Calculadora de proteínas para ganar masa muscular

El resultado que te da esta calculadora te indica la cantidad de proteínas diarias aproximadas que deberías consumir (en total) si tu objetivo es ganar masa muscular.

⬇️ Explicación e interpretación de la calculadora:

Proteína y masa muscular

Tomar suficiente proteína en la dieta estimula la síntesis de proteínas musculares, y mejora la recuperación, y además, puede aumentar la masa corporal magra cuando se combina con entrenamiento de fuerza.

En última instancia, construir músculo se reduce de modo simplificado al equilibrio neto de proteínas musculares.

Podemos imaginar que las proteínas son como los ladrillos que se utilizan para construir un muro y la síntesis de proteínas musculares significa agregar ladrillos al muro.

Este efecto anabólico parece ser exclusivo de las proteínas en comparación con otros macronutrientes. Los hidratos de carbono y las grasas no estimulan la síntesis de proteínas musculares por sí mismos en adultos (aunque los hidratos sí pueden ser anticatabólicos).

La importancia de una ingesta adecuada de proteínas no puede subestimarse, aunque tampoco sobredimensionarse más de lo necesario. Este es un error bastante habitual entre quienes quieren aumentar masa muscular.

Y es que se tiende a asociar que más ingesta de proteínas diarias resultará en más aumento de masa muscular, cuando en realidad existe un techo en la capacidad de las proteínas para impulsar el crecimiento de tejido magro (Figura 1).

Figura 1. Aumento de masa muscular (kg) en función de la ingesta proteica total diaria. Metanálisis de 49 estudios y 1843 participantes (Morton et al., 2018). A partir de ~1.6 g/kg peso no se obtiene beneficio adicional.

 

Esto viene a significar que, en personas que no utilizan esteroides anabólicos y que están en superávit calórico, cuando tenemos disponibilidad suficiente de energía a diferencia de una etapa de déficit, existe un punto de optimización de la ingesta proteica a partir del cual las ganancias de masa magra pueden seguir aumentando en algunas personas, pero en términos generales hay un claro estancamiento en comparación con una ingesta de ~1.6 gramos / kg peso / día.

Se ha demostrado desde hace tiempo que las clásicas recomendaciones diarias situadas en el rango de 0.8 – 0.9 gramos de proteína / kg de peso corporal / día, no resulta tan beneficiosa como se solía pensar para mantener la salud ósea y muscular, tan importante para la independencia en personas mayores (metanálisis).

Al menos, sería recomendable una ingesta proteica próxima a 1.2 gramos / kg peso / día, según las nuevas evidencias.

Para la mayoría de las personas sanas que tratan de ganar masa muscular y que para ello entrenan fuerza con cierta frecuencia (3 o 4 veces por semana) y que, además, llevan una dieta normocalórica o con superávit energético, sería recomendable cumplir con las recomendaciones de ingesta proteica diaria más conservadoras de 1.6 gramos / kg peso / día.

Si miramos a personas más entrenadas y ambiciosas que entrenan con el objetivo claro de aumentar al máximo posible su masa muscular, entonces parece mejor situarse en el límite superior de las recomendaciones diarias (2.0 – 2.2 gramos de proteína / kg peso / día) dado su mayor desgaste muscular – siempre estamos hablando de, al menos, unas condiciones de dieta normocalórica. Para un déficit energético las demandas de proteína pueden ser mayores –.

Fórmula para calcular cuantos gramos de proteína al día para ganar masa muscular

Aplicando lo anterior, aportando el dato fundamental del peso corporal, diferenciando entre sujetos con más y menos actividad física, y concretando aún más por tipo de actividad física: más entrenamiento cardiovascular vs. más entrenamiento de fuerza, podemos establecer una clasificación sencilla para calcular nuestros requerimientos diarios de proteína:

 

Si la actividad principal practicada tiene más componente aeróbico, entonces los requerimientos de proteínas diarias serán algo menores a los que tendremos si nuestra actividad principal es la fuerza (artículo):

  • Sedentario: Proteínas necesarias al día (g) = 1 x peso corporal (kg)
  • Actividad física ligera: Proteínas necesarias al día (g) = 1.2 x peso corporal (kg)
  • Actividad física moderada: Proteínas necesarias al día (g) = 1.35 x peso corporal (kg)
  • Actividad física intensa: Proteínas necesarias al día (g) = 1.5 x peso corporal (kg)
  • Actividad física muy intensa: Proteínas necesarias al día (g) = 1.6 x peso corporal (kg)

 

Si, por el contrario, dedicamos más tiempo y esfuerzos al entrenamiento de fuerza, entonces los cálculos son los siguientes:

  • Sedentario: Proteínas necesarias al día (g) = 1 x peso corporal (kg)
  • Actividad física ligera: Proteínas necesarias al día (g) = 1.4 x peso corporal (kg)
  • Actividad física moderada: Proteínas necesarias al día (g) = 1.6 x peso corporal (kg)
  • Actividad física intensa: Proteínas necesarias al día (g) = 2.0 x peso corporal (kg)
  • Actividad física muy intensa: Proteínas necesarias al día (g) = 2.2 x peso corporal (kg)

 

¿En cuántas comidas repartir la proteína para ganar músculo?

Aunque mucha gente tiene la idea de reducir al máximo la degradación de proteínas musculares, este proceso es necesario para un correcto funcionamiento del organismo y, además, es un proceso menos importante que no presenta tantas fluctuaciones como se puede llegar a pensar popularmente.

De esta forma, la síntesis proteica muscular adquiere un papel protagonista y, aunque ambos procesos ocurren a la vez, cuanto más supere la síntesis a la degradación de proteínas, más músculo podremos ganar.

Si no aprovechamos las oportunidades para estimular la síntesis de proteínas musculares a lo largo del día, es posible que perdamos algunos beneficios.

Si queremos mantener la síntesis de proteínas musculares elevada la mayor cantidad de tiempo posible y asegurarnos de tener todos los componentes básicos disponibles para crear nuevas proteínas musculares y apoyar la hipertrofia muscular, entonces nuestra dieta debería tener algunas comidas durante el día que proporcionen proteínas (3 o 4, por lo menos) (Figura 2).

No es estrictamente necesario cumplir con estas recomendaciones, porque el total de proteína diaria es más importante que la distribución de la misma (revisión). Es decir, que sí con dos o seis comidas te encuentras mucho mejor y cuadra mejor con tu día a día, también vas a obtener buenos resultados…

 

¿Tanto como comiendo 3 o 4 veces al día?

A priori, parece que no, pero si no puedes sostener esas 3 o 4 comidas diarias, es mejor que encuentres algo que sí puedas mantener en el tiempo.

Figura 2. Distribución de las proteínas a lo largo de las comidas del día. Protocolo óptimo de 4 comidas para un sujeto de 85 kg de peso corporal que entrena fuerza, en el que se alcanzan las recomendaciones de proteínas totales al día y además también se alcanza la máxima síntesis proteica muscular en todas las comidas del día.

 

¿Es importante la proteína peri-entrenamiento?

La ingesta de proteínas antes, durante y después del entrenamiento de fuerza es un tema ampliamente debatido en la comunidad científica y entre los entusiastas del fitness.

Existen diferentes teorías y opiniones sobre la importancia de la ingesta de proteínas en relación con el ejercicio, así como sobre la existencia de una "ventana anabólica" óptima para maximizar los efectos anabólicos del entrenamiento de fuerza.

Para comprender mejor la importancia de la ingesta de proteínas en relación con el entrenamiento de fuerza, es fundamental entender el papel que desempeñan las proteínas en el cuerpo.

Las proteínas son macronutrientes esenciales que están compuestos por aminoácidos, los cuales son los bloques de construcción de los tejidos musculares. Durante el entrenamiento de fuerza, se puede producir un daño muscular microscópico en las fibras musculares, y el proceso de reparación y reconstrucción de estas fibras requiere una ingesta adecuada de proteínas.

Una de las teorías más conocidas es la de la "ventana anabólica", que sugiere que existe un período de tiempo después del ejercicio en el que el cuerpo es más sensible a la síntesis de proteínas y que consumir proteínas durante esta ventana maximiza los efectos anabólicos del entrenamiento.

Sin embargo, investigaciones más recientes han puesto en duda la existencia de esta ventana anabólica y han encontrado que la distribución de la ingesta de proteínas a lo largo del día puede ser más relevante que el momento exacto alrededor del entrenamiento (revisión).

 

Ingesta de proteínas antes del entrenamiento

En cuanto a la ingesta de proteínas antes del entrenamiento, algunos estudios sugieren que consumir proteínas de alta calidad antes del ejercicio puede aumentar la síntesis de proteínas musculares y mejorar la recuperación post-entrenamiento.

Hace ya algunos años, un estudio publicado en la revista American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism examinó los efectos de la ingesta de proteínas juntos con hidratos de carbono antes del ejercicio, mostrando que consumir proteínas de suero de leche juntos con hidratos de carbono antes del entrenamiento aumentó significativamente la síntesis de proteínas musculares.

Sin embargo, otros estudios, como este, de Breen et al. en 2011, no han demostrado lo mismo. Por tanto, también hay intervenciones que han encontrado que la ingesta de proteínas antes del entrenamiento no tiene un impacto significativo en la síntesis de proteínas musculares.

Es importante tener en cuenta que los estudios sobre la ingesta de proteínas antes del ejercicio a menudo tienen limitaciones, como un tamaño de muestra pequeño, diseños experimentales diferentes y falta de consenso en la definición de una "ventana anabólica" específica antes del entrenamiento. Esto dificulta la extracción de conclusiones definitivas sobre la cantidad y el momento óptimo de la ingesta de proteínas pre-entreno.

Así que, actualmente existe una falta de consenso en la literatura científica sobre la cantidad y el momento óptimo de la ingesta de proteínas antes del ejercicio, si se evalúa de manera aislada. Parece que tiene más importancia visto en conjunto, junto a la ingesta de proteínas durante el entrenamiento y el tiempo que pasa entre el entrenamiento y la siguiente ingesta de proteínas.

 

Ingesta de proteínas durante el entrenamiento

En cuanto a la ingesta de proteínas durante el entrenamiento, la evidencia científica es limitada y no hay suficientes estudios para respaldar una recomendación específica en este sentido.

Dado que el ejercicio supone un estímulo estresante para el cuerpo, algunas investigaciones sugieren que la ingesta de proteínas durante el entrenamiento podría ser beneficiosa para contrarrestar el catabolismo muscular y mejorar la síntesis de proteínas. Sin embargo, la mayoría de los estudios se han centrado en la suplementación de proteínas en forma de aminoácidos o proteínas hidrolizadas, y los resultados han sido mixtos. Puede que ayuden o puede que sea irrelevante.

Es cierto que hay algunas investigaciones, como la de Børsheim et al., (2004) o la de Howarth et al., (2010), que han demostrado que la ingesta de aminoácidos y/o proteínas durante el ejercicio pueden aumentar la síntesis de proteínas musculares durante el ejercicio y durante las primeras horas de recuperación en comparación con la ausencia de ingesta, pero eso no necesariamente significa que las ganancias de masa muscular vayan a ser mayores.

Normalmente, en los casos en los que se recomienda la ingesta durante el ejercicio, se tiende a recomendar aminoácidos esenciales, pero solo en determinados contextos.

Por ejemplo, en etapas de déficit calórico muy acentuado, con entrenamiento en ayunas, esperando que la suplementación con aminoácidos esenciales reduzca la descomposición de proteínas musculares durante el entrenamiento. Sin embargo, aunque esto puede ocurrir, no tendrá un impacto significativo en la creación de masa muscular en comparación con un placebo.

A día de hoy, por tanto, la suplementación intraentreno con proteínas o aminoácidos no es algo que se suela recomendar en la inmensa mayoría de casos.

 

Ingesta de proteína después del entrenamiento

En cuanto a la ingesta de proteínas después del entrenamiento, hay un consenso general en la comunidad científica de que la ingesta de proteínas después del ejercicio sí es más importante para la síntesis de proteínas musculares y la recuperación, teniendo en cuenta siempre el tiempo que ha pasado desde la última ingesta proteica.

Varios estudios han demostrado que la ingesta de proteínas después del entrenamiento estimula la síntesis de proteínas musculares y promueve la recuperación y el crecimiento muscular, tomando un promedio de tiempo desde la última ingesta proteica de unas 3 o 4 horas.

Esto pudo evaluarse en 2018, en un metanálisis en el cual se observó un pequeño efecto ergogénico temporal al tomar proteína de alto valor biológico en las primeras horas tras haber finalizado el entrenamiento, acelerando la recuperación de la función muscular después del mismo.

No obstante, en cuanto a la existencia de una "ventana anabólica" óptima, donde la ingesta de proteínas sería más efectiva para maximizar los efectos anabólicos del entrenamiento, la evidencia científica no es concluyente (metanálisis, revisión).

Algunos estudios han sugerido que existe una ventana de tiempo limitada después del ejercicio durante la cual el cuerpo es más sensible a la síntesis de proteínas (unas 6 horas), pero otros estudios han mostrado que la distribución de la ingesta de proteínas a lo largo del día es más relevante que el momento exacto alrededor del entrenamiento.

Es importante destacar que, aunque la ingesta de proteínas después del ejercicio es fundamental para la síntesis de proteínas musculares y la recuperación, esto debe valorarse en el contexto determinado de cada persona. Alguien que lleve 6 horas sin comer y haya entrenado en ayunas necesitaría con más urgencia las proteínas después de entrenar que alguien que haya comido proteína 1 hora antes de entrenar y haya tenido un entrenamiento de apenas 60 minutos.

La mejor recomendación posible es intentar tener una distribución de ingesta proteica más o menos equitativa a lo largo del día, con 3 o 4 comidas que incluyan proteínas, a razón de 0.4 – 0.5 gramos de proteína / kg peso en cada una de ellas, y que las más cercanas al entrenamiento no disten más de 6 horas entre sí.

 

Resumen y conclusiones

En resumen, la ingesta de proteínas es uno de los pilares fundamentales para la construcción de masa muscular. Sería recomendable establecer un rango diario de 1.6 – 2.2 gramos de proteína / kg peso, dependiendo del nivel de actividad física, la experiencia de entrenamiento y el estatus nutricional.

Nuestra calculadora te facilita estos cálculos.

Pero, además, debes tener en cuenta que si bien la evidencia científica no respalda de manera concluyente la existencia de una ventana anabólica óptima, existe consenso en que la ingesta de proteínas después del ejercicio es un poco más importante durante las 6 horas posteriores a haber terminado de entrenar, siempre y cuando se realice el entrenamiento con alguna comida previa (1 – 2 horas antes) (metanálisis).

No obstante, una distribución equilibrada de la ingesta de proteínas a lo largo del día, combinada con fuentes de proteínas de alta calidad, es fundamental para maximizar los efectos anabólicos del entrenamiento de fuerza. Esto es más importante que cumplir con un timing concreto alrededor del entrenamiento.

  • Tipton, K. D., Rasmussen, B. B., Miller, S. L., Wolf, S. E., Owens-Stovall, S. K., Petrini, B. E., & Wolfe, R. R. (2001). Timing of amino acid-carbohydrate ingestion alters anabolic response of muscle to resistance exercise. American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism281(2 44-2), E197-E206.
  • Børsheim, E., Aarsland, A., & Wolfe, R. R. (2004). Effect of an amino acid, protein, and carbohydrate mixture on net muscle protein balance after resistance exercise. International journal of sport nutrition and exercise metabolism14(3), 255-271.
  • World Health Organization, & United Nations University. (2007). Protein and amino acid requirements in human nutrition(Vol. 935). World Health Organization.
  • Howarth, K. R., Phillips, S. M., MacDonald, M. J., Richards, D., Moreau, N. A., & Gibala, M. J. (2010). Effect of glycogen availability on human skeletal muscle protein turnover during exercise and recovery. Journal of Applied Physiology109(2), 431-438.
  • EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA). (2012). Scientific opinion on dietary reference values for protein. EFSA Journal10(2), 2557.
  • Fagt, S. (2012). Nordic dietary surveys: study designs, methods, results and use in food-based risk assessments. Nordic Council of Ministers.
  • Aragon, A. A., & Schoenfeld, B. J. (2013). Nutrient timing revisited: is there a post-exercise anabolic window?. Journal of the international society of sports nutrition10(1), 5.
  • Bauer, J., Biolo, G., Cederholm, T., Cesari, M., Cruz-Jentoft, A. J., Morley, J. E., ... & Boirie, Y. (2013). Evidence-based recommendations for optimal dietary protein intake in older people: a position paper from the PROT-AGE Study Group. Journal of the american Medical Directors association14(8), 542-559.
  • Burd, N. A., Gorissen, S. H., & Van Loon, L. J. (2013). Anabolic resistance of muscle protein synthesis with aging. Exercise and sport sciences reviews41(3), 169-173.
  • Schoenfeld, B. J., Aragon, A. A., & Krieger, J. W. (2013). The effect of protein timing on muscle strength and hypertrophy: a meta-analysis. Journal of the International Society of Sports Nutrition10(1), 53.
  • Morton, R. W., McGlory, C., & Phillips, S. M. (2015). Nutritional interventions to augment resistance training-induced skeletal muscle hypertrophy. Frontiers in physiology6, 245.
  • Pasiakos, S. M., McLellan, T. M., & Lieberman, H. R. (2015). The effects of protein supplements on muscle mass, strength, and aerobic and anaerobic power in healthy adults: a systematic review. Sports medicine45, 111-131.
  • Antonio, J., Ellerbroek, A., Silver, T., Vargas, L., Tamayo, A., Buehn, R., & Peacock, C. A. (2016). A high protein diet has no harmful effects: a one-year crossover study in resistance-trained males. Journal of nutrition and metabolism2016.
  • Deutsche Gesellschaft für Ernährung, Österreichische Gesellschaft für Ernährung, Schweizerische Gesellschaft für Ernährung. Referenzwerte fur die Nährstoffzufuhr. Bonn; 2017.
  • Jäger, R., Kerksick, C. M., Campbell, B. I., Cribb, P. J., Wells, S. D., Skwiat, T. M., ... & Antonio, J. (2017). International society of sports nutrition position stand: protein and exercise. Journal of the International Society of Sports Nutrition14(1), 20.
  • Schoenfeld, B. J., Aragon, A. A., Wilborn, C., Urbina, S. L., Hayward, S. E., & Krieger, J. (2017). Pre-versus post-exercise protein intake has similar effects on muscular adaptations. PeerJ5, e2825.
  • Berryman, C. E., Lieberman, H. R., Fulgoni III, V. L., & Pasiakos, S. M. (2018). Protein intake trends and conformity with the Dietary Reference Intakes in the United States: analysis of the National Health and Nutrition Examination Survey, 2001–2014. The American journal of clinical nutrition108(2), 405-413.
  • Davies, R. W., Carson, B. P., & Jakeman, P. M. (2018). The effect of whey protein supplementation on the temporal recovery of muscle function following resistance training: A systematic review and meta-analysis. Nutrients10(2), 221.
  • Kerksick, C. M., Wilborn, C. D., Roberts, M. D., Smith-Ryan, A., Kleiner, S. M., Jäger, R., ... & Kreider, R. B. (2018). ISSN exercise & sports nutrition review update: research & recommendations. Journal of the international society of sports nutrition15(1), 38.
  • Morton, R. W., Murphy, K. T., McKellar, S. R., Schoenfeld, B. J., Henselmans, M., Helms, E., ... & Phillips, S. M. (2018). A systematic review, meta-analysis and meta-regression of the effect of protein supplementation on resistance training-induced gains in muscle mass and strength in healthy adults. British journal of sports medicine52(6), 376-384.
  • Stokes, T., Hector, A. J., Morton, R. W., McGlory, C., & Phillips, S. M. (2018). Recent perspectives regarding the role of dietary protein for the promotion of muscle hypertrophy with resistance exercise training. Nutrients10(2), 180.
  • Tipton, K. D., Hamilton, D. L., & Gallagher, I. J. (2018). Assessing the role of muscle protein breakdown in response to nutrition and exercise in humans. Sports Medicine48(1), 53-64.
  • Groenendijk, I., den Boeft, L., van Loon, L. J., & de Groot, L. C. (2019). High versus low dietary protein intake and bone health in older adults: a systematic review and meta-analysis. Computational and structural biotechnology journal17, 1101-1112.
  • Iraki, J., Fitschen, P., Espinar, S., & Helms, E. (2019). Nutrition recommendations for bodybuilders in the off-season: A narrative review. Sports7(7), 154.
  • Morton, R. W., Colenso-Semple, L., & Phillips, S. M. (2019). Training for strength and hypertrophy: an evidence-based approach. Current Opinion in Physiology10, 90-95.
  • Richter, M., Baerlocher, K., Bauer, J. M., Elmadfa, I., Heseker, H., Leschik-Bonnet, E., ... & German Nutrition Society (2019). Revised reference values for the intake of protein. Annals of Nutrition and Metabolism74(3), 242-250.
  • O’Bryan, K. R., Doering, T. M., Morton, R. W., Coffey, V. G., Phillips, S. M., & Cox, G. R. (2020). Do multi-ingredient protein supplements augment resistance training-induced gains in skeletal muscle mass and strength? A systematic review and meta-analysis of 35 trials. British journal of sports medicine54(10), 573-581.
  • Wirth, J., Hillesheim, E., & Brennan, L. (2020). The role of protein intake and its timing on body composition and muscle function in healthy adults: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. The Journal of nutrition150(6), 1443-1460.
  • Aragon, A.A. (2021). Protein: All of Your Burning Questions Answered. 1st ed. Los Ángeles. Alan Aragon.
  • Aragon, A. A., Tipton, K. D., & Schoenfeld, B. J. (2022). Age-related muscle anabolic resistance: inevitable or preventable?. Nutrition Reviews.
  • Camera, D. M. (2022). Evaluating the effects of increased protein intake on muscle strength, hypertrophy and power adaptations with concurrent training: a narrative review. Sports Medicine52(3), 441-461.
  • Coelho-Júnior, H. J., Calvani, R., Tosato, M., Landi, F., Picca, A., & Marzetti, E. (2022). Protein Intake and Physical Function In Older Adults: A Systematic Review and Meta-analysis. Ageing Research Reviews, 101731.
  • Hartono, F. A., Martin-Arrowsmith, P. W., Peeters, W. M., & Churchward-Venne, T. A. (2022). The effects of dietary protein supplementation on acute changes in muscle protein synthesis and longer-term changes in muscle mass, strength, and aerobic capacity in response to concurrent resistance and endurance exercise in healthy adults: a systematic review. Sports Medicine52(6), 1295-1328.
  • Tagawa, R., Watanabe, D., Ito, K., Otsuyama, T., Nakayama, K., Sanbongi, C., & Miyachi, M. (2022). Synergistic effect of increased total protein intake and strength training on muscle strength: a dose-response meta-analysis of randomized controlled trials. Sports Medicine-Open8(1), 1-12.
  • Nunes, E. A., Colenso‐Semple, L., McKellar, S. R., Yau, T., Ali, M. U., Fitzpatrick‐Lewis, D., ... & Phillips, S. M. (2022). Systematic review and meta‐analysis of protein intake to support muscle mass and function in healthy adults. Journal of cachexia, sarcopenia and muscle13(2), 795-810.
¿Quieres formarte como entrenador o dietista con Fit Generation?
Otras calculadoras relacionadas
Scroll al inicio