¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo

➜ “Me cuesta mucho ganar masa muscular porque soy ectomorfo

➜ “¡Claro!, tú respondes mejor al entrenamiento porque eres mesomorfo

➜ “La razón principal por la que no bajo de peso es porque soy endomorfo, y no puedo hacer nada

Estas expresiones son bastante comunes en el mundo del fitness y la salud. Lo que popularmente conocemos como tipo de cuerpo se utiliza en muchas ocasiones para justificar la respuesta al entrenamiento en términos de ganancia de fuerza y cambios en la composición corporal.

En realidad, el tipo de cuerpo hace referencia al concepto de somatotipo, una idea abrazada de la psicología conductual que a menudo nos ha inquietado y nos ha generado curiosidad acerca de su significado. Muchos de nosotros hemos deseado conocer nuestro propio somatotipo en algún momento de nuestra vida, particularmente cuando empezamos a entrenar: ¿mesomorfo, endomorfo o ectomorfo, cuál es el mío?

En caso de que existan diferencias reales entre tipos de cuerpos, ¿entonces se benefician unos u otros de diferentes estrategias nutricionales y de ejercicio?

➜ Por ejemplo, ¿existe un entrenamiento ectomorfo o una dieta de aumento de volumen específica para mesomorfos? ¿O, por el contrario, todos los tipos de cuerpo se benefician de los mismos ejercicios, dietas y estilos de vida?

En este artículo, exploraremos el significado del somatotipo, cómo se calcula, su clasificación y su importancia en la actividad deportiva.

endomorph vs mesomorph
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 27

¿Qué es el somatotipo?

El somatotipo se refiere a la apariencia física o la forma corporal de una persona, basada en criterios que incluyen mediciones de alturas, longitudes, circunferencias y pliegues cutáneos. Con más detalle, el somatotipo de una persona se determina según la cantidad de músculo, grasa y la proporción de diferentes partes del cuerpo.

El somatotipo fue desarrollado por el psicólogo estadounidense William Herbert Sheldon en la década de 1940. En su libro "Las variedades del físico humano" publicado en 1940, Sheldon y cols. clasificaron los diferentes tipos de cuerpo en una escala del 1 al 7 para cada somatotipo.

En su idea original, desarrollada a lo largo de las décadas posteriores, Sheldon asoció los tipos de cuerpos humanos con tipos de personalidades y temperamentos, no con la respuesta al entrenamiento físico.

Sheldon propuso clasificar al físico humano de acuerdo con la contribución relativa de tres elementos fundamentales, somatotipos, denominados según las tres capas germinales del desarrollo embrionario: el endodermo (que se desarrolla dando lugar al tracto intestinal), el mesodermo (que se convierte en músculos, corazón y vasos sanguíneos), y el ectodermo (que posteriormente forma la piel y el sistema nervioso).

Según él,

  • Un tipo de cuerpo mesomorfo atlético hacía que los hombres fueran más aventureros.
  • Un tipo de cuerpo ectomorfo y delgado hacía a los hombres más intelectuales.
  • Un tipo de cuerpo endomorfo y fornido hacía que los hombres fueran más afectuosos.

No es sorprendente que Sheldon fuera acusado de simplemente recitar estereotipos comunes. Un estudio realizado por Ryckman et al. (1989) encontró que tendemos a suponer que las personas gordas pasan demasiado tiempo comiendo y muy poco tiempo moviéndose, que las personas en forma tienen más confianza y son más capaces de alcanzar sus objetivos, y que las personas delgadas son, con bastante frecuencia, intelectuales que se olvidan a menudo de comer o no lo consideran algo tan importante como los otros dos tipos de físico.

Sin embargo, independientemente de su razonamiento, el aspecto psicológico de su investigación sobre el somatotipo no ha dado resultado ya que su hipótesis ha venido siendo refutada a lo largo de los años. Hoy en día, los somatotipos sólo se utilizan para describir las características físicas de una persona.

A lo largo de los años, varios investigadores intentaron mejorar esa clasificación del tipo de cuerpo que si quedó como legado de Sheldon, y en 1975, J.E.L. Carter, con la ayuda de Barbara Heath, propuso un cálculo más accesible de los componentes del somatotipo mediante ecuaciones de regresión (manual). Es lo que se conoce hoy en día como el método Heath–Carter de evaluación del somatotipo, y es el que se principalmente se utiliza para calcularlo.

Por tanto, en la actualidad, el somatotipo ya no tiene vínculo alguno con la psicología y se utiliza principalmente en el ámbito deportivo, aunque sigue habiendo cierta controversia en cuanto a la validez de usar el somatotipo para evaluar aspectos relacionados con el rendimiento físico.

Tipos de somatotipos

El somatotipo se clasifica en tres componentes principales:

  • Ectomorfo: Representa la delgadez o linealidad del cuerpo, con formas corporales alargadas. Diferentes deportes requieren de un físico de este estilo para que un deportista pueda llegar a ser competitivo, pero en el sector del fitness y los gimnasios, este cuerpo se suele asociar a dificultades para ganar masa muscular.
  • Mesomorfo: Refleja la robustez y la proporción músculo-esquelética, con una musculatura notable. Es el prototipo que todos pensamos que tiene potencial para responder bien al entrenamiento de musculación y que podría llegar a competir con más facilidad.
  • Endomorfo: Representa la adiposidad y las formas corporales redondeadas y anchas. Podríamos decir que es el tipo de cuerpo que suele verse, sobre todo, en eventos de Strongman. No obstante, también hay otros muchos deportes que requieren este físico para rendir al máximo nivel.
Tipos de cuerpo hombre y mujer
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 28

Estos componentes se evalúan en conjunto para obtener información sobre la forma corporal de una persona, y en el contexto deportivo, adquiere relevancia ya que influye en las capacidades de una persona para participar y ser competitivo en ciertos deportes (revisión, revisión, revisión).

Por lo tanto, resulta valioso conocer los diversos tipos de somatotipo y cómo encajamos en uno de ellos, ya que permite:

  • Caracterizar o clasificar poblaciones, como deportistas, modelos de pasarela, personas con problemas tiroideos, etc., ya que es aplicable a la población en general.
  • Predecir el potencial atlético en jóvenes, aunque esto a menudo genera controversia ya que los valores del somatotipo pueden cambiar con el tiempo, como veremos a continuación.
  • Servir como referencia en estudios relacionados con la fisiología del ejercicio.
  • Ayudar en la elaboración de dietas individualizadas para deportistas.
  • Ser una referencia en evaluaciones de aptitud física, considerando la edad y el sexo.

¿Cómo saber cuál es tu somatotipo?

Para determinar el somatotipo de una persona, se pueden emplear dos métodos complementarios; uno más sencillo, y otro más especializado que requiere la supervisión profesional.

El primero, como puedes imaginar, es el cálculo a ojo, a través de fotos y estándares que podemos tener en nuestra mente (Figuras 1 y 2). Es el método más antiguo, más sencillo y menos preciso. No obstante, también es útil cuando no tenemos objetivos muy ambiciosos y para hacer un primer cribado en la selección de talento deportivo.

Por supuesto, si se combina con el segundo método, mejora su porcentaje de fiabilidad.

Diferentes tipos de cuerpo hombre
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 29

Figura 1. Ejemplos de diferentes tipos de cuerpo de hombre clasificados como ectomorfos, mesomorfos y endomorfos.

Diferentes tipos de cuerpo mujer
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 30

Figura 2. Ejemplos de diferentes tipos de cuerpo de mujer clasificados como ectomorfos, mesomorfos y endomorfos.

Y es que, ese segundo método, es el método por excelencia, el método antropométrico que utiliza las fórmulas desarrolladas por J.E.L. Carter y Barbara Heath, que emplean medidas del cuerpo para calcular la ectomorfia, mesomorfia y endomorfia de una persona.

El método es bastante complejo y requiere ser realizado por un profesional con experiencia y cualificado en antropometría.

Método Heath-Carter para calcular el somatotipo

Para calcular el tipo de cuerpo a través del Método Heath–Carter, es necesario tomar algunas medidas corporales (puedes ver cómo se toman en esta lista de reproducción):

  • Estatura (cm)
  • Peso corporal (kg)
  • Pliegues corporales (mm): tricipital, subescapular y supraespinal.
  • Diámetros (cm): diámetro biepicondilar del húmero y diámetro bicondilar del fémur.
  • Perímetros (cm): perímetro corregido del brazo y perímetro corregido de la pierna.

A partir de ellos, las fórmulas para calcular el somatotipo son las siguientes:

grupo muscular 11
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 31

Estos cálculos proporcionan una secuencia de tres números en forma de coordenadas (endomorfismo, mesomorfismo, ectomorfismo) que se pueden representar gráficamente en un sistema de coordenadas denominado somatocarta, que acaba mostrando el tipo de somatotipo predominante.

La somatocarta es una representación gráfica de los datos del somatotipo de una persona, utilizada para visualizar de manera más clara y sencilla cómo se clasifica su tipo de cuerpo en función de los componentes del somatotipo: endomorfismo, mesomorfismo y ectomorfismo. Esta herramienta gráfica ayuda a determinar el somatotipo predominante de una persona y facilita la interpretación de los resultados (Figura 3).

Somatocarta situar el somatotipo
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 32

Figura 3. Somatocarta para situar el somatotipo por el método Heath–Carter.

Como puedes ver, en una somatocarta, hay dos ejes principales: eje horizontal y eje vertical, que son los que se utilizarán para situar el punto exacto que representa tu somatotipo dentro del diagrama interior:

  • Valor en el eje horizontal: Ectomorfismo – Endomorfismo
  • Valor en el eje vertical: 2 · Mesomorfismo – (Ectomorfismo + Endomorfismo)

Como también puedes observar, la somatocarta ha ido perfeccionándose a lo largo de los años y también es posible situar el punto directamente en el plano sin necesidad de hacer los cálculos de los valores del eje horizontal y del eje vertical, gracias a que suele incluir las cifras que representan las coordenadas obtenidas para endomorfismo, mesomorfismo y ectomorfismo. Son todos los números de tres cifras que aparecen en el plano.

Además de las coordenadas equilibradas, que son:

  • Endomorfo balanceado. El endomorfismo es el que domina. Mesomorfismo y ectomorfismo son iguales, sin haber diferencia entre ellos de más de 0.5.
  • Mesomorfo balanceado. El mesomorfismo es el que domina. Endomorfismo y ectomorfismo son iguales, sin haber diferencia entre ellos de más de 0.5.
  • Ectomorfo balanceado. El ectomorfismo es el que domina. Mesomorfismo y endomorfismo son iguales, sin haber diferencia entre ellos de más de 0.5.

Podemos ser incluso más precisos en la clasificación y dividir el diagrama en zonas combinadas (Figura 4). En ellas, se establece el nombre poniendo primero el somatotipo más alejado, seguido del somatotipo más cercano.

  • Endomorfo – Mesomorfo. El endomorfismo y el mesomorfismo son iguales, o no hay diferencia entre ellos de más de 0.5. El ectomorfismo es menor.
  • Mesomorfo – Ectomorfo. El ectomorfismo y el mesomorfismo son iguales, o no hay diferencia entre ellos de más de 0.5. El endomorfismo es menor.
  • Endomorfo – Ectomorfo. El endomorfismo y el ectomorfismo son iguales, o no hay diferencia entre ellos de más de 0.5. El mesomorfismo es menor.
  • Meso-Endomorfo. El endomorfismo es el que domina. El mesomorfismo es mayor que el ectomorfismo.
  • Ecto-Endomorfo. El endomorfismo es el que domina. El ectomorfismo es mayor que el mesomorfismo.
  • Endo-Mesomorfo. El mesomorfismo el que domina. El endomorfismo mayor que el ectomorfismo.
  • Ecto-Mesomorfo. El mesomorfismo el que domina. El ectomorfismo es mayor que el endomorfismo.
  • Meso-Ectomorfo. El ectomorfismo es el que domina. El mesomorfismo es mayor que el endomorfismo.
  • Endo-Ectomorfo. El ectomorfismo es el que domina. El endomorfismo es mayor que el mesomorfismo.
Clasificación del somatotipo
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 33

Figura 4. Clasificación del somatotipo por zonas en las que recaiga el punto dentro de la somatocarta.

Es importante mencionar que la somatocarta es una herramienta útil en el ámbito de la evaluación somatotípica, especialmente en el contexto deportivo, donde se utiliza para comprender mejor las características físicas de los deportistas y cómo pueden ser adecuadas para ciertas disciplinas deportivas.

➜ Por ejemplo, para interpretar cada uno de los valores obtenidos para el endomorfismo, mesomorfismo y ectomorfismo, se suelen establecer características visuales apreciables como las siguientes (Tabla 1):

Somatotipos predominantes y características físicas
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 34

Tabla 1. Escalas de calificación de los somatotipos predominantes y características físicas asociadas, apreciables visualmente.

Varios estudios han evaluado la posibilidad de que el somatotipo determine, al menos para la mayoría, las posibilidades de rendir bien en diferentes deportes (estudio, estudio, estudio, revisión), concluyendo que cada uno de los deportes que conocemos requiere un tipo de cuerpo específico para llegar a ser competitivo (Figuras 6 y 7).

Somatocarta de deportistas hombres
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 35

Figura 6. Somatocarta de deportistas hombres de diferentes deportes (Pons et al., 2015).

Somatocarta de deportistas mujeres
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 36

Figura 7. Somatocarta de deportistas mujeres de diferentes deportes (Pons et al., 2015).

Esto queda representado visualmente de manera aún más impactante y clara en la exposición fotográfica que publicó, en 2002, Howard Schatz, fotógrafo deportivo de gran prestigio, que maravilló a los amantes del deporte con una perspectiva bien clara de que todos, tengamos el cuerpo que tengamos, tenemos la oportunidad de triunfar, o al menos disfrutar, de alguna(s) de las muchas modalidades deportivas que existen (Figura 8):

Deportistas de élite hombre y mujer
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 37

Figura 8. Deportistas de élite de diferentes deportes mostrando los somatotipos propios de cada modalidad (Schatz, 2002).

Evidentemente, esto da ventajas a las personas que gracias a su genética tengan predisposición a poseer las características corporales del deporte concreto en el que quieran triunfar, pero no es excluyente para el resto. Si tu genética tiende más a otro somatotipo, puedes tener la posibilidad igualmente de llegar a triunfar en un deporte que, a priori, no sea el más adecuado para tu tipo de cuerpo.

¿Cuál es la importancia para ganar músculo o fuerza?

Algunas personas consideran el somatotipo como pseudociencia, pero podemos haber intuido, ya que algo de ciencia real y verídica sí que tiene. Incluso ya en al año 1994, Van Etten y cols. nos ofrecieron datos concretos de que las personas con una tendencia mayor hacia el mesomorfismo ganan más músculo durante el entrenamiento de fuerza que las personas con más predominancia ectomórfica.

Posteriormente, otro estudio, esta vez en niños, demostró que el somatotipo influye significativamente en las mejoras del rendimiento. En este caso concreto, el mesomorfismo se asoció con las mayores mejoras en la velocidad de carrera, mientras que el ectomorfismo se asoció con las mayores mejoras en la resistencia aeróbica.

Si logramos mayores avances en condición física con el tipo de entrenamiento para el que estamos más dotados, y nuestro somatotipo influye en aquello en lo que somos buenos, deberíamos descubrir para qué tipo de ejercicio es mejor nuestro somatotipo:

  • En investigaciones recientes sobre hombres practicantes recreativos de musculación, el mesomorfismo predijo positivamente la fuerza en sentadillas y press de banca (estudio). El componente de ectomorfismo, por su parte, fue perjudicial, pero la endomorfia no afectó ni positiva ni negativamente.
  • Otra investigación siguió una tendencia parecida, demostrando que la potencia de las piernas se correlacionó positivamente de manera significativa con el porcentaje de masa muscular esquelética, masa corporal magra y las características propias de los mesomorfos; mientras que lo hacía algo menos con el ectomorfismo. El endomorfismo, en esta ocasión, salía malparado, ya que se correlacionó negativamente con la potencia de piernas.
  • La principal diferencia entre los deportistas amateurs y de bajo nivel en comparación con los de élite en varios deportes es estos últimos tienen una estructura corporal donde predomina más el componente mesomorfo (estudio). Esto es cierto para la mayoría de los deportes en los que la fuerza importa: el rendimiento se correlaciona positivamente con la musculatura; y en casi todos los deportes en los que la fuerza relativa importa, el rendimiento se correlaciona negativamente con el porcentaje de grasa corporal.
  • Sin embargo, también debes tener en cuenta que, como demuestra esta otra investigación, el somatotipo no necesariamente tiene que suponer una limitación. Alkandari & Nieto (2016) demostraron que el somatotipo no está tan fuertemente relacionado con la fuerza de agarre y, en cambio, la fuerza es principalmente una función de la altura de la persona.

A pesar de ello, no podemos olvidar que el somatotipo es una descripción general de la forma del cuerpo en un momento determinado para una persona determina y no debe utilizarse de manera exclusiva para tomar decisiones sobre la capacidad física o el rendimiento deportivo de una persona a medio y largo plazo.

¿El somatotipo puede cambiar?

El somatotipo está determinado por una serie de valores relacionados con tu altura, peso, estructura ósea, nivel de masa muscular y porcentaje graso, principalmente. No obstante, como puede imaginar, en el momento en que cualquiera de esas variables cambia, tu somatotipo también lo hará.

Aunque la genética juega un papel importante y existen ciertos límites físicos como, por ejemplo, que no es posible cambiar la altura o la estructura ósea llegados a una edad, el somatotipo no es una característica fija y estática, sino que puede modificarse en mayor o menor medida a través de diversos factores, como el estilo de vida, la actividad física, la dieta y otros aspectos.

A través del ejercicio físico y la alimentación adecuada, una persona puede aumentar su masa muscular y reducir su porcentaje de grasa corporal. Esto puede influir en la clasificación de su somatotipo, especialmente en los componentes de mesomorfismo y endomorfismo.

Por ejemplo, alguien con un componente de endomorfismo predominante debido al sobrepeso puede transformarse en una persona más delgado y/o musculada, y cambiar así su somatotipo a lo largo del tiempo (Figura 9). Del mismo modo, también es cierto que, en ciertos casos, como las personas muy altas y delgadas (ectomorfos puros), puede ser más difícil ganar masa muscular y cambiar hacia un mesomorfo.

Aumentar musculo y reducir grasa
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 38

Figura 9. A través del ejercicio físico y la alimentación adecuada, una persona puede aumentar su masa muscular y reducir su porcentaje de grasa corporal, o viceversa. Esto puede influir en la clasificación de su somatotipo.

Así que, aunque es importante tener en cuenta que cada persona tiene su propia predisposición genética, y esto puede influir en la capacidad de modificar su somatotipo, sí se puede llegar a cambiar. No lo utilices como excusa para dejar de intentarlo si es que ese es tu objetivo.Principio del formulario

Como ejemplo, valga esta evolución de datos reales dentro de la somatocarta a lo largo de 4 años de entrenamiento de fuerza con fines estéticos correspondiente a un sujeto, hombre, que inició el entrenamiento con 22 años de edad (datos no publicados) (Figura 10):

Evolución real del somatotipo
¿Existen los tipos de cuerpo o es un mito? Mesomorfo, endomorfo y ectomorfo 39

Figura 10. Evolución real del somatotipo a lo largo de 48 meses (4 años) de entrenamiento de fuerza con fines estéticos, reflejo de que el somatotipo sí se puede modificar hasta cierto punto.

Resumen y conclusiones

El somatotipo es una forma de describir la apariencia física de una persona, basada en mediciones de altura, peso, longitudes, circunferencias y pliegues cutáneos. Fue desarrollado por el psicólogo J.E.L. Sheldon en la década de 1940, aunque en su origen se asoció con la personalidad y no con la respuesta al entrenamiento. Actualmente, el componente psicológico determinado por el somatotipo está descartado.

El somatotipo se divide en tres componentes principales: endomorfo (redondeado y con tendencia a acumular grasa), mesomorfo (musculoso y robusto) y ectomorfo (delgado y lineal). A través de una somatocarta, se pueden visualizar de manera clara las coordenadas del somatotipo de una persona y determinar su tipo de cuerpo predominante.

En el contexto deportivo, el somatotipo se utiliza para comprender las características físicas de los deportistas y cómo estas características pueden ser adecuadas para ciertas disciplinas deportivas. A pesar de haberse demostrado que ciertos somatotipos pueden tener ventajas en deportes específicos, esto no impide que otros somatotipos puedan llegar a tener éxito en disciplinas para las que aparentemente no son ideales.

El somatotipo no es una característica fija y estática, sino que puede cambiar a lo largo del tiempo gracias al entrenamiento, la dieta y los cambios de hábitos, permitiendo que una persona aumente su masa muscular o reduzca su porcentaje de grasa corporal. Por lo que, aunque la genética juega un papel importante, el somatotipo no debe considerarse como una limitación absoluta, y se puede trabajar para modificarlo.

  1. Sheldon, W. H., Stevens, S. S., & Tucker, W. B. (1940). The varieties of human physique.
  2. Sheldon, W. H., & Stevens, S. S. (1942). The varieties of temperament; a psychology of constitutional differences.
  3. Sheldon, W. A. (1954). Atlas of men, a guide for somatotyping the adult male at all ages.
  4. Carter, J. E. L. (1970). The somatotypes of athletes—a review. Human biology, 535-569.
  5. Carter, J. E. L. (1975). The Heath-Carter somatotype method. San Diego State Univ., Department of Physical Education.
  6. Sharma, S. S., & Dixit, N. K. (1985). Somatotype of athletes and their performance. International journal of sports medicine, 6(03), 161-162.
  7. Ryckman, R. M., Robbins, M. A., Kaczor, L. M., & Gold, J. A. (1989). Male and female raters' stereotyping of male and female physiques. Personality and Social Psychology Bulletin, 15(2), 244-251.
  8. Van Etten, L. M., Verstappen, F. T., & Westerterp, K. R. (1994). Effect of body build on weight-training-induced adaptations in body composition and muscular strength. Medicine and science in sports and exercise, 26(4), 515–521.
  9. Schatz, H. (2002). Athlete. HarperCollins, New York.
  10. Bayios, I. A., Bergeles, N. K., Apostolidis, N. G., Noutsos, K. S., & Koskolou, M. D. (2006). Anthropometric, body composition and somatotype differences of Greek elite female basketball, volleyball and handball players. Journal of sports medicine and physical fitness, 46(2), 271.
  11. Marta, C. C., Marinho, D. A., Barbosa, T. M., Carneiro, A. L., Izquierdo, M., & Marques, M. C. (2013). Effects of body fat and dominant somatotype on explosive strength and aerobic capacity trainability in prepubescent children. Journal of strength and conditioning research, 27(12), 3233–3244.
  12. Sukanta, S. (2014). Somatotype, body composition and explosive power of athlete and non-athlete. LASE Journal of Sport Science, 5(1), 26-34.
  13. Gutnik, B., Zuoza, A., Zuozienė, I., Alekrinskis, A., Nash, D., & Scherbina, S. (2015). Body physique and dominant somatotype in elite and low-profile athletes with different specializations. Medicina, 51(4), 247-252.
  14. Mala, L., Maly, T., Zahalka, F., Bunc, V., Kaplan, A., Jebavy, R., & Tuma, M. (2015). Body composition of elite female players in five different sports games. Journal of human kinetics, 45, 207.
  15. Pons, V., Riera, J., Galilea, P. A., Drobnic, F., Banquells, M., & Ruiz, O. (2015). Características antropométricas, composición corporal y somatotipo por deportes. Datos de referencia del CAR de San Cugat, 1989-2013. Apunts. Medicina de l'Esport, 50(186), 65-72.
  16. Raković, A., Savanović, V., Stanković, D., Pavlović, R., Simeonov, A., & Petković, E. (2015). Analysis of the elite athletes’ somatotypes. Acta Kinesiologica, 9(1), 47-53.
  17. Alkandari, J. R., & Nieto, M. B. (2016). Somatotype components, aerobic fitness and grip strength in Kuwaiti males and females. Health, 8(13), 1349.
  18. Kutseryb, T., Vovkanych, L., Hrynkiv, M., Majevska, S., & Muzyka, F. (2017). Peculiarities of the somatotype of athletes with different directions of the training process. Journal of Physical Education and Sport, 17(1), 431.
  19. Ryan-Stewart, H., Faulkner, J., & Jobson, S. (2018). The influence of somatotype on anaerobic performance. PloS one, 13(5), e0197761.
  20. Kathirgamam, V., Ambike, M., Bokan, R., Bharambe, V., & Prasad, A. (2020). Analyzing the effects of exercise prescribed based on health-related fitness assessment among different somatotypes. Journal of Health Sciences, 10(1), 83-89.
  21. Kawakami, R., Miyachi, M., Tanisawa, K., Ito, T., Usui, C., Midorikawa, T., ... & Oka, K. (2021). Development and validation of a simple anthropometric equation to predict appendicular skeletal muscle mass. Clinical Nutrition, 40(11), 5523-5530.
  22. Duarte, C. K., de Abreu Silva, L., Castro, C. F., Ribeiro, M. V., Saldanha, M. F., Machado, A. M., & Jansen, A. K. (2023). Prediction equations to estimate muscle mass using anthropometric data: a systematic review. Nutrition Reviews, nuad022.
FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio