Beneficios de comer algas marinas, ¿tienen evidencia científica?

Las algas marinas contienen una variedad de minerales que el cuerpo puede descomponer fácilmente. Agregar algas a la dieta puede ayudar con la función tiroidea, la salud digestiva y cardíaca, la pérdida de peso y otras funciones.

Los tipos de algas incluyen:

  • Nori
  • Quelpo
  • Wakame
  • Kombu
  • Algas verdiazules, como la espirulina y la chlorella

Esta variedad puede facilitar que las personas incorporen algas en diferentes recetas. Sin embargo, es posible comer demasiadas algas y algunas personas deberían evitarlas.

Continúa leyendo para obtener más información sobre los beneficios para la salud de las algas marinas, los posibles efectos secundarios y riesgos y algunas preguntas frecuentes.

Beneficios de comer algas
Beneficios de comer algas marinas, ¿tienen evidencia científica? 3

Imagen 1: imagen recogida de la web shawellness.com

Los beneficios de las algas para la salud

Son muy nutritivas

Cada tipo de alga puede contener nutrientes y minerales ligeramente diferentes.

Comer algas marinas puede ser una forma sencilla de aumentar la ingesta de vitaminas y minerales de una persona sin añadir muchas calorías.

Como señala un estudio publicado en Marine Drugs, las algas marinas son generalmente una buena fuente de:

  • Proteína
  • Carbohidratos
  • Fibra
  • Minerales
  • Acidos grasos poliinsaturados

Un estudio publicado en el Journal of Applied Phycology señala que varios tipos de algas marinas contienen nutrientes útiles, que incluyen:

  • Vitamina C
  • Vitamina B
  • Vitamina A
  • Vitamina E
  • Hierro
  • Yodo

Las algas también contienen antioxidantes, que pueden proteger al cuerpo del estrés oxidativo y reducir la inflamación a nivel celular.

Pueden ayudar con la función tiroidea

La glándula tiroides controla y libera hormonas para la producción de energía, el crecimiento y la reparación celular. La tiroides necesita yodo para funcionar correctamente, pero la cantidad que requiere una persona depende de la salud de la tiroides.

El tipo de alga y el lugar donde se cultivó pueden alterar el contenido de yodo, lo que puede convertirla en una fuente poco confiable de yodo.

Según una investigación de 2021, el consumo de varias algas marinas integrales o productos alimenticios que contienen algas puede provocar una ingesta excesiva de yodo. Es posible que algunos suplementos dietéticos de algas marinas no proporcionen la cantidad adecuada de yodo, mientras que otros ofrecen más que el valor diario.

La deficiencia de yodo es una de las causas del hipotiroidismo, una tiroides poco activa que puede causar síntomas como fatiga, intolerancia al frío y dolor en músculos y articulaciones. También puede causar bocio, que es un agrandamiento visible de la glándula tiroides.

Sin embargo, la ingesta excesiva de yodo puede empeorar los síntomas de hipertiroidismo de una persona. Esto ocurre cuando una glándula tiroides hiperactiva produce cantidades excesivas de hormonas.

Pueden ayudar con la diabetes

Los alimentos ricos en fibra pueden ayudar con la diabetes.

Esto se debe a que altas cantidades de fibra ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre y los niveles de insulina.

Agregar algas a la dieta puede ayudar a aumentar la ingesta de fibra de una persona sin un gran aumento de calorías.

Los compuestos de las algas también pueden reducir los factores de riesgo de diabetes, como la inflamación, los niveles altos de grasa y la sensibilidad a la insulina. Investigaciones adicionales en humanos pueden ayudar a proporcionar evidencia más sólida sobre el uso de estos compuestos.

Pueden apoyar la salud intestinal

Las bacterias en los intestinos desempeñan un papel importante en la descomposición de los alimentos y en el apoyo a la digestión y la salud en general.

Las algas pueden ser un alimento ideal para el intestino.

Los autores de un estudio en el Journal of Applied Phycology informan que las algas tienden a contener altas cantidades de fibra, que puede representar entre el 23% y el 64% del peso seco de las algas.

Esta fibra puede ayudar a alimentar las bacterias del intestino. Las bacterias intestinales descomponen la fibra en compuestos que mejoran la salud intestinal y la salud del sistema inmunológico.

Agregar algas a la dieta puede ser una forma sencilla de proporcionar abundante fibra prebiótica saludable para el intestino, que puede ayudar a las personas que experimentan problemas como estreñimiento o diarrea.

iStock 629339974 1 1 jpg
Beneficios de comer algas marinas, ¿tienen evidencia científica? 4

Pueden ayudar con la pérdida de peso

La fibra de las algas marinas puede beneficiar a las personas que intentan perder peso. Esto se debe a que la fibra es baja en calorías y ayuda a la persona a sentirse llena.

Según el estudio de Marine Drugs, una gran cantidad de fibra dietética retrasa el vaciado del estómago.

Como resultado, el estómago puede retrasar el envío de señales de hambre al cerebro, lo que puede ayudar a prevenir comer en exceso.

Pueden proteger el corazón

Como señala el mismo estudio, los alimentos ricos en fibra, como las algas, también pueden reducir los niveles de colesterol.

Estas fibras solubles se unen a los ácidos biliares o sales del cuerpo.

Luego, el cuerpo usa el colesterol para reemplazar estos elementos, lo que puede disminuir el colesterol total de una persona hasta en un 18%.

Además, el alto contenido de antioxidantes de muchos tipos de algas puede favorecer la salud del corazón con el tiempo.

Efectos secundarios y riesgos del consumo de algas

Exceso de yodo

La mayoría de las algas contienen altos niveles de yodo y una persona puede consumir demasiado si come muchas algas durante un período prolongado.

Si bien muchas personas pueden soportar niveles altos de yodo, algunas son más vulnerables a sus efectos, que pueden incluir hipertiroidismo. Esta condición puede causar cambios de peso o hinchazón y tensión alrededor del cuello.

Cualquier persona que experimente estos síntomas debe dejar de consumir yodo y consultar a su médico para una evaluación completa.

Metales pesados

Otra preocupación común tiene que ver con los metales pesados, ya que las algas absorben minerales y nutrientes del mar.

Un estudio en Chemosphere encontró que en las algas marinas comestibles, los niveles de metales tóxicos aluminio, cadmio y plomo son generalmente muy bajos.

Otro estudio publicado en Scientific Reports que investigó 10 metales potencialmente peligrosos en las algas marinas llegó a una conclusión similar, aunque los autores pidieron más investigación sobre otros metales.

Si bien los niveles pueden ser bajos, los metales tóxicos pueden acumularse con el tiempo en una persona que come algas a diario. Aunque el riesgo general es bajo, puede ser una buena idea asegurarse de que las algas sean orgánicas y provengan de una fuente de alta calidad.

Conclusiones

Las algas son un ingrediente cada vez más popular en las cocinas de todo el mundo.

Son la mejor fuente dietética de yodo, que ayuda a mantener la glándula tiroides.

También contiene otras vitaminas y minerales, como vitamina K, vitamina B, zinc y hierro, junto con antioxidantes que ayudan a proteger las células del daño.

Sin embargo, demasiado yodo de las algas marinas podría dañar la función tiroidea.

Para obtener beneficios óptimos para la salud, disfrute de este antiguo ingrediente en cantidades regulares pero pequeñas.

  1. Aakre, I., et al. (2020). Iodine status and thyroid function in a group of seaweed consumers in Norway. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7697291
  2. Aakre, I., et al. (2021). Commercially available kelp and seaweed products – valuable iodine source or risk of excess intake? https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8035890
  3. Chen, Q., et al. (2018). Distribution of metals and metalloids in dried seaweeds and health risk to population in southeastern China. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5824826
  4. Cherry, P., et. al. (2019). Risks and benefits of consuming edible seaweeds. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6551690
  5. de Jesus Raposo, M. F., et al. (2016). Emergent sources of prebiotics: Seaweeds and microalgae. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4771980
  6. Iodine [Fact sheet]. (2016). https://ods.od.nih.gov/factsheets/Iodine-Consumer
  7. Lomartire S, Marques JC, Gonçalves AMM. An Overview to the Health Benefits of Seaweeds Consumption. Mar Drugs. 2021 Jun 15;19(6):341. doi: 10.3390/md19060341. PMID: 34203804; PMCID: PMC8232781.
  8. Peñalver, R., et al. (2020). Seaweeds as a functional ingredient for a healthy diet. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7345263
  9. Wells, M. L., et al. (2016). Algae as nutritional and functional food sources: Revisiting our understanding. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5387034
FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio