2017 Mar 12;56:81-92. doi: 10.1515/hukin-2017-0025. PMID: 28469746; PMCID: PMC5384055.
  4. Griffin JD, Lichtenstein AH. Dietary Cholesterol and Plasma Lipoprotein Profiles: Randomized-Controlled Trials. Curr Nutr Rep. 2013 Dec;2(4):274-282. doi: 10.1007/s13668-013-0064-0. PMID: 24466502; PMCID: PMC3900007.
  5. Henderson ST, Vogel JL, Barr LJ, Garvin F, Jones JJ, Costantini LC. Study of the ketogenic agent AC-1202 in mild to moderate Alzheimer's disease: a randomized, double-blind, placebo-controlled, multicenter trial. Nutr Metab (Lond). 2009 Aug 10;6:31. doi: 10.1186/1743-7075-6-31. PMID: 19664276; PMCID: PMC2731764.
  6. Hussain TA, Mathew TC, Dashti AA, Asfar S, Al-Zaid N, Dashti HM. Effect of low-calorie versus low-carbohydrate ketogenic diet in type 2 diabetes. Nutrition. 2012 Oct;28(10):1016-21. doi: 10.1016/j.nut.2012.01.016. Epub 2012 Jun 5. PMID: 22673594.
  7. Martin CK, Rosenbaum D, Han H, Geiselman PJ, Wyatt HR, Hill JO, Brill C, Bailer B, Miller BV 3rd, Stein R, Klein S, Foster GD. Change in food cravings, food preferences, and appetite during a low-carbohydrate and low-fat diet. Obesity (Silver Spring). 2011 Oct;19(10):1963-70. doi: 10.1038/oby.2011.62. Epub 2011 Apr 14. PMID: 21494226; PMCID: PMC3139783.
  8. Moreno B, Bellido D, Sajoux I, Goday A, Saavedra D, Crujeiras AB, Casanueva FF. Comparison of a very low-calorie-ketogenic diet with a standard low-calorie diet in the treatment of obesity. Endocrine. 2014 Dec;47(3):793-805. doi: 10.1007/s12020-014-0192-3. Epub 2014 Mar 4. PMID: 24584583.
  9. Paoli, A., Rubini, A., Volek, J. et al. Beyond weight loss: a review of the therapeutic uses of very-low-carbohydrate (ketogenic) diets. Eur J Clin Nutr 67, 789–796 (2013). https://doi.org/10.1038/ejcn.2013.116
  10. Sackner-Bernstein J, Kanter D, Kaul S. Dietary Intervention for Overweight and Obese Adults: Comparison of Low-Carbohydrate and Low-Fat Diets. A Meta-Analysis. PLoS One. 2015 Oct 20;10(10):e0139817. doi: 10.1371/journal.pone.0139817. PMID: 26485706; PMCID: PMC4618935.
  11. Sumithran P, Prendergast LA, Delbridge E, Purcell K, Shulkes A, Kriketos A, Proietto J. Ketosis and appetite-mediating nutrients and hormones after weight loss. Eur J Clin Nutr. 2013 Jul;67(7):759-64. doi: 10.1038/ejcn.2013.90. Epub 2013 May 1. PMID: 23632752.
  12. Tay J, Luscombe-Marsh ND, Thompson CH, Noakes M, Buckley JD, Wittert GA, Yancy WS Jr, Brinkworth GD. Comparison of low- and high-carbohydrate diets for type 2 diabetes management: a randomized trial. Am J Clin Nutr. 2015 Oct;102(4):780-90. doi: 10.3945/ajcn.115.112581. Epub 2015 Jul 29. PMID: 26224300.
  13. Westman EC, Yancy WS Jr, Mavropoulos JC, Marquart M, McDuffie JR. The effect of a low-carbohydrate, ketogenic diet versus a low-glycemic index diet on glycemic control in type 2 diabetes mellitus. Nutr Metab (Lond). 2008 Dec 19;5:36. doi: 10.1186/1743-7075-5-36. PMID: 19099589; PMCID: PMC2633336.
FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio