Test Natural o Chuzado

😲 ¿Quieres saber si un atleta es natural o usa química?

Esta calculadora te dará el % de posibilidades de que una persona sea natural.

⬇️ Explicación e interpretación de la calculadora:

En el mundo del fitness, alcanzar un físico musculoso y definido es el resultado de horas de entrenamiento intenso, una nutrición adecuada y una disciplina férrea. Sin embargo, también es un campo donde la línea entre el éxito natural y el uso de ayudas químicas puede ser difusa. ¿Cómo podemos saber si alguien ha alcanzado su físico mediante un arduo trabajo y una alimentación adecuada, o si ha recibido una "ayuda" en forma de esteroides u otras sustancias?

Para la comunidad, esta pregunta es más que un simple debate; es una cuestión de integridad, salud y honestidad. Es por ello por lo que hemos desarrollado esta herramienta: una calculadora que te ayudará a estimar si alguien es natural o no, basada en indicadores físicos y de progreso.

Pero antes de sumergirnos en la explicación del funcionamiento de esta calculadora, es importante entender algunas ideas sobre el mundo de los esteroides, sus efectos y cómo afectan al cuerpo humano.

Test de naturalidad

¿Cómo saber si una persona es natural o usa química?

¿Existe acaso una manera precisa de determinar si alguien está usando esteroides?

Ya sea porque te lo estés preguntando sobre alguien a quien sigues en Instagram, un culturista o incluso uno de tus amigos, es importante tener una buena idea de lo que es posible lograr de forma natural si estás planteándote entrenar durante años: plantear objetivos realistas es fundamental para conseguir adherencia al proceso de aumentar masa muscular (artículo).

➜ Aunque la mayoría de la gente asumirá instantáneamente que se están utilizando esteroides cuando vean músculos grandes, un bajo porcentaje de grasa corporal y algunas venas, la realidad es que la masa muscular por sí sola no es un indicador tan confiable como piensas del uso de esteroides.

Aunque pueda resultarte sorprendente, existen prodigios de la naturaleza, del esfuerzo y del bien hacer que puedan llegar a tener Índices de Masa Libre de Grasa (FFMI) superiores a 26 puntos, en el caso de los hombres, y superior a 22 puntos, en el caso de las mujeres. Teniendo en cuenta que los límites preestablecidos para esta variable siempre se han considerado inferiores para determinar si alguien es natural o no, podría parecer que estas personas, automáticamente, estén utilizado ayudas, a pesar de que no tiene por qué ser así.

Verás; hace más de 70 años – aunque parezca algo lejano, no lo es tanto – durante el periodo previo a que los esteroides estuvieran disponibles, el título de Mr. América (precursor del actual Mr. Olympia) con mayor FFMI tenía 27.3 puntos, lo cual podría entenderse como un límite conservador (Figura 1).

John Grimek y George Eiferman

Figura 1. John Grimek, a la izquierda, y George Eiferman, a la derecha. Grimek fue uno de los culturistas de mayor envergadura antes de que los esteroides estuvieran disponibles (FFMI=26.9) y Eiferman durante la época en las que no existía apenas disponibilidad de ellos (FFMI=28).

En la actualidad, hay claros ejemplo de campeones de culturismo natural WNBF que se elevan por encima de índices de FFMI de 26 puntos cuando están en competición, con más de 100 kg de peso corporal. Evidentemente, son la minoría.

➜ Así que, para tener una perspectiva general de los signos que podrían sugerir que los esteroides están involucrados en el progreso de una persona, aquí te presentamos algunos datos a los que deberías prestar atención:

👉 Prevalencia de uso de los esteroides

Es posible que te sorprenda saber que la cantidad de personas que usan esteroides es mucho mayor de lo que la mayoría piensa; al menos, en términos absolutos.

Evidentemente, en el ámbito competitivo del culturismo esto es una obviedad, con evidencia que ha demostrado que más de la mitad de los culturistas masculinos (54 – 76%) usan esteroides de manera regular, en comparación con el 10 – 40% de las competidoras femeninas (estudioestudioestudio, estudio).

Pero es que incluso en usuarios promedio de gimnasio de todo el mundo la prevalencia del uso y abuso de esteroides anabólicos androgénicos y química alcanza una incidencia del 5%, siendo los usuarios más frecuentes los hombres de 18 a 35 años (estudiometanálisis).

➜ Si analizamos las cifras por países, en Estados Unidos 🇺🇸 alcanza una incidencia del 0.9% en hombres y del 0.1% en mujeres respecto al total de la población; en Polonia 🇵🇱, la incidencia es del 0.6% en hombres y del 0.3% en mujeres; y en Noruega 🇳🇴, la incidencia es del 3% en hombres y del 1% en mujeres (metanálisismetanálisis).

Asimismo, en España 🇪🇸, por ejemplo, de toda la gente que entrena en los gimnasios, la prevalencia es del 7.9% en hombres de 18 años, y algo mayor, del 12%, en hombres de 27 años (estudio).

Así que, el análisis de la prevalencia de uso de esteroides en una determinada población, como ves, puede proporcionar información útil para sacar deducciones útiles, pero siempre aproximadas, sobre la probabilidad de que alguien sea natural o esté utilizando química. 

Si, por ejemplo, en tu país hay determinadas poblaciones en las que se tiende a usar más los esteroides y se enmarca dentro de un contexto social determinado, es más probable que alguien que exhiba signos de uso de esteroides también esté utilizando química. 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que este no es el único factor a considerar al determinar si alguien está usando esteroides. Es solo uno de los varios indicadores que pueden utilizarse en conjunto para evaluar la probabilidad de uso de esteroides.

👉 Índice de Masa Libre de Grasa (FFMI)

De lejos, uno de los mejores indicadores del uso de esteroides, además de un análisis de sangre, es verificar el Índice de Masa Libre de Grasa (FFMI) de alguien, ya que los esteroides incrementan la masa muscular de una persona de manera dosis – dependiente (estudio, revisión). 

El FFMI, mide cuánta masa muscular tiene alguien en relación a su altura; y, de hecho, tú mismo puedes calcular el tuyo en esta calculadora. Se ha considerado desde hace muchos años como uno de los marcadores más útiles para acertar con la probabilidad de que alguien sea natural o utiliza química.

Todo ello lo tienes profundamente explicado y analizado en el link anterior a la calculadora de FFMI, pero se podría resumir la cuestión en que si alguien tiene un FFMI por encima de 25.5, sería alguien más musculado que el ganador promedio del Mr. América (precursor del actual Mr. Olympia) de la era pre-esteroides, lo que podría indicar, como puedes intuir, el uso de (algo de) química (Figura 2).

Para mujeres, el límite se sitúa algo por debajo, concretamente, en torno a un FFMI de 20.6 puntos, teniendo en cuenta que, como se ha podido observar en diversas investigaciones, en los deportes olímpicos, las mujeres tienen alrededor del 80 – 85% de masa magra que sus homólogos masculinos. Esta cifra es similar en aquellas mujeres que no son competidoras de élite, aunque en estos casos hay más variabilidad (revisión, metanálisis).

➜ Esta variable, el FFMI, además, es el que nosotros utilizamos en esta calculadora para indicar la probabilidad de uso de química atendiendo a que el sitio en el que vives cumple con la prevalencia estándar de uso de esteroides que has visto en el párrafo anterior.

Eso sí, es importante tener en cuenta que el límite fijado no es definitivo; de ahí que indiquemos una probabilidad en formato de porcentaje y no una dicotomía de  o no. El FFMI es un indicador que, si bien puede sugerir el uso de esteroides, no se puede tomar como una regla absoluta.

Índice de Masa Libre de Grasa

Figura 2. De manera aproximada, si alguien tiene un FFMI por encima de 25.5, lo cual significaría que sería alguien más musculado que los físicos más musculados de la era pre-esteroides, podría ser indicativo de una mayor probabilidad del uso de (algo de) química.

👉 Ganancias musculares demasiado rápidas

Además de aumentar la cantidad total de músculo en comparación con alguien “natural” , los esteroides también incrementan la velocidad a la que ocurre ese crecimiento muscular. 

A todos nos encantaría poder ganar masa muscular de manera rápida, y pese a que hay algunas estrategias que pueden acelerar el proceso, lo más habitual es que lleve su (mucho) tiempo. Si alguien ha cambiado radicalmente su físico en cuestión de unas semanas, es bastante sospechoso.

➜ El clásico estudio de​ Bashin y cols. (1996) al que solemos acudir para justificar esta afirmación es verdaderamente significativo. En él, durante 10 semanas, se compararon cuatro grupos de hombres, de entre 19 y 40 años y con experiencia entrenando de al menos 6 meses:

  • Un grupo que no usó esteroides y no entrenó.
  • Un grupo que usó esteroides (600 mg semanales de enantato de testosterona) y no entrenó.
  • Un grupo que no usó esteroides y entrenó.
  • Un grupo que usó esteroides (600 mg semanales de enantato de testosterona) y entrenó.

Los resultados fueron sorprendentes, aunque esperados: tras las 10 semanas, los hombres que tomaron esteroides ganaron hasta tres veces más músculo que aquellos que solo hacían ejercicio sin esteroides (6.1 kg vs. 2.1 kg, respectivamente). Pero no sólo eso, sino que los que usaron esteroides y no entrenaron ganaron más músculo que los que entrenaron y no usaron esteroides (+50%, aproximadamente).

➜ Del mismo modo, este metanálisis más reciente también ha demostrado lo que ya sabemos: el FFMI aumenta en mayor proporción en un intervalo de tiempo dado (ej. algunas semanas) en usuarios de esteroides en comparación con no usuarios. De hecho, el aumento es mayor en personas jóvenes que en adultos mayores de 50 años. La fuerza también se ve mejorada, pero debido a que no existe una correlación directamente proporcional entre fuerza y masa muscular, las cifras de mejora son diferentes a las que se observan en la masa muscular.

Por tanto, y aunque, sí, existen personas que tienen mejores condiciones genéticas y pueden ganar músculo naturalmente más rápido, además de los principiantes (artículo), uno de los indicativos también más fiables de que alguien pueda estar usando ayudas farmacológicas es la rapidez con la que gana masa muscular y fuerza. Tanto como que puede llegar a hacerlo 2 o 3 veces más rápido (en promedio) que alguien que no use.

👉 Ginecomastia

Otro signo común del uso de algunas ayudas farmacológicas es la ginecomastia (Figura 3), que es el crecimiento del tejido mamario en los hombres. La investigación ha demostrado que el 37 – 60% de los usuarios de esteroides experimentan ginecomastia (estudio, revisión, revisión).

Ginecomastia por el uso y abuso de química

Figura 3. Ginecomastia causada por el uso y abuso de química (izquierda) y operación quirúrgica para solventarla (derecha) (fuente de la imagen).

Este efecto secundario no deseado se produce por la alteración del equilibrio entre los andrógenos y los estrógenos durante o después de la administración de esteroides anabólicos. Varios esteroides anabólicos, incluyendo la testosterona, pueden aromatizar a estrógenos; y, como resultado, no es raro encontrar niveles suprafisiológicos de estradiol en los abusadores de esteroides anabólicos (revisión).

Los inhibidores de la aromatasa y los fármacos antiestrógenos como el tamoxifeno y el clomifeno son frecuentemente utilizados por los usuarios de esteroides, ya sea como terapia post-ciclo (PCT) o para tratar o prevenir la ginecomastia. Y, aunque los síntomas suelen ser transitorios, la ginecomastia puede persistir después de dejar de usar esteroides anabólicos, incluso aunque se trate con terapia médica común (20 mg de tamoxifeno).

Tanto es así que para la ginecomastia recurrente o persistente, se debe considerar el tratamiento quirúrgico.

👉 Acné

Otro signo común y efecto secundario de todos los que pueden presentarse por el uso de esteroides y ciertas ayudas farmacológicas que puedes encontrar en esta Guía de información sobre los esteroides anabolizantes editada por la Generalitat Valenciana, y que, además, probablemente hayas escuchado y visto antes es el acné. Por lo general, aparece en la cara, los hombros, pecho o espalda, o en una combinación de los tres.

Como ya sabes, los esteroides anabólicos androgénicos aumentan los niveles de testosterona, lo que a su vez puede aumentar la producción de sebo en la piel (estudio, estudio). El sebo es una sustancia oleosa y cerosa producida por las glándulas sebáceas de la piel. Cuando se produce en exceso, puede obstruir los poros de la piel y causar la formación de granos y espinillas.

Los esteroides también pueden aumentar la sensibilidad de las glándulas sebáceas a la testosterona, lo que resulta en una mayor producción de sebo (revisión). Esta producción adicional de sebo puede provocar la obstrucción de los poros y el desarrollo de acné.

El acné inducido por esteroides tiende a desarrollarse en esas áreas que hemos mencionado antes (cara, hombros, pecho y espalda) donde hay una alta concentración de glándulas sebáceas.

Además del aumento de la producción de sebo, claro, los esteroides pueden afectar al equilibrio hormonal del cuerpo, lo que también puede contribuir al desarrollo de acné. Por ejemplo, los esteroides pueden aumentar los niveles de hormonas como la dihidrotestosterona (DHT), que en algunas personas está relacionada con el desarrollo del acné (revisión).

👉 Piel característica

Los usuarios de esteroides, además, generalmente tienen una piel característica; diferente, sin duda, a las de una persona que no usa. Esto se hace más notorio aún cuando el porcentaje de grasa corporal es muy bajo (Figura 4).

Piel característica uso esteroides

Figura 4. La piel de los usuarios de esteroides tiene una textura diferente a la de los no usuarios. Esto puede deberse a alguno(s) de los múltiples efectos de estas sustancias, y se percibe con más detalle cuando el índice graso es muy bajo.

La causa fisiológica de que el uso de esteroides pueda identificarse por el aspecto de la piel de quienes los usan está relacionada con varios efectos secundarios de estos compuestos en el cuerpo humano.

➜ Además del aumento visible de la masa muscular, los esteroides, tanto inyectables como orales, y otros péptidos (ej. hormona del crecimiento, hGH), promueven la reducción de la grasa subcutánea, el aumento de la densidad de la sangre a través del hematocrito, así como variaciones en el contenido de proteoglicanos de la piel (aportan hidratación, firmeza y elasticidad a la piel) (estudio, revisión), lo cual puede hacer que las capas de la piel (epidermis y dermis, fundamentalmente) cambien sus propiedades viscoelásticas y se vuelvan más gruesas (estudio).

La piel de los culturistas a veces también adquiere un brillo rojizo provocado por la retención de agua que estos compuestos generan, lo que aumenta la presión arterial y la vascularización; signos que también se pueden percibir con facilidad y, cuanto menos, plantear la posibilidad de que quien los muestra sea usuario de química.

👉 Comportamiento más agresivo

Finalmente, el último signo al que podemos acudir para saber si alguien usa química y que puede apoyar cualquier otro de los que ya hemos mencionado, es uno de los más comunes (aunque no ocurre en todos los usuarios) y que probablemente hayas escuchado como la "ira de los esteroides" o, en general, el comportamiento agresivo.

Aumentar significativamente tus niveles de testosterona con esteroides puede llevar a un comportamiento más agresivo en comparación con esa misma persona antes de usarlos o una vez que han dejado de hacerlo. Los estudios han demostrado que el 20 – 60% de los usuarios de esteroides anabólicos experimentan aumentos de irritabilidad y agresividad (estudio, estudio, revisión). De hecho, es curioso, pero, por razones desconocidas, estos efectos parecen idiosincrásicos; la mayoría de los usuarios muestran pocos efectos conductuales, pero una minoría desarrolla efectos graves.

➜ Y sí, es cierto que estos comportamientos pueden reflejar parcialmente problemas psicológicos previos, factores socioculturales adversos o efectos no deseados en relación a las expectativas que tenían con su uso, pero la evidencia acumulada sugiere que también son atribuibles a los efectos biológicos de los propios compuestos.

El mecanismo de estos efectos sigue siendo especulativo, pero los datos preliminares sugieren un posible papel de las regiones del cerebro involucradas en la reactividad emocional, como la amígdala, y las regiones involucradas en el control cognitivo, incluida la corteza frontal (estudio).

En resumen, aunque cada señal por sí sola no es 100% precisa, observando varias de estas señales sí que podrías tener sospechas e indicios suficientes para identificar si es usuario de química.

¿Cuál es el indicador más fiable para saber si una persona usa esteroides?

Como acabamos de ver, para determinar si alguien está utilizando esteroides sin una confesión clara y honesta, hay varios indicadores a tener en cuenta. 

Cada uno de ellos por separado es poco probable que sea lo suficientemente sólido como para poder tener certeza en nuestras sospechas de uso de química, pero cuando se dan varios a la vez, obviamente, todo parece aclararse.

Aun así, si tuviéramos que escoger un único indicador, sería más bien un conjunto de tres.

➜ En primer lugar, de todos ellos, uno de los más fiables es el Índice de Masa Libre de Grasa (FFMI), que mide cuánta masa muscular tiene alguien en relación con su altura. Como hemos mencionado ya, podemos aceptar que aquellos con un FFMI por encima de 25.5 (20.6 para mujeres) tienen altísimas probabilidades de estar utilizando química, especialmente si existe una alta prevalencia de uso entre la población con la que le comparemos.

Esta es la premisa fundamental en la que se basa esta calculadora, en la que establecemos un algoritmo determinado por tus respuestas a las preguntas iniciales para aplicar métodos de probabilidad estadística (podrás ver la fórmula exacta en el siguiente apartado).

➜ La rapidez a la que se dan esas ganancias musculares también pueden ser un indicio de uso de química, especialmente cuando se acompañan de esos valores altos de FFMI. Recuerda, como hemos dicho antes, los usuarios de esteroides pueden llegar a ganar masa muscular tres veces más rápido que los naturales.

➜ Y, para completar la tríada, la piel característica de los usuarios de esteroides, con poros más grandes, menos elasticidad, más gruesa, y con un cierto tono rojizo debido a la retención de agua y una mayor vascularización, también es un indicativo muy claro de uso de química.

Saber si una persona usa esteroides

¿Cuál es la fórmula utilizada en esta calculadora para saber si alguien usa química?

Esta calculadora se basa en probabilidad estadística gracias a un trabajo totalmente atribuible a Greg Nuckols, quien en un excelente esfuerzo por aportar claridad a la comunidad fitness, realizó una revisión sobre el tema con decenas de datos disponibles de diferentes estudios a lo largo de décadas de investigación.

Para llegar a la ecuación precisa, debes introducir los siguientes datos en esta calculadora:

    1. Sexo: Hombre o mujer
    2. Altura (cm) (A)
    3. Peso (kg) (P)
    4. Porcentaje graso (%) (G)

Y, aplicando las siguientes fórmulas, la calculadora te dirá la probabilidad de que alguien use química.

♂️Hombres; probabilidad de ser natural (%):

Mujeres; probabilidad de ser natural (%):

*Nota: Hemos asumido que existe un 20% de probabilidades de que alguien utilice química en una determinada población. Es decir, que, enmarcando a la persona que quieras evaluar en un determinado grupo (por ejemplo, tu gimnasio), hay un 80% de probabilidades de que no use química. Estos cálculos permiten averiguar qué probabilidad existe de que esa persona esté verdaderamente dentro de ese 80% de gente que no usa química.

¿Es fiable este test para saber si alguien es natural o usa química?

La calculadora que hemos programado se basa en probabilidad estadística a partir de datos hallados en la evidencia científica, pero es importante tener en cuenta que ninguno de estos números pretende ser un valor exacto.

Alguien puede llegar a ganar un poco más o un poco menos de músculo de lo que predice el modelo, y con ese músculo, es posible que pueda levantar un poco más o un poco menos, dependiendo de los levantamientos para los que esté mejor preparado. Sin embargo, estos cálculos deberían indicarnos la probabilidad de manera bastante aproximada.

¿Cuánto músculo se puede ganar de forma natural?

Determinar cuánta masa muscular se puede ganar de forma natural, es decir, sin el uso de sustancias químicas que mejoren el rendimiento, es un tema complejo y sujeto a diversas variables, como puedes estar apreciando.

No lo hemos tratado con profundidad hasta ahora, pero, en primer lugar, es importante entender cómo se comporta la masa muscular a lo largo de la vida, sin tener en cuenta factores como el entrenamiento, que, obviamente, tiene una influencia superlativa en los cambios de masa muscular.

➜ Según la evidencia científica, el desarrollo de la masa muscular en condiciones normales aumenta hasta los 18 años aproximadamente, se mantiene estable hasta los 35 y, a partir de ahí, comienza la sarcopenia, la pérdida de masa muscular debido al envejecimiento. 

Se estima que a partir de esa edad, de los 35 años, se pierde alrededor del 1% de masa muscular al año, y esta pérdida se incrementa a partir de los 50 años, especialmente en las mujeres debido a la menopausia (Figura 5).

Comportamiento masa muscular a lo largo de los años

Figura 5. Comportamiento de la masa muscular a lo largo de los años. Se puede observar que a partir de los 45 – 50 años de edad, el mantenimiento de la misma se hace más difícil (Janssen et al., 2000).

Por lo tanto, para poder responder a la pregunta inicial, debemos considerar el momento en el que comenzaste a entrenar porque es un factor determinante en cuánta masa muscular puedes ganar de forma natural a lo largo de los años. Aquellos que comienzan a entrenar desde jóvenes tienen la capacidad de desarrollar más masa muscular, ya que hay más tiempo de margen antes de que comience la pérdida de masa muscular relacionada con la edad.

Algunos estudios sugieren que las personas que entrenan desde jóvenes pueden seguir aumentando su masa muscular hasta los 40 años aproximadamente, antes de experimentar un declive anual. Estas cifras varían según diversos factores como la etnia, el porcentaje de grasa corporal, la cantidad de actividad física, entre otros.

Además, cuando se inicia un programa de entrenamiento de fuerza, las ganancias de masa muscular son relativamente rápidas al principio, pero tienden a disminuir con el tiempo a medida que se acumula experiencia de entrenamiento (revisión) (Figura 6).

Progreso en el entrenamiento con cargas

Figura 6. Progreso en el entrenamiento con cargas. Curso de las adaptaciones neurales, hipertrofia muscular y fuerza a lo largo del tiempo (experiencia) (adaptado de Roberts et al., 2023).

En cualquier caso, es importante destacar que todas estas estimaciones son probabilísticas y no pueden predecir con certeza cuánta masa muscular ganará una persona a lo largo de los años de entrenamiento. No existen métodos 100% fiables para determinar el potencial genético de una persona en cuanto al desarrollo muscular.

📝 Si quieres una cifra aproximada, puedes tomar como referencia este otro artículo en el que podrás ver un análisis pormenorizado de la respuesta a esta pregunta basándonos en el Índice de Masa Libre de Grasa (FFMI) (Tabla 1):

  • El hombre promedio que no entrena tiene un FFMI en el rango de 18.9 a 19.6.
  • Un hombre que entrena habitualmente y nunca utiliza química, consigue alcanzar, en promedio, un FFMI de 20.5 a 22.3 a lo largo de su vida; lo cual significa que puede llegar a haber una diferencia máxima de 3.4 puntos de FFMI entre los que no entrenan y los que sí (naturales). Eso se traduce en 9 – 13 kg de músculo ganados a lo largo de toda su vida. 
  • Este mismo hombre promedio utilizando química de manera ciertamente razonable, es decir, no al nivel de un Mr. Olympia, puede acabar con un FFMI entre 25 y 25.5. Es decir, puede llegar a ganar 6.6 puntos de FFMI, como máximo, respecto a su yo que no entrenaba. Esto se traduce en un 20 – 24 kg de músculo ganados a lo largo de su carrera deportiva, también en función de su altura.

Valores promedio composición corporal e índices

Tabla 1. Valores promedio de composición corporal e índices FFMI y SMI en diferentes grupos de sujetos. MLG = Masa Libre de Grasa; MM = Masa Muscular; FFMI = Índice de Masa Libre de Grasa; SMI = Índice de Masa Muscular Esquelética (datos de Abe et al., 2018; McDonald, 2019).

Por lo tanto, la gente que utiliza química normalmente llegan el doble de lejos respecto su punto de partida que la gente natural; quienes, por otro lado, a lo largo de sus años entrenando, puede llegar a ganar, con un alto porcentaje de probabilidad, siempre y cuando se hagan las cosas bien, entre 9 y 13 kg magros. Evidentemente, al ser una media, habrá personas que ganen menos masa muscular a lo largo de su vida, y otras, entre las que puede que estés tú, que conseguirán acercarse a los 15 kg, o incluso a los 20 kg de gains en toda su vida.

Pero, en resumen, la cantidad de masa muscular que se puede ganar de forma natural varía mucho según numerosos factores, incluyendo el sexo, la edad de inicio del entrenamiento, la genética, la alimentación o el tipo de entrenamiento, entre otros; y no se puede predecir con certeza.

  1. Pochi, P. E., & Strauss, J. S. (1969). Sebaceous gland response in man to the administration of testosterone, delta-4-androstenedione, and dehydroisoandrosterone. The Journal of investigative dermatology, 52(1), 32–36.
  2. Hervey, G. R., Knibbs, A. V., Burkinshaw, L., Morgan, D. B., Jones, P. R., Chettle, D. R., & Vartsky, D. (1981). Effects of methandienone on the performance and body composition of men undergoing athletic training. Clinical science, 60(4), 457–461.Tricker, R., O'Neill, M. R., & Cook, D. (1989). The incidence of anabolic steroid use among competitive bodybuilders. Journal of drug education, 19(4), 313-325.
  3. Pope, H. G., Jr, & Katz, D. L. (1994). Psychiatric and medical effects of anabolic-androgenic steroid use. A controlled study of 160 athletes. Archives of general psychiatry, 51(5), 375–382.
  4. Kouri, E. M., Pope Jr, H. G., Katz, D. L., & Oliva, P. (1995). Fat-Free Mass Index in Users and Nonusers of Anabolic-Androgenic Steroids. Clinical Journal of Sport Medicine, 5(4), 223-228.
  5. Bhasin, S., Storer, T. W., Berman, N., Callegari, C., Clevenger, B., Phillips, J., ... & Casaburi, R. (1996). The effects of supraphysiologic doses of testosterone on muscle size and strength in normal men. New England Journal of Medicine, 335(1), 1-7.
  6. Piérard-Franchimont, C., Henry, F., Crielaard, J. M., & Piérard, G. E. (1996). Mechanical properties of skin in recombinant human growth factor abusers among adult bodybuilders. Dermatology, 192(4), 389-392.
  7. Giltay, E. J., & Gooren, L. J. (2000). Effects of sex steroid deprivation/administration on hair growth and skin sebum production in transsexual males and females. The Journal of clinical endocrinology and metabolism, 85(8), 2913–2921.
  8. Janssen, I., Heymsfield, S. B., Wang, Z., & Ross, R. (2000). Skeletal muscle mass and distribution in 468 men and women aged 18–88 yr. Journal of Applied Physiology, 89(1), 81-88.
  9. Hartgens, F., & Kuipers, H. (2004). Effects of androgenic-anabolic steroids in athletes. Sports medicine, 34, 513-554.
  10. Hoffman, J. R., & Ratamess, N. A. (2006). Medical issues associated with anabolic steroid use: are they exaggerated?. Journal of sports science & medicine, 5(2), 182–193.
  11. Wollina, U., Pabst, F., Schönlebe, J., Abdel-Naser, M. B., Konrad, H., Gruner, M., ... & Schreiber, G. (2007). Side-effects of topical androgenic and anabolic substances and steroids. A short review. Acta Dermatovenerol Alp Pannonica Adriat, 16(3), 117-122.
  12. Goldfield, G. S. (2009). Body image, disordered eating and anabolic steroid use in female bodybuilders. Eating disorders, 17(3), 200-210.
  13. Hackett, D. A., Johnson, N. A., & Chow, C. M. (2013). Training practices and ergogenic aids used by male bodybuilders. The Journal of Strength & Conditioning Research, 27(6), 1609-1617.
  14. Sagoe, D., Molde, H., Andreassen, C. S., Torsheim, T., & Pallesen, S. (2014). The global epidemiology of anabolic-androgenic steroid use: a meta-analysis and meta-regression analysis. Annals of epidemiology, 24(5), 383-398.
  15. Kaufman, M. J., Janes, A. C., Hudson, J. I., Brennan, B. P., Kanayama, G., Kerrigan, A. R., ... & Pope Jr, H. G. (2015). Brain and cognition abnormalities in long-term anabolic-androgenic steroid users. Drug and alcohol dependence, 152, 47-56.
  16. Sagoe, D., Torsheim, T. R., Molde, H., Andreassen, C. S., & Pallesen, S. (2015). Anabolic-androgenic steroid use in the Nordic countries: A meta-analysis and meta-regression analysis. Nordic Studies on Alcohol and Drugs, 32(1), 7-2
  17. Sanjuan, P. M., Langenbucher, J. L., & Hildebrandt, T. (2016). Mood Symptoms in Steroid Users: The Unexamined Role of Concurrent Stimulant Use. Journal of substance use, 21(4), 395–399.
  18. Tian, S., Morio, B., Denis, J. B., & Mioche, L. (2016). Age-related changes in segmental body composition by ethnicity and history of weight change across the adult lifespan. International journal of environmental research and public health, 13(8), 821.
  19. Abe, T., Buckner, S. L., Dankel, S. J., Jessee, M. B., Mattocks, K. T., Mouser, J. G., & Loenneke, J. P. (2018). Skeletal muscle mass in human athletes: What is the upper limit?. American Journal of Human Biology, 30(3), e23102.
  20. Nuckols, G (2018). Your Drug-Free Muscle and Strength Potential: Part 2. https://strongerbyscience.com. Visitado por última vez el 14 de mayo de 2024 en este link.
  21. Shree, P. (2018). The Role of Steroids and Hormones in Gynecomastia-Factors and Treatments. Journal of Steroids and Hormonal Science, 9(195), 2.
  22. Amorosi, R. (2019). La biblia del culturismo natural. Editorial Escuela de Culturismo Natural.
  23. McDonald, L. (2019). Another look at the free max index. https://bodyrecomposition.comVisitado por última vez el 14 de mayo de 2024 de este link.
  24. de Ronde, W., & Smit, D. L. (2020). Anabolic androgenic steroid abuse in young males. Endocrine connections, 9(4), R102-R111.
  25. Haynes, E. M., Neubauer, N. A., Cornett, K. M. D., O’Connor, B. P., Jones, G. R., & Jakobi, J. M. (2020). Age and sex-related decline of muscle strength across the adult lifespan: a scoping review of aggregated data. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism, 45(11), 1185-1196.
  26. Reyes-Vallejo, L. (2020). Current use and abuse of anabolic steroids. Actas Urológicas Españolas, 44(5), 309-313.
  27. Varanoske, A. N., Margolis, L. M., & Pasiakos, S. M. (2020). Effects of testosterone on serum concentrations, fat-free mass, and physical performance by population: a meta-analysis. Journal of the Endocrine Society, 4(9), bvaa090.
  28. Hu, T., Wei, Z., Ju, Q., & Chen, W. (2021). Sex hormones and acne: state of the art.  Journal of the German Dermatological Society, 19(4), 509-515.
  29. Manoochehri, Z., Barati, M., Faradmal, J., & Manoochehri, S. (2021). Random forest model to identify factors associated with anabolic-androgenic steroid use. BMC Sports Science, Medicine and Rehabilitation, 13, 1-10.
  30. Pope, H. G., Jr, Kanayama, G., Hudson, J. I., & Kaufman, M. J. (2021). Review Article: Anabolic-Androgenic Steroids, Violence, and Crime: Two Cases and Literature Review. The American journal on addictions, 30(5), 423–432.
  31. Schoenfeld, B., Fisher, J., Grgic, J., Haun, C., Helms, E., Phillips, S., ... & Vigotsky, A. (2021). Resistance training recommendations to maximize muscle hypertrophy in an athletic population: Position stand of the IUSCA. International Journal of Strength and Conditioning, 1(1).
  32. Bond, P., Smit, D. L., & de Ronde, W. (2022). Anabolic–androgenic steroids: How do they work and what are the risks?. Frontiers in Endocrinology, 13, 1059473.
  33. Nelson, B. S., Hildebrandt, T., & Wallisch, P. (2022). Anabolic-androgenic steroid use is associated with psychopathy, risk-taking, anger, and physical problems. Scientific reports, 12(1), 9133.
  34. Ayubi, N., Kusnanik, N. W., Herawati, L., Komaini, A., Mutohir, T. C., Callixte, C., ... & Syafawi, A. (2023). Abuse of Anabolic-Androgenic Steroids and Adverse Effects on Human Organ Health: A Review. Biointerface Research in Applied Chemistry, 13(3), 281.
  35. Escalante, G., Barakat, C., Tinsley, G. M., & Schoenfeld, B. J. (2023). Nutrition, training, supplementation, and performance-enhancing drug practices of male and female physique athletes peaking for competition. The Journal of Strength & Conditioning Research, 37(8), e444-e454.
  36. Roberts, M. D., McCarthy, J. J., Hornberger, T. A., Phillips, S. M., Mackey, A. L., Nader, G. A., ... & Esser, K. A. (2023). Mechanisms of mechanical overload-induced skeletal muscle hypertrophy: current understanding and future directions. Physiological reviews, 103(4), 2679-2757.
¿Quieres formarte como entrenador o dietista con Fit Generation?
Scroll al inicio