Dietista explica por qué las Dietas Milagro no funcionan

Como dietista, a lo largo de los años, he tenido el privilegio de trabajar con numerosos pacientes, cada uno con sus luchas y aspiraciones dietéticas únicas.

Un hilo común que he visto es la obsesión casi universal con las dietas de moda y las soluciones rápidas, que a menudo conducen a un círculo vicioso de éxito temporal y frustración a largo plazo.

Por eso la gente me pregunta a menudo por qué la mayoría de las dietas fracasan, y es una pregunta válida.

Déjame aclarar las cosas.

No es porque te falte fuerza de voluntad o autodisciplina. El problema radica en la propia mentalidad de hacer dieta.

En este artículo profundizaremos en las razones por las que el 95 % de las dietas suelen decepcionar y exploraremos el camino hacia el éxito duradero a través de una estrategia más realista y con respaldo científico.

por qué fallan las dietas
Dietista explica por qué las Dietas Milagro no funcionan 2

-- Imagen recogida de la web as.com.

¿Por qué el 95% de las dietas fracasan?

A continuación, enumero una lista basada en mi experiencia explicando porqué creo que la mayoría de dietas fracasan.

Probablemente, haya muchas más explicaciones a esta cuestión si nos paramos a pensar un poco más, pero estas son las que considero más importantes:

  • Expectativas poco realistas: las personas esperan resultados rápidos y dramáticos, lo que puede generar decepción y desánimo cuando esas expectativas no se cumplen. Por ejemplo, alguien puede esperar perder 10 kg en un mes, pero cuando solo pierde una fracción de ese peso, puede desanimarse y abandonar la dieta.
  • Restricción: Las dietas que eliminan grupos enteros de alimentos o restringen severamente ciertos macronutrientes pueden provocar antojos. Cuando la persona finalmente se entrega a una comida que incluye los elementos restringidos, puede sentir que ha fracasado y tiende a comer en exceso.
  • Falta de sostenibilidad: las dietas que cambian drásticamente tus hábitos alimentarios suelen ser insostenibles. Una vez finalizada la dieta, los viejos hábitos alimentarios regresan, provocando una recuperación de peso. (Ejemplo: dietas estrictas que implican una restricción calórica extrema u opciones de alimentos extremadamente limitadas).
  • Privación: Sentirse privado de tus comidas favoritas puede provocar sentimientos de frustración y fracaso. Un ejemplo que todos conocemos: las dietas que prohíben alimentos específicos, como el chocolate, pueden dar lugar a períodos de consumo intenso en los que quien hace la dieta ya no puede resistir la tentación.
  • Centrarse en el peso, no en la salud: algunas dietas priorizan la pérdida de peso sobre la salud en general, lo que puede llevar a prácticas poco saludables y al descuido de los nutrientes esenciales. Ejemplo: algunas dietas promueven una rápida pérdida de peso mediante métodos poco saludables como la reducción extrema de calorías o la eliminación de grupos enteros de alimentos, lo que podría causar desnutrición.
  • Adaptación del metabolismo: las dietas restringidas en calorías pueden ralentizar el metabolismo, lo que dificulta mantener la pérdida de peso. Cuando la persona vuelve a una dieta regular, gana peso con mayor facilidad.
  • Alimentación emocional y por estrés: la mayoría de las personas utilizan los alimentos para afrontar el estrés o las emociones, porque somos humanos. Comer emocionalmente o por estrés puede socavar los esfuerzos por hacer dieta. Si una dieta no aborda los factores emocionales subyacentes, es más probable que las personas coman en exceso cuando enfrentan estrés o emociones.
  • Falta de individualización: muchas dietas siguen un enfoque único para todos, ignorando la singularidad de las necesidades y preferencias de cada persona. Ejemplo: una dieta que prescribe el mismo plan de alimentación para todos no considera las necesidades dietéticas específicas de la persona, lo que hace que sea menos probable que la sigan.
  • Énfasis excesivo en soluciones rápidas: la industria de las dietas a menudo promueve soluciones rápidas, mientras que la pérdida de peso sostenible requiere cambios graduales y a largo plazo en el estilo de vida. Las dietas de moda que prometen una rápida pérdida de peso sin esfuerzo pueden llevar a dietas yo-yo, a medida que las personas pasan de una solución rápida a otra.
  • Falta de orientación profesional: falsos expertos en nutrición están por todas partes en las redes sociales. La dieta/nutrición es una ciencia que requiere titulación básica, conocimiento y experiencia. Sin la orientación de un experto, es fácil cometer errores o elegir dietas que no sean apropiadas para su salud o sus objetivos.
  • Falta de apoyo: Muchas personas que intentan hacer dieta lo hacen por su cuenta, sin el apoyo de amigos, familiares o un profesional sanitario cualificado. Esto puede hacer que sea difícil mantenerse motivado y encaminado.
  • Cultura dietética: La industria de las dietas es una industria multimillonaria que se beneficia de las inseguridades de las personas sobre su peso. Esto puede hacer que las personas sientan que necesitan estar a dieta todo el tiempo, lo cual es insostenible y poco saludable.
  • Imagen corporal poco realista: Los medios de comunicación y las redes sociales a menudo promueven estándares corporales poco realistas, lo que puede hacer que las personas sientan que necesitan estar delgadas para ser felices y saludables. Esto puede hacer que las personas se sientan mal consigo mismas y con su cuerpo, lo que puede dificultar la pérdida de peso y no recuperarlo.

¿Cuáles son las dietas que realmente funcionan?

Personalmente, trabajo tratando de educar a mis pacientes sobre la importancia de incorporar hábitos positivos durante su proceso de pérdida de peso, hábitos que llevarán adelante sin problemas incluso después de concluir sus sesiones.

En primer lugar, suelo dejar claro que el término "dieta" está prohibido. Más bien, deberíamos enmarcarlo como la adopción de hábitos alimentarios nuevos y sostenibles, un enfoque que sea lógico, directo y orientado al largo plazo.

Es importante recordar que la pérdida de peso es un viaje, no un destino. Se necesita tiempo, esfuerzo y compromiso para perder peso y mantenerlo de forma saludable. No existe una solución rápida.

Para aumentar sus posibilidades de éxito con la dieta, es esencial centrarse en patrones de alimentación sostenibles y equilibrados, en lugar de soluciones rápidas o restricciones extremas.

Consultar con un dietista o nutricionista puede brindarte orientación y estrategias personalizadas para ayudarte a alcanzar tus objetivos de manera más efectiva. Pueden ayudarte a crear un plan que sea seguro y sostenible para ti.

El objetivo de un dietista es ayudarte a tomar decisiones más saludables a largo plazo, de modo que después de algunas sesiones ya no necesites un dietista o nutricionista.

FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Triunfar nutricionista

¿Cómo triunfar como nutricionista?

En este artículo, vamos a explorar territorios que la formación académica tradicional en nutrición muchas veces deja de lado: ¿cómo ganarse (muy bien) la vida como nutricionista? Existen diferentes estrategias

Leer más »
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio