Turkesterona: ¿qué es y para qué sirve?

La turkesterona es un ecdisteroide, que es un esteroide hormonal que se encuentra en las plantas.

Los ecdisteroides se pueden “comparar” con la testosterona debido a su capacidad para inducir el crecimiento.

Por este motivo, la turkesterona ha ganado mucha atención entre la comunidad de culturismo, y los usuarios informan un crecimiento muscular acelerado sin efectos secundarios.

Sin embargo, antes de tomar este suplemento es posible que quieras obtener más información sobre qué es, qué hace realmente, cómo administrarlo y comprender la seguridad y la legalidad de este tipo de suplemento.

En este artículo veremos qué dice la evidencia actual al respecto.

Turkesterona suplemento
Turkesterona: ¿qué es y para qué sirve? 11

Imagen recogida de la web ndtv.com

¿Qué es la turkesterona?

La turkesterona es un ecdisteroide, que es una hormona esteroide que se encuentra comúnmente en artrópodos e insectos, pero también se puede encontrar en ciertas especies de plantas.

Estos se conocen como fitoecdisteroides.

En las plantas, estos grupos de compuestos se utilizan para disuadir a los depredadores, mientras que en los insectos ayudan a regular procesos clave como la muda y la metamorfosis o el desarrollo de los insectos.

Se han realizado pocos estudios sobre la turkesterona; sin embargo, ha habido interés en los ecdisteroides, especialmente la 20-hidroxiecdisona (Ecdisterona), por tener muchos efectos anabólicos y beneficiosos potenciales, incluido el efecto sobre el metabolismo y el crecimiento.

Hormona esteroide turkesterona
Turkesterona: ¿qué es y para qué sirve? 12

- Imagen recogida de la web swolverine.com

Beneficios de turkesterona (en general)

Como se mencionó anteriormente, se han realizado pocos estudios sobre la turkesterona específicamente, ya que la mayoría de los estudios han analizado diferentes ecdisteroides. Lo que pocos estudios han demostrado sobre la turkesterona es que puede ayudar a promover el metabolismo de lípidos y carbohidratos, promover la síntesis de proteínas, ayudar a la hipertrofia muscular y aumentar la fuerza.

No hay hasta el momento estudios en humanos que apoyen esta teoría.

Si bien los efectos en los primeros estudios no fueron grandes en comparación con las sustancias sintéticas, en el culturismo como en la nutrición animal, cada pequeña cantidad cuenta.

Beneficios de turkesterona para el culturismo

Si la turkesterona tiene efectos positivos sobre el metabolismo de los lípidos y los carbohidratos, podría ser un suplemento muy viable para ayudar a mantener el peso y perder grasa.

En términos de su ecdesteroide genérico (Ecdisterona), que es el más estudiado, parece que los efectos de promoción del crecimiento se debieron a una mejor retención de nitrógeno y, por lo tanto, a un mejor perfil del metabolismo de las proteínas con un catabolismo proteico reducido y un anabolismo aumentado.

La hipótesis actual es que la ecdisterona y sus análogos estructurales (p. ej., turkesterona) activan un receptor ubicuo conocido como MAS1, un componente del sistema renina-angiotensina (RAS).

Los datos en roedores sugieren que el receptor MAS1 participa en múltiples funciones vitales del cuerpo, incluida la hipertrofia muscular y la producción de energía.

Pero la fisiología del RAS es complicada ya que también se ha demostrado que su actividad aumenta la atrofia muscular en roedores.

Sin embargo, los hallazgos encontrados en datos humanos e in vitro sobre los suplementos de ecdisterona y turkesterona son en general alentadores.

Los suplementos de ecdisteroides parecen tener beneficios versátiles para una variedad de aplicaciones de salud, que incluyen:

  • Protección contra el estrés (adaptógeno).
  • Reducir la resistencia a la insulina (antidiabético).
  • Promoción del desarrollo muscular magro (anabólico).
  • Estimular la función inmune (inmunoprotector).
  • Apoyar la salud del hígado y el corazón (hepatoprotector y cardioprotector).

Otro posible objetivo molecular para la ecdisterona y la turkesterona es el receptor beta de estrógeno.

Contrariamente a la creencia popular de que el estrógeno es intrínsecamente una hormona catabólica, el subtipo beta de receptor de estrógeno tiene propiedades anabólicas y se sabe que estimula la síntesis de proteínas musculares.

Vale la pena mencionar que el tratamiento con ecdisterona disminuyó los niveles de estradiol y corticosterona (por ejemplo, cortisol) en las células musculares de rata.

👉 También, varios estudios in vitro muestran que la ecdisterona, y aparentemente la turkesterona, reduce la expresión del gen de la miostatina y aumenta los niveles circulantes del factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1).

La miostatina es una hormona peptídica secretada por el cerebro que actúa como un circuito de retroalimentación negativa para la producción de la hormona del crecimiento. Por lo tanto, reducir los niveles de miostatina promueve la producción de la hormona del crecimiento, que posteriormente eleva los niveles de IGF-1.

Aunque la hormona del crecimiento en sí no es una hormona anabólica, el IGF-1 sí lo es.

Mecanismo de acción de Sarconeos
Turkesterona: ¿qué es y para qué sirve? 13

Mecanismo de acción de Sarconeos, fármaco cuyo principio activo es ecdisterona y que se encuentra en investigación para el tratamiento frente a la sarcopenia. Imagen recogida de la web biotechbourse.fr

Posibles efectos secundarios de la turkesterona

No parece haber ningún efecto secundario grave por el uso de turkesterona y hay pocos estudios toxicológicos publicados, si es que hay alguno.

La evidencia anecdótica sugiere que dosis de hasta 1000 mg al día y quizás incluso hasta 2000 mg son seguras en humanos.

Sin embargo, si sabemos que la ecdisterona, otro ecdisteroide común, tiene una dosis letal propuesta en ratones de 6,4 g a 9 g/kg de peso corporal, según el método de administración.

Si lo convertimos a su dosis equivalente en humanos esto daría una dosis de:

Efectos secundarios de la turkesterona
Turkesterona: ¿qué es y para qué sirve? 14

Imagen recogida del Ebook “Ecdisterona: El secreto ruso”. Elaborado por Sergio Guerrero y supervisado por Carlos Mejías

Análisis e interpretación

La principal señal de alerta es que no hay investigaciones en humanos. Una pregunta obvia es: ¿Por qué?

¿Por qué no hay investigaciones en humanos?

Si los ecdisteroides se estudian desde los años 60 y 70 en animales e in vitro y en los 80 fue aprobado como medicamento para uso médico ¿por qué nadie investiga la turkesterona?

Según mi investigación acerca de los ecdisteroides, sobre todo acerca de la ecdisterona, esta es al parecer más potente que la turkesterona, además del gran punto a favor de presentar evidencia en humanos, por lo que mi recomendación en base a mi experiencia tanto de uso propio como para mis atletas con analíticas de por medio, es elegir ecdisterona antes que turkesterona.

La ecdisterona ha tenido unos efectos muy notables usada tanto en mi mismo como en mis atletas.

Sin embargo, no hace milagros, no es ni mucho menos comparable a usar esteroides como se publicita sobre todo en USA; pero sí es un buen suplemento usado como adaptógeno, para mejorar la recuperación, aumentar la fuerza y el apetito.

Investigación propia
Turkesterona: ¿qué es y para qué sirve? 15

- Imagen de investigación propia

Conclusiones

Se han logrado avances considerables en la investigación sobre ecdisteroides y fitoecdisteroides durante las últimas cuatro décadas, pero muchas preguntas sobre sus efectos biológicos en los humanos siguen sin resolverse.

Estos compuestos son prometedores para el desarrollo muscular, la pérdida de grasa y el rendimiento deportivo.

🔍 Existen investigaciones recientes donde han descubierto vías plausibles para los fines anteriormente citados, sobre todo en el ecdisteroide más estudiado como la ecdisterona.

No obstante, las marcas de suplementos deportivos se están adelantando y formulando productos anabólicos/para el desarrollo muscular con ecdisterona y turkesterona.

Después de todo, cualquier cosa natural que se sugiera que produzca efectos similares a los de los esteroides anabólicos es intrínsecamente intrigante para los entusiastas de los suplementos.

Como he mencionado anteriormente, dada la evidencia actual, mi trabajo de investigación, y mi experiencia tanto personal como profesional, la ecdisterona sale como ganadora por el momento.

La turkesterona carece de estudios en humanos, o al menos no son públicos.

  1. Dinan L, Bourne P, Whiting P, Tsitsekli A, Saatov Z, Dhadialla TS, Hormann RE, Lafont R, Coll J. ‘Synthesis and biological activities of turkesterone 11alpha-acyl derivatives.’ J Insect Sci. 2003;3:6. Epub 2003 Feb 24.
  2. Guibout L, Mamadalieva N, Balducci C, Girault JP, Lafont R. The minor ecdysteroids from Ajuga Turkestanica. Phytochem Anal. 2015 Sep-Oct;26(5):293-300. doi: 10.1002/pca.2563. Epub 2015 May 8.
  3. https://refubium.fu-berlin.de/handle/fub188/27234
  4. Lafont R, Dinan L. ‘Practical uses for ecdysteroids in mammals including humans: an update.’ J Insect Sci. 2003;3:7.
  5. Parr MK, Botrè F, Naß A, Hengevoss J, Diel P, Wolber G. Ecdysteroids: A novel class of anabolic agents? Biol Sport. 2015 Jun;32(2):169-73. doi: 10.5604/20831862.1144420. Epub 2015 Mar 15. PMID: 26060342; PMCID: PMC4447764.
  6. Dinan L, Dioh W, Veillet S, Lafont R. 20-Hydroxyecdysone, from Plant Extracts to Clinical Use: Therapeutic Potential for the Treatment of Neuromuscular, Cardio-Metabolic and Respiratory Diseases. Biomedicines. 2021 Apr 29;9(5):492. doi: 10.3390/biomedicines9050492. PMID: 33947076; PMCID: PMC8146789.
FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio