¿Qué son las estrías y cómo eliminarlas?

Las estrías son una serie de alteraciones cutáneas que se dan por diferentes procesos, generalmente ante cambios bruscos en el peso corporal (algo muy común en el mundo del fitness) que traen consigo un hundimiento de la epidermis. Este hundimiento provoca esas marcas en la piel tan características.

Aunque no se trata de ningún tipo de patología clínicamente relevante, sí que es cierto que despierta una preocupación a nivel estético. Vamos a ver sus causas, posible tratamiento y, sobre todo, como prevenirlas.

¿Qué son las estrías?

Las estrías son una serie de alteraciones cutáneas que se dan por diferentes procesos, generalmente ante cambios bruscos en el peso corporal (algo muy común en el mundo del fitness) que traen consigo un hundimiento de la epidermis. Este hundimiento provoca unas marcas en la piel de color violáceo, rosado o nacarado.

En otras palabras, podríamos decir que disminuye la actividad del estrato germinativo de la piel (capa sobre la cual se renueva la piel generando nuevas células), de tal modo que la epidermis sufre un adelgazamiento y, ante la incapacidad de soportar el estrés mecánico dado por el aumento de volumen que se ha generado en la piel, se experimenta este hundimiento del que estamos hablando.

Las estrías también se ocasionan por roturas en las fibras de colágeno y elastina que sustentan la estructura de la piel, de tal modo que esta pierde la tensión y se forman esos hundimientos tan característicos (Figura 1).

Las estrías en la piel
¿Qué son las estrías y cómo eliminarlas? 15

Figura 1. Las estrías son una serie de alteraciones cutáneas que se dan por diferentes procesos, generalmente ante cambios bruscos en el peso corporal (algo muy común en el mundo del fitness) que traen consigo un hundimiento de la epidermis.

Causas de las estrías

Las causas de las estrías son muchas, concentrándose sobre todo en la etapa de la pubertad, en la que el organismo (sobre todo el femenino) es sometido a gran cantidad de cambios hormonales.

Es más, entre un 27% y un 35% de la población adolescente presenta dichas alteraciones, siendo dos veces más frecuente en las mujeres (más del 58% de las mujeres adolescentes sufren alteraciones cutáneas que dan lugar a la producción de estrías).

Por otro lado, en la edad adulta, entre el 75 – 85% de las mujeres presentan estrías atróficas como consecuencia del embarazo.

Esta teoría se asienta sobre subidas abruptas en las concentraciones de estrógenos, algo que dará lugar a la activación de la enzima colagenasa, implicada en procesos de hidrólisis del colágeno. No obstante, aunque esta es la hipótesis más respaldada, también se asocia a otros factores endocrinos, metabólicos y neurofisiológicos.

El desarrollo tisular que habrá en la piel se resume en varios estadios en los que vamos a ver que, tras la génesis del hundimiento, las fibras de elastina y colágeno estarán expuestas, con una mayor propensión a abrirse o desgarrarse (Figura 2).

Por otro lado, las mallas de tejido conectivo también sufren alteraciones que ocasionan una mayor pérdida de elasticidad, que hace que la herida se asiente y se produzca la salida del exudado de los vasos sanguíneos(fase inflamatoria), dando lugar a cambios de color en las estrías, tornando a colores rojos o violáceos por la edematización.

El color de las estrías se da por pérdida de opacidad en el estrato córneo (capa superficial) de la piel ya que este deja que se vean la zona vascular y de tejido conjuntivo.

Posteriormente, se ocasiona el proceso de curación y regeneración tisular (fase cicatricial), caracterizado por dos fases en las que en la primera se restauran los vasos sanguíneos, las células y la matriz intercelular y la segunda en la que se forma la cicatriz conocida como estría, ya con un color más blanquecino.

Piel sana y piel estría
¿Qué son las estrías y cómo eliminarlas? 16

Figura 2. El desarrollo de las estrías ocurre paso a paso en la piel y se resume en varios estadios en los que, tras la génesis del hundimiento, las fibras de elastina y colágeno estarán expuestas, con una mayor propensión a abrirse o desgarrarse.

Desde un punto de vista hormonal, la etiología de las estríasse da principalmente por la actividad de dos hormonas: los estrógenos y las hormonas corticosuprarrenales (glucocorticoides y mineralocorticoides).

Y es que, para la formación de estría se tendrá que dar una mayor acción corticosuprarrenal, lo que trae consigo los siguientes eventos:

  • Aumento de la glucogénesis, que conduce a una disminución del metabolismo cutáneo, manifestándose en una peor actividad de los fibroblastos, células de la piel implicadas en la formación de elastina y colágeno.

La actividad de proteolisis a nivel de los fibroblastos se verá incrementada, a la par que la proteogénesis se verá disminuida, de tal modo, que la producción de elastina y colágeno se verá reducida. Esto trae consigo, entre otras cosas, una reducción de la capacidad tensil de la piel.

  • Incremento de la lipólisis, generando así una movilización de grasa subcutánea que se manifiesta en forma de flacidez cutánea.
  • Formación de edema debido a una mayor excreción de calcio y mayor retención de sodio. Este fenómeno ocasiona una mayor laxitud en la piel que contribuye a la génesis del hundimiento cutáneo.

Todos estos fenómenos dan lugar a una mayor susceptibilidad de las fibras de colágeno y elastina de la piel a ser fragmentadas o alteradas. Entonces, se genera una degradación bioquímica de estos componentes dando lugar a la formación de elacina (material atrófico que se deposita en los bordes de las estrías).

En este punto podríamos decir que se está generando un estado de déficit nutricional en la piel, de tal modo que se produce una menor renovación de la misma.

Resulta lógico pensar, que el estrés también puede ser un factor de tipo neurofisiológico que está implicado en el desarrollo de estrías. Esto se da por cambios abruptos en el volumen corporal que trae consigo una serie de adaptaciones fisiológicas que desencadenan respuestas a nivel del eje hipotálamo-hipofisario, generando así un aumento de la actividad glucocorticoide (Figura 3).

Mecanismo regulatorio eje hipotálamo
¿Qué son las estrías y cómo eliminarlas? 17

Figura 3. Mecanismo regulatorio del eje hipotálamo – hipofisario en respuesta al estrés, que también puede ser un factor de tipo neurofisiológico implicado en el desarrollo de estrías por un aumento final de la actividad glucocorticoide.

Por otra parte, los estrógenos también tendrán un rol decisivo en la aparición de las estrías. Altas concentraciones de estrógenos dadas en diferentes momentos de la vida, sobre todo en mujeres (durante la pubertad, embarazo, uso de anticonceptivos…), contribuyen a la formación de estrías.

Entre las acciones de los estrógenos implicadas en la formación de las estrías atróficas podemos destacar:

  • Aumento en la retención hídrica de la piel, lo cual produce una mayor tensión en la misma.
  • Degradación de las fibras de colágeno y elastina por la activación de la enzima colagenasa.
  • Incremento de la liberación de cortisona, potenciando así la acción lesiva de la hiperactividad corticosuprarrenal. Esto también se podrá ver acentuado en pacientes con síndrome de Cushing (pacientes con un incremento de la actividad corticosuprarrenal) y en pacientes sometidos a terapia de corticoides prolongada.

Las causas de las estrías son muchas, concentrándose sobre todo en la etapa de la pubertad, en la que el organismo (sobre todo el femenino) es sometido a gran cantidad de cambios hormonales. Desde un punto de vista hormonal, los principales causantes son los niveles y cambios en los estrógenos y en las hormonas corticosuprarrenales(glucocorticoides y mineralocorticoides).

Tratamiento y prevención de las estrías

Los resultados de los tratamientos de las estrías van a depender de varios factores: principalmente, la antigüedad de la estría, el tamaño de la misma y el color, siendo más fácil de tratar aquellas estrías que permanecen del color rojo, que muestran signo de vascularización y menor desarrollo.

Sin embargo, debemos tener en cuenta de que las estrías no se podrán eliminar completamente, sino que sólo podremos reducir su tamaño o disimular su imagen.

Tratamiento dermatológico y farmacológico (prevención)

Tanto el tratamiento farmacológico, como el tratamiento dermatológico han demostrado ser poco eficaces para la curación de las estrías. No obstante, se ha revelado un importante papel de los mismos a nivel preventivo (Figura 4).

También se puede mejorar la actividad de la piel mediante una adecuada hidratación y una ligera estimulación sobre la región trófica de la piel (masajes incluidos).

Otro aspecto fundamental, es asegurar la elasticidad de la piel, de tal modo que haya una correcta estimulación fibroblástica para que la piel pueda aguantar los aumentos de volumen en la piel por los diferentes cambios fisiológicos.

Sí que se ha visto que las soluciones de indometacina al 3% en alcohol absoluto funcionan muy bien sobre las estrías en fase inflamatoria (estrías rojas), siempre y cuando se recupere de nuevo el volumen inicial.

Otros productos interesantes para el tratamiento de estrías son los siguientes, que se pueden usar solos o en combinación, manteniendo un vehículo lipídico que permita una adecuada penetración cutánea:

  • Hidrolizados de colágeno y elastina. Mejoran la consistencia y elasticidad de colágeno.
  • Asiaticósidos (Centella asiática). Mejoran la apariencia de las estrías y controlan su desarrollo.
  • Ácido hialurónico. Mejora la hidratación y oxigenación de la piel.
  • Extractos placentarios. Mejora la capacidad de regeneración de los tejidos dañados.
  • Vitaminas A, B, C, D y E. Favorecen una adecuada nutrición de la piel y mejoran su hidratación.
  • Lisados proteicos y nucleicos. Favorecen la regeneración de los tejidos.
Tratamiento para estrías
¿Qué son las estrías y cómo eliminarlas? 18

Figura 4. Tanto el tratamiento farmacológico, como el tratamiento dermatológico han demostrado ser poco eficaces para la curación de las estrías. No obstante, se ha revelado un importante papel de los mismos a nivel preventivo.

Una vez que se entre en la fase cicatricial es muy difícil tratar las estrías ya que habría que restaurar completamente el tejido conectivo.

Sin embargo, hay tratamientos que pueden ayudar a reducir significativamente las estrías blanquecinas como pueden ser el uso de combinados de agentes estimuladores dérmicos como la tretinoína y el ácido retinoico, uso de radiación infrarroja, tratamientos láser de He-Ne, dermoabrasión con la mesoterapia…

No obstante, debido al alto nivel de sofisticación, estos tratamientos son caros, haciéndolos poco accesibles e, insistimos, siempre siendo conscientes de que no harían desaparecer la estría por completo.

A nivel preventivo, existen tratamientos más efectivos como los que se describen a continuación(Tabla 1), siendo el objetivo principal el de conseguir una adecuada función cutánea que permita aguantar los cambios mecánicos que se puedan dar en la piel, además de los cambios hormonales en las distintas etapas de la vida.

Tratamientos dermatológicos
¿Qué son las estrías y cómo eliminarlas? 19

Tabla 1. Tratamientos dermatológicos algo efectivos para disminuir en alguna medida la aparición de estrías.

Es necesario que los productos tópicos utilizados sean administrados mediante masajes cutáneos que permitan una adecuada penetración e irrigación tisular, además de presentar transportes adecuados para facilitar su acceso al lugar de acción.

Estos son, principalmente, preparados con agentes activadores de la actividad trofoblástica que permiten la síntesis de moléculas que acabaran mejorando la capacidad elástica de la piel.

Tratamiento y prevención nutricional

No hay ningún tipo de protocolo que nos asegure que las estrías desaparezcan o se reduzcan. Simplemente, lo que podemos hacer es generar un ambiente hormonal y metabólico propicio para facilitar una correcta homeostasis dérmica.

Por tanto, el control de la alimentación puede tener un papel relativamente importante en la reducción de la hidrólisis del colágeno y elastina, así como en la disminución de los problemas asociados a la alta actividad de las hormonas corticosuprarrenales.

Por un lado, los ácidos grasos esenciales Omega-3,gracias a su componente antiinflamatorio tan marcado, nos va a permitir reducir la inflamación asociada a, por un lado, las roturas de las fibras de colágeno; y por otro, a la salida del exudado de los vasos sanguíneos.

Igualmente, también tiene un papel protector frente a la acción inmunosupresora que puede causar la radiación solar sobre la piel, evitando en alguna medida la aparición de eritema y quemaduras inducidas por ella.

Otro nutriente esencial que nos puede ayudar a prevenir la aparición de estrías es la vitamina E, con un papel fundamentalmente antioxidante.

Evitará la peroxidación lipídica, oxidación proteica y del ADN, que son procesos naturales que ocurren en diferentes procesos fisiológicos y que podrían afectar al equilibrio de la piel, ocasionando envejecimiento prematuro.

Además, también ayudará a mejorar el aporte de oxígeno a las células de la piel (incluidos los fibroblastos), facilitando su correcto funcionamiento.

Los alimentos ricos en magnesio, mineral que interviene como cofactor en muchos procesos enzimáticos y favorece la síntesis de proteínas, serán de ayuda. Dentro del abanico posible, encontramos la soja, las almendras, las judías, pipas de girasol (Tabla 2).

Al ser el magnesio un catión metálico, la ingesta de estos alimentos debería realizarse separada de comidas ricas en alimentos fibrosos, con fitatos y oxalatos, ya que pueden comprometer su biodisponibilidad.

Alimentos ricos en magnesio
¿Qué son las estrías y cómo eliminarlas? 20

Tabla 2. Tabla de alimentos ricos en magnesio, que podrían ayudar al equilibrio de la piel.

También lo podremos encontrar como suplemento, con importantes funciones y ventajas desde un punto de vista del rendimiento deportivo y como potenciador cognitivo.

La dosis de este tipo de preparados suele ser entre 200 – 400 mg, siendo la mejor opción el citrato de magnesio ya que no produce molestias gastrointestinales.

Otra estrategia interesante para prevenir la aparición de estrías es seguir una dieta alta en proteínas (>1.4 g / kg peso / día), en especial, procedentes de fuentes ricas en colágeno y/o en aminoácidos como la glicina, lisina y prolina (principales aminoácidos estructurales del colágeno).

El colágeno es una proteína del tejido conectivo que va a proporcionar soporte y firmeza a los tejidos de nuestro cuerpo y, en especial, a la piel.

La popularidad del colágeno ha subido como la espuma, pero debemos bajar las expectativas y ser prudentes a la hora de esperar una piel perfecta, con una textura mucho más suave y con gran elasticidad, porque tampoco es milagroso.

De cualquier forma, sí es recomendable abogar por la presencia de carnes magras, lácteos, huevos y pescado, clásicos de las dietas ricas en proteínas, en nuestra alimentación del día a día, pero también por otros alimentos más densos nutricionalmente hablando porque las concentraciones de colágeno más elevadas se suelen localizar en la casquería: lengua, manitas de cerdo o callos, por ejemplo.

Acompañando a estas recomendaciones, para disminuir la probabilidad de desarrollar estrías deberíamos tener una alta ingesta de líquidos diarios, sobre todo y fundamentalmente, agua con la finalidad de reducir la retención hídrica ocasionada por la alta actividad corticosuprarrenal y también para conseguir eliminar sustancias de desecho y toxinas originadas como consecuencia de los procesos de génesis de las estrías.

A esta misma acción contribuirá reducir el consumo de sal y azúcares simples, puesto que estos pueden contribuir al incremento de la retención hídrica por efecto osmótico.

Tratamiento y prevención a través del ejercicio

El entrenamiento puede contribuir a la mejora de la plasticidad de la piel, ya que favorece la formación de elementos estructurales como la elastina y el colágeno, pero es que, además, muchas de las estrías que aparecen en determinadas zonas del cuerpo van asociadas al desarrollo de celulitis.

A pesar de que suponga un importante mazazo para todos y todas, aunque existen múltiples enfoques terapéuticos que intentan tratar la celulitis, ningún procedimiento ha demostrado ser exitoso a largo plazo, pero cuanto antes se intervenga en el avance, más probabilidades hay de reducirla y de que algunos métodos puedan tener más efecto.

Uno de los objetivos principales para reducir tanto la celulitis en su conjunto como las estrías de forma aún más específica es remodelar las fibras de colágeno y mejorar la microcirculación.

Para ello, lo más efectivo es aumentar la actividad física y realizar entrenamiento de fuerza. Llegar a instaurarlo como un hábito y ser conscientes de que el paso más importante es la construcción de músculo. 

El entrenamiento de fuerza es la única forma de ejercicio capaz de fortalecer el músculo y el endurecimiento de los tejidos conectivos.

Debido a la mayor prevalencia de estrías y celulitis en las mujeres y, fundamentalmente, en la parte inferior del cuerpo, un programa de entrenamiento con mayor frecuencia de cuerpo inferior que se centre en el crecimiento muscular es esencial.

Para obtener los mejores resultados los músculos de las piernas y caderas deben ser desarrollados y activados (no vale con levantar peso sin más), pero no hay ejercicios específicos para eliminar ni la una ni las otras (Figura 6). Los más reconocidos por todos son los que mejor funcionaran si se entrena con frecuencia, intensidad, técnica correcta, ganas…

Ejercicios para celulitis
¿Qué son las estrías y cómo eliminarlas? 21

Figura 6. No hay ejercicios específicos para eliminar las estrías ni la celulitis que pueda acompañarlas. Los más reconocidos por todos son los que mejor funcionaran si se entrena con frecuencia, intensidad, técnica correcta, ganas...

¿Y en cuanto al cardio? Pues como siempre decimos, puede acompañar a que se consiga el primer punto de manera más rápida por el hecho de que es más probable que se quemen más calorías por unidad de tiempo, pero no es obligatorio.

Lo que sí es importante, y esto poca gente lo sabe es que limitemos en gran medida, y a ser posible eliminemos por completo, ejercicio de impacto como saltos, pliometrías, trote, carrera de alta intensidad, etc.

Resumen y conclusiones

Las estrías son una serie de alteraciones cutáneas que se dan por diferentes procesos, generalmente ante cambios bruscos en el peso corporal (algo muy común en el mundo del fitness) que traen consigo un hundimiento de la epidermis. Este hundimiento provoca unas marcas en la piel de color violáceo, rosado o nacarado.

Las estrías también se ocasionan por roturas en las fibras de colágeno y elastina que sustentan la estructura de la piel, de tal modo que esta pierde la tensión y se forman esos hundimientos tan característicos.

Aunque no se trata de ningún tipo de patología clínicamente relevante, sí que es cierto que despierta una preocupación a nivel estético.

Las causas de las estrías son muchas, concentrándose sobre todo en la etapa de la pubertad, en la que el organismo (sobre todo el femenino) es sometido a gran cantidad de cambios hormonales.

Desde un punto de vista hormonal, los principales causantes son los niveles y cambios en los estrógenos y en las hormonas corticosuprarrenales (glucocorticoides y mineralocorticoides).

Los resultados de los tratamientos de las estrías van a depender de varios factores: principalmente, la antigüedad de la estría, el tamaño de la misma y el color, siendo más fácil de tratar aquellas estrías que permanecen del color rojo, que muestran signo de vascularización y menor desarrollo.

Sin embargo, debemos tener en cuenta de que las estrías no se podrán eliminar completamente, sino que sólo podremos reducir su tamaño o disimular su imagen.

Tanto el tratamiento farmacológico, como el tratamiento dermatológico han demostrado ser poco eficaces para la curación de las estrías. No obstante, se ha revelado un importante papel de los mismos a nivel preventivo.

Hidrolizados de colágeno y elastina (mejoran la consistencia y elasticidad de colágeno), asiaticósidos (mejoran la apariencia de las estrías y controlan su desarrollo) y el famoso ácido hialurónico (mejora la hidratación y oxigenación de la piel), junto con masajes específicos con aceites vegetales, son algunos tratamientos que pueden ayudar de alguna manera a disimular y/o reducir las estrías.

En cuanto al tratamiento y prevención a través de la nutrición, simplemente, lo que podemos hacer es generar un ambiente hormonal y metabólico propicio para facilitar una correcta homeostasis dérmica.

A ello ayudará una alimentación con presencia de ácidos grasos esenciales Omega-3, alimentos ricos en vitamina E y en magnesio, así como una adecuada hidratación (agua) y una dieta más bien alta en proteínas (> 1.4 gramos / kg peso / día), en especial, procedentes de fuentes ricas en colágeno y/o en aminoácidos como la glicina, lisina y prolina (principales aminoácidos estructurales del colágeno).

El colágeno es una proteína del tejido conectivo que va a proporcionar soporte y firmeza a los tejidos, incluyendo la piel.

Por último, el entrenamiento también puede contribuir a la mejora de la plasticidad de la piel,ya que favorece la formación de elementos estructurales como la elastina y el colágeno.

Específicamente, el entrenamiento de fuerza es la única forma de ejercicio capaz de fortalecer el músculo y el endurecimiento de los tejidos conectivos, siendo el principal candidato a mejorar la textura de la piel y a disimular en mayor medida las estrías.

¿Quieres formarte como dietista o entrenador personal?

¿Quieres ser dietista y trabajar legalmente de ello?

⇒ Clase Gratis: Las 3 formas de ser Dietista (legalmente) en España y toda la Unión Europea

¿Te gustaría formarte como entrenador personal?

⇒ Clase Gratis: Las 3 formas de ser Entrenador Personal Legalmente

Bibliografía y referencias

  1. Elsaie, M. L., Baumann, L. S., & Elsaaiee, L. T. (2009). Striae distensae (stretch marks) and different modalities of therapy: an update. Dermatologic Surgery35(4), 563-573.
  2. García, C. M. J., Calderón, M. C. L., De Cadena, Á. Z., & Manrique, R. D. (2010). Factores relacionados con la aparición de estrías atróficas en mujeres adolescentes de dos establecimientos educativos privados de la ciudad de Medellín. 1997-1999. CES Medicina, 23(1), 69-79.
  3. Korgavkar, K., & Wang, F. (2015). Stretch marks during pregnancy: a review of topical prevention. British Journal of Dermatology, 172(3), 606-615.
  4. González, J. L. G. (2003). Estrías atróficas. Estudio clinico, epidemiologico, histopatológico, ultraestructural y experimental (Doctoral dissertation, Universidad de Cádiz).
  5. Ayala, A. (2000). Las estrías. Etiología, clínica y tratamiento. Offarm: Farmacia y Sociedad, 19(2), 74-83.
  6. Rhodes, L. E., Friedmann, P. S., O'Farrell, S., & Jackson, M. J. (1994). Dietary fish-oil supplementation in humans reduces UVB-erythemal sensitivity but increases epidermal lipid peroxidation. Journal of investigative dermatology, 103(2), 151-154.
  7. Theilla, M., Schwartz, B., Zimra, Y., Shapiro, H., Anbar, R., Rabizadeh, E., ... & Singer, P. (2012). Enteral n-3 fatty acids and micronutrients enhance percentage of positive neutrophil and lymphocyte adhesion molecules: a potential mediator of pressure ulcer healing in critically ill patients. British Journal of Nutrition, 107(7), 1056-1061.
  8. Rhodes, L. E., Shahbakhti, H., Azurdia, R. M., Moison, R. M., Steenwinkel, M. J. S., Homburg, M. I., ... & Vink, A. A. (2003). Effect of eicosapentaenoic acid, an omega-3 polyunsaturated fatty acid, on UVR-related cancer risk in humans. An assessment of early genotoxic markers. Carcinogenesis, 24(5), 919-925.
  9. Tanaka, H., Okada, T., Konishi, H., & Tsuji, T. (1993). The effect of reactive oxygen species on the biosynthesis of collagen and glycosaminoglycans in cultured human dermal fibroblasts. Archives of dermatological research, 285(6), 352-355.
  10. Thiele, J. J., Traber, M. G., & Packer, L. (1998). Depletion of human stratum corneum vitamin E: an early and sensitive in vivo marker of UV induced photo-oxidation. Journal of investigative dermatology, 110(5), 756-761.
  11. Fox, C., Ramsoomair, D., & Carter, C. (2001). Magnesium: its proven and potential clinical significance. Southern medical journal, 94(12), 1195-1202.
  12. DiNicolantonio, J. J., O’Keefe, J. H., & Wilson, W. (2018). Subclinical magnesium deficiency: a principal driver of cardiovascular disease and a public health crisis. Open heart5(1), e000668.
  13. Heffernan, S. M., Horner, K., De Vito, G., & Conway, G. E. (2019). The role of mineral and trace element supplementation in exercise and athletic performance: a systematic review. Nutrients11(3), 696.
  14. Bolke, L., Schlippe, G., Gerß, J., & Voss, W. (2019). A collagen supplement improves skin hydration, elasticity, roughness, and density: Results of a randomized, placebo-controlled, blind study. Nutrients11(10), 2494.
  15. Hester, S., Wood, S., Gray, R., Kern, D., & Draelos, Z. (2021). Collagen Supplement Improves Skin Attributes in Healthy Adults. Current Developments in Nutrition5(Supplement_2), 321-321.
  16. Bianchi, F. M., Angelinetta, C., Rizzi, G., Praticò, A., & Villa, R. (2022). Evaluation of the Efficacy of a Hydrolyzed Collagen Supplement for Improving Skin Moisturization, Smoothness, and Wrinkles. The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology15(3), 48.
  17. Crane, J. D., MacNeil, L. G., Lally, J. S., Ford, R. J., Bujak, A. L., Brar, I. K., ... & Tarnopolsky, M. A. (2015). Exercise‐stimulated interleukin‐15 is controlled by AMPK and regulates skin metabolism and aging. Aging cell14(4), 625-634.
  18. Sadick, N. (2019). Treatment for cellulite. International journal of women’s dermatology, 5(1), 68-72.
  19. Ricardo, Y. R., Candiá, M. S., & Ramirez, M. S. (2012). La paniculopatía edemato-fibro esclerótica (celulitis) y su tratamiento físico rehabilitador. Correo Científico Médico, 16(1).
  20. Taati, B., & Khoshnoodnasab, M. (2019). Exercise-based approaches to the treatment of cellulite. International Journal of Medical Reviews, 6(1), 26-27.
FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio