Calculadora gasto calórico por actividad

Con esta calculadora de gasto calórico por actividad, podrás calcular cuántas calorías consumirás, de forma aproximada, al realizar determinada actividad.

Si tu actividad no aparece en esta calculadora, puedes leer el texto que está justo debajo de la calculadora, dónde te explicamos la fórmula para que puedas calcularlo con un total de hasta 400 actividades diferentes.

⬇️ Explicación e interpretación de la calculadora:

Mantener un estilo de vida activo y saludable es esencial para el bienestar general. La combinación de ejercicio y una nutrición adecuada es la clave para alcanzar tus objetivos de salud y forma física.

¿Alguna vez te has preguntado cuántas calorías gastas durante cada una de tus actividades físicas diarias?

¡Estás a punto de descubrirlo!

A continuación, exploraremos en profundidad la calculadora del gasto calórico por cada actividad física realizada, basándonos en el Compendio de Actividades Físicas de Ainsworth (2011), para brindarte una comprensión detallada de cómo funciona y cómo puede influir en tus elecciones de ejercicio y nutrición.

Si no encuentras en nuestra calculadora la actividad física que estás buscando, seguro que lo haces en el siguiente enlace. Solo tienes que multiplicar el numerito que aparece al lado de cada actividad por tu peso corporal (kg) para saber cuántas calorías gastas cada hora que la practicas:

No encuentro mi actividad física en la calculadora

 

¿Qué es el gasto energético diario?

El gasto energético diario es la cantidad total de calorías que gasta tu cuerpo en un día.

Incluye varios componentes, como el metabolismo basal (calorías que quemas en reposo), el efecto térmico de los alimentos (calorías necesarias para digerir los alimentos) y el gasto energético por actividad física. 

Puede servirte de esta otra calculadora para conocer tu gasto energético, diario de manera precisa, pero ahora, centrémonos en este último aspecto: el gasto calórico por actividad física.

 

¿Qué es el gasto energético por actividad física? Fórmula utilizada

El gasto calórico por actividad física se refiere a las calorías que quemas mientras te mueves y realizas diversas actividades. 

Para calcularlo, se utiliza la fórmula general:

Calorías gastadas = peso corporal x METs x tiempo realizando la actividad

Donde MET (Metabolic Equivalent of Task) es una medida que indica la cantidad de energía que se gasta durante una actividad concreta en relación con el metabolismo basal. 

Un MET es el consumo energético de un individuo en estado de reposo, lo cual equivale a 1 kcal / kg / hora. Es decir, que tu gasto energético por hora en estado de reposo, tumbado en la cama sin hacer nada, es equivalente a tu peso corporal en kcal: si pesas 80 kg de peso, gastarás 80 kcal / hora en reposo.

De igual manera, con ese gasto calórico por hora se puede calcular el gasto calórico de cualquier actividad por cada minuto de realización de la misma.

Así, tu gasto energético en reposo será de 0.0175 kcal / kg / minuto. Igualmente, si pesas 80 kg, tu gasto energético en reposo será de 1.4 kcal, aproximadamente.

El caso es que esto se puede calcular para cada actividad física que te puedas imaginar: andar, correr, nadar, jugar al fútbol, escalar una montaña, hacer una mudanza, entrenar pesas, etc.

La energía gastada a lo largo del día para realizar el trabajo y actividad física es, en algunos individuos, la que marca las mayores diferencias. Evidentemente, no necesita la misma cantidad de energía un atleta que entrene varias horas al día o un leñador trabajando en el monte, que aquella persona que tenga una vida sedentaria.

 

Por ejemplo, en promedio, una persona de 70 – 80 kg de peso corporal:

  • Durante una hora de sueño sólo gastará 76 kcal;

  • Si está sentado viendo la televisión o charlando, el gasto es también muy pequeño: tan sólo 100 – 115 kcal/hora;

  • Paseando sólo quemará 160 kcal cada hora;

  • Conducir durante una hora supone un gasto de 130 – 150 kcal;

  • Una hora entrenando fuerza (pesas), le supondrá unas 250 – 350 kcal;

  • En una hora jugando al tenis, gastará 458 kcal;

  • Una hora montando en bicicleta, 504 kcal;

  • Esa misma hora subiendo una montaña, 617 kcal; y

  • Si estuviera durante una hora subiendo escaleras podría llegar a gastar hasta 1000 kcal.

Esto lo sabemos gracias a Ainsworth y cols., quienes en el año 1993 empezaron a publicar registros del gasto calórico de varias actividades, medido con calorimetría indirecta (estudio).

 

➜ Desde entonces, se ha ido generando una enorme base de datos con más de 800 actividades y su gasto calórico asociado, conocida como Compendio del Gasto Energético de las Actividades físicas, que puedes visitar en el siguiente enlace: Compendio Completo del Gasto Energético de las Actividades Físicas.

 

¿Esta calculadora es fiable?

Aunque la fórmula mencionada anteriormente se utiliza para calcular el gasto calórico por actividad, y se acepta como bastante precisa, es importante tener en cuenta que las medidas propuestas por Ainsworth y cols. en sus investigaciones son medias de diferentes sujetos.

Por tanto, no tienen en cuenta factores individuales como la composición corporal, el nivel de condición física o la propia respuesta metabólica al ejercicio de cada uno de nosotros.

Si te preocupa verdaderamente conocer el gasto energético exacto asociado a las actividades físicas que realizas durante el día, entonces la única manera directa y real de hacerlo es mediante un estudio individualizado con calorimetría (in)directa mientras realizas esa(s) actividad(es).

A pesar de su inexactitud, sigue siendo una herramienta muy útil y precisa para saber el gasto calórico asociado con diferentes actividades. 

De hecho, la inmensa mayoría de médicos, entrenadores, nutricionistas y profesionales relacionados con la salud, el rendimiento físico, la nutrición y la composición corporal utilizan este compendio como guía de cálculo.

 

¿Para qué me sirve saber el gasto calórico aproximado en una actividad?

En el sector del entrenamiento personal y la nutrición individualizada, además de en el ámbito clínico, uno de los cuestionarios que se suelen ordenar a los pacientes y clientes es el de registro de las actividades físicas realizadas durante el día, a lo largo de una semana.

De esta manera, se puede tener una estimación personalizada del gasto energético de cada persona y plantear así las intervenciones necesarias para conseguir los objetivos de manera más ajustada (entrenamiento, dieta, etc.).

Por ejemplo, un registro de actividades diarias puede ser el siguiente:

  • Dormir: 8 horas

  • Cocinar las comidas del día: 1 hora

  • Comer las comidas del día: 1 hora 30 minutos.

  • Trayectos (ida y vuelta) en transporte público al lugar de trabajo: 2 horas

  • Trabajar en la oficina, sentado: 4 horas.

  • Trabajar a pie de calle, caminando haciendo encuestas: 4 horas.

  • Entrenamiento de fuerza: 2 horas.

  • Reposo, relax, ver la televisión: 1 hora 30 minutos.

Cada una de estas actividades tiene un número de METs asociado. Por tanto, calculando la suma de todas ellas teniendo en cuenta el tiempo de realización de las mismas, se puede obtener un número de METs diarios.

Finalmente, multiplicando ese número de METs diarios por nuestro peso corporal, se puede conocer el gasto energético diario total, así como el gasto energético promedio por hora del día.

Esto será útil para diversos aspectos, como llevar el registro de la carga de entrenamiento y el impacto que puede tener en tu día a día, establecer los objetivos con mayor precisión o controlar el peso corporal, entre otros.

 

¿Cuál es la forma más precisa para saber cuántas calorías se gasta durante el ejercicio físico, según la ciencia?

Si buscas la forma más precisa para conocer el gasto calórico durante el ejercicio, las tecnologías avanzadas como las mediciones de calorimetría (in)directa pueden proporcionar datos muchos más precisos para tu caso personal. Sin embargo, estos métodos pueden ser más costosos y requieren equipo especializado. 

La calculadora del gasto calórico por actividad basada en METs sigue siendo una herramienta práctica y muy útil para estimaciones generales y aceptablemente precisas.

 

¿Qué tipos de cardio gastan más calorías?

Como venimos comentando, Ainsworth y cols. (2011) hicieron un fantástico trabajo al clasificar cientos de actividades físicas en función de su gasto energético en el Compendio de Actividades Físicas. Nos podemos basar también en él para responder a la pregunta de qué tipos de cardio gastan más calorías.

Correr a alta velocidad (>20 km/h) es la actividad que genera mayor gasto calórico, seguido de otras, también intensas, como cortar leña, hacer submarinismo a alta velocidad y ciclismo a alta velocidad (Tabla 1).

Tabla 1. Actividades físicas con mayor gasto energético.

Podemos observar también que, a pesar de que algunas de ellas, como cortar leña o boxear, tienen un gran componente anaeróbico, las actividades con mayor gasto calórico se asocian con ejercicios cardiovasculares

Y, si lo que te interesa está más relacionado con el gimnasio, si quieres saber qué máquina de las que habitualmente podemos encontrar en uno para hacer cardio es mejor para gastar más calorías (cinta de correr, escaleras, elíptica, bicicleta AirDyne o Assault, máquina de esquí, remo ergométrico, bicicleta de ciclo indoor, etc.), también podemos darte información.

 

Para ello, podemos acudir a otra interesante investigación, realizada por el American Council on Exercise, en la que se evalúo y midió la relación entre el gasto calórico, la percepción del esfuerzo y las medidas objetivas como la frecuencia cardiaca y el consumo de oxígeno (Tablas 2 y 3):

Tabla 2. Relación entre esfuerzo percibido (RPE) sobre escala de 10 puntos y gasto energético por minuto (kcal/min) a dicho nivel de esfuerzo.

Tabla 3. Energía gastada en 30 minutos de trabajo a RPE = 6-7 y tiempo para gasta 300 kcal a ese mismo nivel de esfuerzo en diferentes máquinas de cardio.

 

Como era de esperar, las máquinas de ejercicio en posición reclinada consumen menos calorías en comparación con las que trabajan la parte inferior del cuerpo o requieren estar de pie. La razón de estos resultados es que la posición reclinada facilita el retorno del flujo sanguíneo al corazón, lo que a su vez aumenta el volumen sistólico y reduce la frecuencia cardiaca necesaria para mover la misma cantidad de sangre. En otras palabras, reduce el gasto cardiaco durante el ejercicio.

Y, claro, al contrario, los ejercicios realizados en posición vertical, como caminar en una cinta o subir escaleras en una máquina, demandan que la sangre supere la gravedad en su trayecto hacia arriba, hacia el corazón. Esto conlleva un menor retorno de flujo sanguíneo y un aumento en la frecuencia cardiaca, lo que contribuye al gasto de calorías.

Es importante destacar que, aunque correr puede mostrar el mayor gasto energético por minuto, no siempre es la mejor opción para todos. La elección del ejercicio depende de factores como tu nivel de condición física, si te estás recuperando de una lesión en la rodilla o si simplemente no disfrutas de esta actividad.

 

¿Cómo quemar más calorías al hacer cardio?

Para quemar más calorías con cualquier tipo de cardio, es fundamental considerar la intensidad, la duración y el tipo de actividad. Aquí hay algunas estrategias basadas en la información que acabas de leer, y en las bases fundamentales de fisiología del ejercicio:

➜ Alta intensidad: Las actividades cardiovasculares más intensas, como correr a alta velocidad (>20 km/h), el ciclismo a alta velocidad o hacer submarinismo a alta velocidad, que antes hemos expuesto, son las que generan un mayor gasto calórico por minuto.

Si puedes realizar actividades a alta intensidad, quemarás más calorías en menos tiempo; y, consecuentemente, si las prolongas tanto tiempo como puedas prolongar otras actividades menos intensas, acabarás gastando más calorías.

Mantener tu frecuencia cardiaca elevada durante períodos prolongados: En línea con lo anterior, realizar actividades que mantengan tu frecuencia cardiaca elevada durante períodos más largos puede contribuir a un mayor gasto calórico total. Esto puede lograrse a través de sesiones cardiovasculares más prolongadas, a pesar de que no sean muy intensas, o mediante la combinación de varias actividades a diferente intensidad en una misma sesión.

➜ Entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT): El ejemplo más típico de la combinación de intensidades en una misma sesión es el HIIT, que implica alternar períodos cortos de ejercicio muy intenso con períodos de descanso o baja intensidad.

Este enfoque ha demostrado ser efectivo para quemar más calorías minuto que el cardio tradicional, aunque no se observen diferencias entre ambos tipos de ejercicio (HIIT vs aeróbico tradicional) en la reducción de grasa corporal total durante un periodo de varios meses de entrenamiento (artículo):

Ejercicios que involucren grandes grupos musculares y gran cantidad de masa muscular: Actividades como correr, escalar, remar, montar en bici o ciertos tipos de ejercicio de fuerza como el Crossfit, que implican el uso de grandes grupos musculares y gran cantidad de masa muscular, tienden a quemar más calorías. Estos movimientos requieren más energía y aumentan el ritmo cardiaco, contribuyendo así a un mayor gasto calórico.

No quiere decir que otros tipos de ejercicio no puedan quemar la misma cantidad de calorías si se extienden durante una mayor duración, pero si hablamos de ser eficientes en el gasto calórico (kcal / min), puede que, por ejemplo, hacer un curl de bíceps o extensiones de cuádriceps al fallo, por mucho esfuerzo que nos suponga, no nos haga gastar las mismas calorías que un sprint de 20 – 30 segundos corriendo o escalando.

➜ Posición vertical en ejercicios cardiovasculares: Como acabamos de ver en el apartado anterior, los ejercicios realizados en posición vertical, como caminar o subir escaleras, demandan más esfuerzo cardiovascular que nadar o montar en bici, ya que la sangre debe superar la gravedad en su trayecto hacia el corazón. Esto conlleva un mayor gasto de calorías en comparación con otras actividades y con otras máquinas de tu gimnasio que tengan una posición reclinada.

  1. Ainsworth, B. E., Haskell, W. L., Leon, A. S., Jacobs Jr, D. R., Montoye, H. J., Sallis, J. F., & Paffenbarger Jr, R. S. (1993). Compendium of physical activities: classification of energy costs of human physical activities. Medicine and science in sports and exercise, 25(1), 71-80.
  2. Sternfeld, B., Ainsworth, B. E., & Quesenberry Jr, C. P. (1999). Physical activity patterns in a diverse population of women. Preventive medicine, 28(3), 313-323.
  3. Ainsworth, B. E., Bassett Jr, D. R., Strath, S. J., Swartz, A. M., O'Brien, W. L., Thompson, R. W., ... & Kimsey, C. D. (2000). Comparison of three methods for measuring the time spent in physical activity. Medicine and science in sports and exercise, 32(9 Suppl), S457-64.
  4. Ainsworth, B. E., Haskell, W. L., Whitt, M. C., Irwin, M. L., Swartz, A. M., Strath, S. J., ... & Leon, A. S. (2000). Compendium of physical activities: an update of activity codes and MET intensities. Medicine and science in sports and exercise, 32(9; SUPP/1), S498-S504.
  5. Irwin, M. L., Ainsworth, B. E., & Conway, J. M. (2001). Estimation of energy expenditure from physical activity measures: determinants of accuracy. Obesity research, 9(9), 517-525.
  6. LaMonte, M. J., & Ainsworth, B. E. (2001). Quantifying energy expenditure and physical activity in the context of dose response. Medicine and science in sports and exercise, 33(6 Suppl), S370-8.
  7. Conway, J. M., Seale, J. L., Jacobs Jr, D. R., Irwin, M. L., & Ainsworth, B. E. (2002). Comparison of energy expenditure estimates from doubly labeled water, a physical activity questionnaire, and physical activity records. The American journal of clinical nutrition, 75(3), 519-525.
  8. Kumahara, H., Schutz, Y., Ayabe, M., Yoshioka, M., Yoshitake, Y., Shindo, M., ... & Tanaka, H. (2004). The use of uniaxial accelerometry for the assessment of physical-activity-related energy expenditure: a validation study against whole-body indirect calorimetry. British Journal of Nutrition, 91(2), 235-243.
  9. Ridley, K., Ainsworth, B. E., & Olds, T. S. (2008). Development of a compendium of energy expenditures for youth. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, 5(1), 1-8.
  10. Ainsworth, B. E., Haskell, W. L., Herrmann, S. D., Meckes, N., Bassett Jr, D. R., Tudor-Locke, C., ... & Leon, A. S. (2011). 2011 Compendium of Physical Activities: a second update of codes and MET values. Medicine & science in sports & exercise, 43(8), 1575-1581.
  11. Hart, T. L., Ainsworth, B. E., & Tudor-Locke, C. (2011). Objective and subjective measures of sedentary behavior and physical activity. Medicine and science in sports and exercise, 43(3), 449-456.
  12. Hills, A. P., Mokhtar, N., & Byrne, N. M. (2014). Assessment of physical activity and energy expenditure: an overview of objective measures. Frontiers in nutrition, 1, 5.
  13. Vezina, J. W., Der Ananian, C. A., Campbell, K. D., Meckes, N., & Ainsworth, B. E. (2014). An examination of the differences between two methods of estimating energy expenditure in resistance training activities. The Journal of Strength & Conditioning Research, 28(4), 1026-1031.
  14. Lam, Y. Y., & Ravussin, E. (2017). Indirect calorimetry: an indispensable tool to understand and predict obesity. European journal of clinical nutrition, 71(3), 318-322.
  15. Viana, R. B., Naves, J. P. A., Coswig, V. S., de Lira, C. A. B., Steele, J., Fisher, J. P., & Gentil, P. (2019). Is interval training the magic bullet for fat loss? A systematic review and meta-analysis comparing moderate-intensity continuous training with high-intensity interval training (HIIT). British Journal of Sports Medicine, 53(10), 655-664.
  16. O’Driscoll, R., Turicchi, J., Beaulieu, K., Scott, S., Matu, J., Deighton, K., ... & Stubbs, J. (2020). How well do activity monitors estimate energy expenditure? A systematic review and meta-analysis of the validity of current technologies. British Journal of Sports Medicine, 54(6), 332-340.
  17. Sharifzadeh, M., Bagheri, M., Speakman, J. R., & Djafarian, K. (2021). Comparison of total and activity energy expenditure estimates from physical activity questionnaires and doubly labelled water: a systematic review and meta-analysis. British Journal of Nutrition, 125(9), 983-997.
  18. Jensen, M., Hsu-Han, H., Porcari, J.P, Arney. B.E., Doberstein, S., Radtke, K., Foster, C. & Green, D.J. (2020). A Comparison of Energy Expenditure When Exercising on 10 Indoor Exercise Machines. Certified by American Council of Exercise.
  19. Chicharro, J. L., & Vaquero, A. F. (2023). Fisiología del ejercicio. 4ª edición. Madrid. Ed. Médica Panamericana.
  20. Guo, Z., Li, M., Cai, J., Gong, W., Liu, Y., & Liu, Z. (2023). Effect of High-Intensity Interval Training vs. Moderate-Intensity Continuous Training on Fat Loss and Cardiorespiratory Fitness in the Young and Middle-Aged a Systematic Review and Meta-Analysis. International Journal of Environmental Research and Public Health, 20(6), 4741.
¿Quieres formarte como entrenador o dietista con Fit Generation?
Otras calculadoras relacionadas
Scroll al inicio