Manual de entrenamiento búlgaro

Redacción Fit Generation
Redacción Fit Generation

Ésta es una guía simple sobre cómo implementar el Método Búlgaro para Powerlifting. En ella, analizaremos brevemente el porqué de este sistema: Por qué entrenar con alta frecuencia puede ser muy efectivo; porqué entrenar con alta intensidad y con alta frecuencia puede ser aún más efectivo si se hace bien. Aun así, ten cuenta que éste no es el propósito principal de este e-book, pues todo esto ya es discutido en detalle en libros como “Squat Every Day” de Matt Perryman.

Asumiré que adquiriste este e-book porque ya estabas interesado en el Método Búlgaro, pero quieres aprender a implementarlo en tu propio entrenamiento – cómo introducirlo dentro de sistemas de entrenamiento más tradicionales, cómo monitorizar tu progreso y cómo implementarlo en una planificación a largo plazo.

Después de tratar la historia de este método de entrenamiento y su por qué en los tres primeros capítulos, el propósito fundamental de esta guía es que aprendas a adaptarlo a ti.

Verdadero método búlgaro
Manual de entrenamiento búlgaro 12

Si no estás familiarizado con el Método Búlgaro, éste es un breve resumen: Entrenar con cargas pesadas (+85% de tu 1RM) todos los días de la semana en los levantamientos que quieres mejorar.

Ésa es la definición simplificada con la que trabajaremos. Sin embargo, ten en cuenta que lo que describiremos a lo largo de esta guía no es el “Método Búlgaro Real”.

A menos que literalmente seas un deportista de fuerza profesional con el tiempo disponible para entrenar 2-3 veces/día 7 días a la semana bajo la supervisión de un entrenador experto que está constantemente monitorizando tu grado de fatiga, tus puntos fuertes, tus debilidades y haciendo ajustes constantes a tu entrenamiento, no estás siguiendo el “Método Búlgaro Real”.

El propósito de esta guía es coger los principios fundamentales del Método Búlgaro y enseñarte cómo aplicarlos a tu propio entrenamiento para conseguir los mejores resultados dentro del marco de una vida“normal”.

También, para dejar esto claro desde el principio, esta guía NO está dirigida a principiantes. Si éste es tu caso, podrías utilizarlo con éxito si contaras con un buen entrenador personal que supiera hacer los ajustes necesarios, pero si estás entrenando sin la supervisión de un experto, lanzarte directamente a utilizar el Método Búlgaro sin al menos un par de años de entrenamiento duro e inteligente con programas más ortodoxos no es una decisión muy sabia.

A menos que ya tengas muy buena técnica (con esto no quiero decir “técnica perfecta”, sino técnica que te permita realizar un gesto cientos de veces con un riesgo de lesión mínimo) y sepas escuchar a tu cuerpo (de nuevo, si llevas menos de dos años entrenando correctamente, puede que creas saber escuchar a tu cuerpo, pero tienes mucho margen de mejora en este aspecto), el Método Búlgaro no es para ti.

Alta intensidad y frecuencia
Manual de entrenamiento búlgaro 13

Ahora que ya sabes qué esperar de la lectura de esta guía y tenemos los conceptos básicos claros, empecemos.

Breve historia y contexto

El Método Búlgaro, como el propio nombre implica, se originó en Bulgaria. El entrenador Ivan Abadjiev se convirtió en el preparador jefe del Equipo Nacional de Halterofilia Búlgaro en 1968 y, en pocos años, lo convirtió en una máquina de ganar trofeos.

Durante su época como entrenador, el equipo de halterofilia búlgaro se llevó a casa 12 medallas de oro olímpicas y 57 medallas en total. Lo gracioso es que Bulgaria es un país de aproximadamente 9 millones de personas (algo ligeramente más que la Ciudad de Nueva York). Desde entonces (a partir de los 90), el sistema búlgaro se ha difundido a otras naciones exitosas en la halterofilia como Grecia, Turquía e Irán.

En EE.UU., John Broz popularizó el Método Búlgaro cuando en 2010 uno de sus alumnos, Pat Mendes, hizo una sentadilla de 362,5kg/800lbs sin cinturón teniendo 20 años.

Desde entonces, ha empezado a hablarse más de él dentro del mundo del powerlifting. Parece que todo el mundo tiene una opinión sobre él: desde que es el mejor sistema de todos hasta que no puede funcionarte si no estás hasta arriba de esteroides (es bien sabido que muchos de los deportistas que llevaba Abadjiev han fallado tests antidoping) y se lesionará seguro.

Sin embargo, a pesar de la gran variedad de opiniones, no mucha gente ha PROBADO el Método Búlgaro por sí mismo.

Yo sí lo he hecho. Empecé a trastear con él en el verano de 2012. Escribí un artículo sobre mi experiencia en una web de entrenamiento de fuerza de gran impacto y empezaron a surgir montones preguntas de la gente que lo leía. Desde entonces, he ayudado a ~50 personas a implementar el Método Búlgaro en su entrenamiento.

En base a su experiencia y la mía, he documentado qué funciona y qué no. Estas experiencias trabajando con (sobre todo) powerlifters naturales son en base a lo que desarrollaré esta guía.

Lógica (de la alta frecuencia en general y la alta intensidad en particular): Metiéndonos un poco en materia sobre el Método Búlgaro (a partir de ahora nos referiremos a él como AIAF ya que, aunque utilizaremos alta intensidad y alta frecuencia, como hemos discutido, no trabajaremos con el verdadero Método Búlgaro), ¿por qué funciona?

Hay tres mecanismos principales:

  1. Mayor frecuencia implica mejor aprendizaje motor.
  2. La adaptación ante un agente estresor.
  3. Los efectos de aumentar el volumen de entrenamiento/sesión sobre diferentes variables agudas del entrenamiento.

Pero primero de todo, echemos un vistazo a la literatura científica:

Aunque pueda parecer un tema de mucho de interés, no ha sido muy estudiado en la literatura. Hasta donde yo sé, existen únicamente tres estudios que analizan específicamente la cuestión de esta guía, además del estudio en revisión del Dr. Mike Zourdos sobre el entrenamiento de AIAF.

Estos tres estudios igualan por volumen de entrenamiento e intensidad, por lo que sólo manipulan la frecuencia de entrenamiento y la muestra estaba compuesta de sujetos entrenados. Existen otros estudios que manipulan la intensidad sin igualar por volumen, pero nos son menos útiles porque no podemos determinar si los resultados obtenidos son en realidad atribuibles a una diferencia en la frecuencia de entrenamiento o a una diferencia de volumen.

Distribución del entrenamiento de fuerza en una o dos sesiones diarias y adaptaciones neuromusculares en deportistas femeninas

— Estudio realiazado por: Por Häkkinen y Kallinen (1994)

En este estudio, 10 mujeres deportistas entrenaron 3 días por semana y 3 veces/semana (1 sesión/día de entrenamiento) durante 3 semanas. Posteriormente, entrenaron 3 días por semana y 6 veces/semana (2 sesiones/día de entrenamiento) igualando el volumen.

Durante las primeras 3 semanas, los resultados eran prácticamente inapreciables. No hubo aumentos en fuerza, tamaño muscular o activación muscular (EMG integrado medio). Durante el segundo periodo de 3 semanas, utilizando el mismo volumen de entrenamiento divido en 2 sesiones/día de entrenamiento, las participantes ganaron un 5% de fuerza, una cantidad significativa de masa muscular y ligeros aumentos en el IEMG máximo (aunque no significativos)

Las ganancias en fuerza de cada individuo durante el segundo periodo de 3 semanas estaban altamente correlacionadas con los cambios en el IEMG máximo, lo cual nos indica que la gente que experimentó la mayor activación muscular también experimentó las mayores ganancias de fuerza.

Comparación de entrenamiento con cargas de 1 día vs 3 días por semana igualando volumen en sujetos con experiencia

— Estudio realizado por McLester, Bishop y Guilliams (2000)

En este estudio, nueve sujetos entrenaron 1 vez/semana y otros nueve sujetos lo hicieron 3 veces/semana durante 12 semanas. Ambos hicieron una amplia variedad de ejercicios de tren superior e inferior en cada sesión. El grupo que entrenaba 1 vez/semana hizo 3 series al fallo en cada ejercicio y el grupo que lo hacía 3 veces/semana hizo 1 serie al fallo en cada ejercicio.

A lo largo del estudio, el grupo que entrenaba 3 veces/semana aumentó sus 1RM en los ejercicios de tren superior una media de 32,4% y en los de tren inferior un 37,4% versus los 20,2% y 23,5% del grupo que entrenaba 1 vez/semana (una diferencia aproximadamente del 50%)

Sin embargo, un factor fundamental a tener en cuenta en este estudio es que el grupo que entrenaba 1 vez/semana era significativamente más fuerte al comienzo del mismo y había estado entrenando durante 6 años con anterioridad al comienzo del estudio vs los 4 de experiencia previa del grupo que entrenaba 1 día/semana. Además, debería entenderse que, aunque las diferencias en fuerza parecen enormes sobre el papel, no alcanzaron significancia estadística excepto en la prensa de piernas (esto probablemente se deba al reducido tamaño de la muestra).

Comparaciónentre 1 sesión de entrenamiento/día vs 2 sesiones de entrenamiento/día en halterófilos masculinos

— Estudio realizado por Hartman, Clark, Kilgore y Bemben (2007)

Este estudio era similar al de Häkkinen en tanto que la frecuencia se aumentaba a 2 sesiones/día en lugar de introducir esas nuevas sesiones en días diferentes. En este estudio, cinco halterófilos de nivel nacional entrenaron 4 días/semana con una sesión/día de entrenamiento y otros 5 igualados por masa corporal y experiencia de entrenamiento 4 días/semana con dos sesiones/día de entrenamiento. El estudio duró tres semanas.

Al finalizar el estudio, el grupo que introdujo 2 sesiones/día de entrenamiento tuvo mayores mejoras en fuerza (5,1% vs 3,2%, valorado por la fuerza isométrica de extensión de rodilla), EMG (20,3% vs 9,1%), testosterona (10,5% vs 6,4%) y la ratio testosterona/cortisol (-10,5% vs +1,3%). Sin embargo, como en el estudio de McLester, ninguna de estas diferencias alcanzó significancia estadística debido al reducido tamaño de la muestra.

Resumiendo

Las malas noticias:

  1. Sólo estamos teniendo en cuenta tres estudios. No exactamente una gran cantidad de literatura.
  2. Dos de estos estudios aumentaron la frecuencia incrementando el número de veces al día que entrenaba la gente, no el número de días totales/semana.
  3. El estudio que SÍ manipuló el número de entrenamientos/semana estaba comparado 1 vs 3 – no exactamente una frecuencia de entrenamiento superalta (+5 sesiones/semana).
  4. Todos estos estudios utilizaban muestras pequeñas y únicamente uno obtuvo cambios estadísticamente significativos.
  5. Dos de los tres estudios duraban únicamente tres semanas.

Las buenas noticias:

  1. Sin excepción, el grupo de alta frecuencia tendía a tener mejores resultados.
  2. Dos de los estudios específicamente mostraron un aumento en la capacidad de reclutamiento muscular, lo cual apoya el uso de la alta frecuencia de entrenamiento para este propósito (coordinación neuromuscular mejorada).

Conclusión

No sería prudente que con la evidencia científica actual afirmara rotundamente que el entrenamiento de AIAF es superior a otros más convencionales. Sin embargo, creo que es razonable concluir que la literatura tiende a mostrar mejores resultados en los enfoques con mayor frecuencia. Por lo que, con todo esto, entremos en los mecanismos a través de los cuales funciona el entrenamiento de AIAF.

Mayor frecuencia para mejorar el aprendizaje motor

Cuánto más frecuentemente realices un movimiento, más eficiente se vuelve tu cuerpo realizándolo.

La fuerza es, como cualquier otra habilidad motora, una habilidad más. Si quieres mejorarla, tienes que practicarla más y más. Ningún jugador de baloncesto mejora su tiro en suspensión dedicando la mayor parte de su entrenamiento en la sala de musculación y practicando tiros una o dos veces por semana.

Desde luego, su coordinación puede mejorar un poco al hacer esto, pero mejoraría MUCHÍSIMO más rápido si practicara disparos todos los días. Este es el principio con el que estamos trabajando aquí. Es más, no cualquier tipo de práctica mejora una habilidad de la forma más eficiente; es necesaria una práctica específica.

Al igual que un jugador de baloncesto, no practicaría sus disparos con una pelota de voleibol o una bola de los bolos con el fin de mejorar sus disparos con la pelota de baloncesto. Por lo que, la práctica más específica para mejorar tu habilidad de levantar altas cargas es levantar altas cargas.

Ahora, la clave aquí (y esto quizá ofenda a algunos puristas del Método Búlgaro) no es que mayor frecuencia de práctica de un gesto necesariamente implica mejorar aprendizaje motor, sino que acelera el ritmo del mismo.

La mayoría de los grandes powerlifters de la historia entrenaban cada levantamiento 1-2 veces/semana. No creo que alguien pueda decirles a Ed Coan o Kirk Karwoski que no llegaron a dominar la habilidad motora que implica la sentadilla.

Sin embargo, mayor frecuencia de práctica de un mismo gesto puede disminuir el tiempo que se tarda en verdaderamente dominar una habilidad motora, haciendo que pase de años a semanas o meses. Esto es lo que creo que se observa en los estudios de Häkkinen y Hartman – una mejor activación muscular en un periodo de tiempo relativamente corto.

Otra ventaja de los programas de entrenamiento de AIAF es que consigues una práctica de un gesto deportivo superior. Según avanza una sesión de entrenamiento, acumulas más y más fatiga.

El patrón motor empeora. A menos que utilices largos periodos de descanso entre series, existe un ligero cambio en los sistemas energéticos utilizados (aunque esto sería más aplicable a series con altas repeticiones). Para cada sesión de entrenamiento, existe una cantidad finita de práctica perfecta de un determinado gesto técnico que puedes realizar.

Entrenar más normalmente incrementa no sólo el número de oportunidades para aprender, sino que te permite hacerlo bajo condiciones neurológicas, estructurales y mecánicas casi ideales con una acumulación de fatiga mínima derivados de ellas.

La adaptación ante un agente estresor

Ésta sea probablemente la parte más importante del libro “Squat Every Day” y que, por su complejidad, no trataré de reproducir aquí. Para una

explicación más detallada, te recomiendo sinceramente que adquieras el libro. Aun así, esta es la versión corta:

Cualquier agente estresor al que te expongas, tanto si es psicológico como fisiológico, produce una adaptación. Sin embargo, cuantas más veces te expongas a él, menos estrés produce en tu organismo.

En el campo del estrés psicológico, esto ha sido observado en actividades mucho más estresantes psicológicamente, como el paracaidismo. Sin embargo, merece la pena entender que mientras que la mayoría de las adaptaciones ante un agente estresor psicológico dado son decrecientes, en algunos casos puede ser proporcional o incluso incremental. Esto se debe en gran medida a la valoración subjetiva del agente estresor.

¿Crees que va a matarte o hacerte más fuerte? Si crees que llevar un entrenamiento basado en AIAF va a dejarte destrozado, hay bastante probabilidad de que lo hará.

No soy ningún coach que quiere convencerte de que tienes que cambiar tu perspectiva de la vida y del entrenamiento; si el entrenamiento de AIAF no te atrae o no te sientes capaz de hacer que funcione, no lo hagas. No es para todo el mundo.

Para los agentes fisiológicos, existe un nombre para este fenómeno: el Principio de Adaptación. Este principio del entrenamiento nos explica por qué no puedes hacer el mismo entrenamiento todas las semanas y esperar seguir obteniendo resultados de forma indefinida, aunque añadas kilos ala barra en cada sesión. Cuantas más veces tus músculos se expongan al mismo estímulo, responderán ante él con menor intensidad.

El hecho de que te adaptas ante agentes estresores a los que te expones con frecuencia es el por qué, en resumidas cuentas, el entrenamiento de AIAF no te matará. Sí, si el entrenamiento de hoy, el de mañana y el de los días siguientes fueran igual de estresantes para el organismo, tarde o temprano nos desgastaríamos. Pero éste no es el caso.

Con el entrenamiento de AIAF, el entrenamiento se vuelve menos estresante (tanto psicológicamente como fisiológicamente) a lo largo del tiempo (esto es cierto para cualquier tipo de entrenamiento con cargas, pero las adaptaciones tienen lugar más rápido con el entrenamiento basado en AIAF debido al aumento de la exposición ante el agente estresor).

Una vez que has construido esa tolerancia al estrés, puedes empezar a hacer más trabajo, recuperarte antes y progresar más.

Adapatacion ante un agente estresor
Manual de entrenamiento búlgaro 14

Ratio coste/beneficio de hacer más trabajo por sesión

Cuando entrenas, cada ejercicio que haces tiene dos efectos – uno positivo y otro negativo. El trabajo que realizas aumenta tu nivel de condición

física, pero también te produce fatiga. Ésta es la esencia del concepto Impulso- Respuesta de Banister. Si no estás familiarizado con él, no te preocupes – lo discutiré en mayor profundidad en mis dos próximos libros que verán la luz a finales de 2018 en español. Si sabes inglés, puedes ver un resumen sobre este concepto aquí.

Por lo que, cuando estás entrenando, deberías tratar de maximizar la mejora de tu rendimiento mientras minimizas la acumulación de fatiga. El entrenamiento basado en AIAF consigue justamente esto.

Al analizar las ganancias de hipertrofia, hacer 4-6 series de un ejercicio te da un efecto ~80% mayor que sólo hacer 1 serie. 4-6 veces el mismo trabajo no significa 4-6 veces las mismas ganancias. La serie más beneficiosa es la primera, con las ganancias que nos ofrecen las series adicionales siendo decrecientes.

Sin embargo, la acumulación de fatiga es prácticamente lineal. Hacer dos veces un mismo trabajo significa dos veces el mismo estrés metabólico, tensión mecánica, etc.

Sesión de entrenamiento
Manual de entrenamiento búlgaro 15
Entrenar levantamiento
Manual de entrenamiento búlgaro 16

Cuando aplicas esto a tu semana de entrenamiento, digamos que vas a hacer en total 6 series de sentadilla/semana. Si haces todas en un mismo día, quizá consigas el 40% de las adaptaciones totales con la serie 1, el 25% con la 2, el 15% con la 3, etc, hasta que con la serie 6 has alcanzado el 100% de las mismas.

Y como cada serie añade una cantidad determinada de fatiga (llamémosle “x”), con la serie 6 has acumulado 6 veces más fatiga de la que luego tienes que recuperarte. Ahora, digamos que haces sentadilla 2x/semana, la serie 1 te da un 40%, la serie 2 un 25% y la serie 3 un 15% para un total “sólo” de 70%.

Además, ya que sólo hiciste 3 series, acumulaste de fatiga 3x. Entonces, en tu segundo día de sentadilla, obtienes un 40%, 25% y un 15% y acumulas fatiga 3x. En este escenario, has obtenido el 140% de las adaptaciones que hubieras obtenido si hubieras hecho sentadilla 1 día/semana a pesar de haber acumulado el mismo grado de fatiga.

Ahora, digamos que hacer sentadilla 6 veces/semana. Cada día, ya que sólo haces una serie, obtienes un 40% a pesar de acumular sólo x fatiga. Al finalizar los 6 días, eso hace un total de 240% respecto a hacer sentadilla 1 vez/semana y el mismo nivel de fatiga total.

Por supuesto este es un ejemplo simplista y tu cuerpo no es un problema de matemáticas, pero creo que nos sirve para ilustrar la idea principal. En realidad, debido al principio de adaptación, cada vez que te expones al mismo estímulo, respondes de forma menos sensible a él.

Por lo que, ese 40% inicial se reduciría un poco con cada entrenamiento y el coeficiente de la acumulación de fatiga/serie también lo haría (no pienses que trato de decirte que los entrenamientos basados en AIAF resultarán en un progreso 2,4 veces mayor).

Pero, para muchas personas, el progreso es dramáticamente más alto que el que habría estado obteniendo previamente en programas tradicionales…durante un tiempo. Hablaremos más tarde sobre esto.

No excitarse, no luchar repeticiones, no mala técnica

Es absolutamente crucial que entiendas este capítulo. Durante la mayoría de tus entrenamientos, estarás trabajando hasta un máximo diario.

Lo que NO es un máximo diario

Un máximo diario NO es tu 1RM. Un máximo diario no es una repetición muy luchada que consigues sólo después de tomar 600mg de cafeína, heavy metal y esnifar sales de amoniaco. No admite ningún grado de degradación técnica. No deberías tener que luchar la repetición a menos que lleves utilizando un programa de AIAF durante al menos un par de meses.

Lo que es un máximo diario

Un máximo diario es una carga que puedes levantar SIN ningún tipo de excitación ni degradación técnica. No sólo no deberías necesitar estimulantes y música para ser capaz de realizarlo, sino que tampoco deberías necesitar motivarte a ti mismo antes de conseguirlo. No deberías tener duda alguna de que puedes fallar el levantamiento antes de conseguirlo. Si tienes que pararte a pensar si puedes conseguirlo, es demasiado peso.

Si demasiados máximos diarios empiezan a parecer 1RMs, el riesgo de lesión se dispara.

Mínimo Diario > Máximo Diario

Aunque los máximos diarios son el centro de atención en los programas de AIAF, la marca de referencia más importante es el mínimo diario. Tu mínimo diario es el peso que puedes conseguir en un ejercicio incluso en tu peor día. No importa cómo te sientas, deberías ser capaz de sacarlo relativamente rápido. Normalmente, esto será aproximadamente el 80% de tu verdadero 1RM, pero, con el tiempo se acercará al 85% o incluso se acercará al 90%.

El mínimo diario es más importante que tu máximo diario porque es un número más estable. Tu máximo diario fluctuará de día a día o de semana a semana, por lo que no es un buen barómetro para determinar cómo te encuentras. Sin embargo, si tu mínimo diario se mantiene constante, puedes estar seguro de que no estás empeorando, simplemente has tenido un mal día (lo cual nos ocurre a todos).

Si tu mínimo diario está aumentando, incluso si tu máximo diario fluctúa, te estás volviendo más fuerte.

Personalmente, me gusta aumentar mi mínimo diario en incrementos de 5kg para los movimientos de tren superior y de 10kg para los de tren inferior. Digamos que tú mínimo diario para la banca son 100kg y tu máximo diario está fluctuando entorno a 115kg.

Si mientras calientas notas que 105kg salen muy muy rápidos durante 4-5 días seguidos, puedes empezar a convertirlo en tu mínimo diario. Eso significa que, no importa lo que pase, al menos sacarás 105kg cada que vayas al gimnasio.

Es tentador ser demasiado ambicioso con tu mínimo diario, por lo que tienes que ser honesto contigo mismo. Incluso en tu peor día, deberías ser capaz de sacarlo sin lucharlo. Si alguna vez fallas tu mínimo diario, es una señal de que te ha podido tu ambición.

Puntos claves mínimo diario
Manual de entrenamiento búlgaro 17

Volumen de entrenamiento

En caso de que hayas empezado a pensar que el entrenamiento de AIAF de alguna manera no es susceptible a los principios del entrenamiento, estás muy equivocado.

El volumen es la variable más importante para las ganancias de masa muscular y de fuerza a largo plazo.Una frecuencia de entrenamiento mayor puede proporcionar un mejor marco de referencia para distribuir ese volumen, pero no minoriza su importancia.

Como con la mayoría de cosas, cuando llegamos a un estancamiento, la manera más fiable de superarlo es hacer más. Obviamente, no deberías disparar el volumen de un día para otro.

Trata de buscar el volumen necesario para continuar progresando y cuando te estanques durante dos semanas, auméntalo. Hablaré de cómo implementar progresivamente una rutina de AIAF más tarde, pero una vez que te has aclimatado a ella (digamos que tu horario te permite entrenar 5 días/semana), simplemente trabaja hasta tu máximo diario

y finaliza tu sesión hasta que no te funcione más esta estrategia.

Cuando te estanques, reduce un 10-15% el peso de la barra tras haber realizado tu máximo diario y haz 1-2 series descendentes de 2-3 repeticiones. Cuando te estanques haciendo esto, haz más series de este tipo.

Obviamente, llegarás a un punto en el que esto ya no es una opción viable – la mayoría de la gente no es capaz de entrenar 4h/día, 4-7 días/semana debido a que no viven por y para esto.

Hablaremos sobre cómo hacer ajustes más adelante. Pero, por ahora, quédate con que el volumen de entrenamiento sigue siendo el factor clave del entrenamiento. Apáñatelas con tan poco como te sea posible para progresar, pero cuando te estanques, el camino más fiable para progresar es aumentarlo haciendo más series después de tu máximo diario quitando un 10- 15% de peso la barra.

Progreso con AIAF
Manual de entrenamiento búlgaro 18

Herramientas útiles

Aunque no son necesarias, hay dos herramientas que recomendaría a cualquiera que sea nuevo al entrenamiento de AIAF y que te ayudarán a acelerar la curva de aprendizaje. La primera es un monitor de HRV.

HRV significa Variabilidad de la Frecuencia Cardiaca (“Heart Rate Variability” en inglés). Básicamente, el HRV mide la varianza de tiempo entre los latidos del corazón. Si tu frecuencia cardíaca es 60 latidos por minuto, esto no significa necesariamente que hay 1s entre pulsaciones – el HRV mide la varianza entre ellas. Cuando te estresas y tu sistema nervioso simpático (“lucha o huida”) es predominante, hay menos varianza, por lo que tienes una menor puntuación de HRV.

A su vez, cuando el sistema nervioso parasimpático (“descansa y digiere”) es predominante, hay más varianza, por lo que tienes una mayor puntuación de HRV. El HRV básicamente te da una instantánea de lo bien que estás lidiando con el estrés al que estás sometido. Tiene en cuenta agentes estresores psicológico y fisiológicos. Para ampliar sobre este concepto, visita este artículo de Raúl Ortega.

Para empezar a utilizar el HRV, mantén 1-2 semanas en las cuales trates de mantener las circunstancias de la vida tan normal como te sea posible y así poder establecer tus niveles basales.

Comprueba tu HRV nada más levantarte antes de salir de la cama. Utiliza la puntuación que te dé como un punto de partida. Así, puntuaciones de 5 o más por encima de los niveles basales indican que tu cuerpo está sometido a un montón de estrés y le está costando mucho recuperarse de él.

Puntuaciones de 10 o más por debajo de tus niveles basales indican que no te estás recuperando y adaptando al estrés al que estás expuesto, por lo que tu cuerpo está en modo “lucha o huida”.

Si es lo primero (puntuación elevada), esto indica que probablemente deberías sólo trabajar hasta tu mínimo diario y finalizar el entrenamiento. Si es lo último (puntuación baja), sería prudente saltarse directamente el gimnasio o utilizarlo como una sesión de recuperación activa.

Al monitorizar tu HRV cuando empiezas un programa de AIAF, te puedes asegurar que te estás adaptando bien a él y reduces el riesgo de entrar en sobreentrenamiento no funcional u overreaching.

Os dejo el link a varias buenas alternativas para medir el HRV. Recomendaría BioForce simplemente porque la guía que viene junto con él proporciona información mucho más detallada sobre cómo utilizar el HRV en tu entrenamiento. Sin embargo, las otras opciones son más baratas, como Omegawave.

Omegawave se suele considerar la herramienta de referencia, pero es como matar moscas a cañonazos para la mayoría de deportistas no profesionales. Elite HRV, BioForce, Ithlete, Camera HRV y Omegawave. Una alternativa muy económica y con alta relación calidad/precio es la app Elite HRV + el sensor de frecuencia cardiaca Polar H7.

Variabilidad de frecuencia cardíaca
Manual de entrenamiento búlgaro 19

La segunda herramienta que recomendaría es un aparato para medir la velocidad de la barra. Hace unos años, la única opción disponible era Tendo, aunque cada dispositivo valía un riñón. Sin embargo, ahora hay varias alternativas más económicas como Beast o Push. Recientemente (mayo de 2017) se lanzó al mercado el encóder lineal Speed4Lifts, el cual presenta un coste de ~200€ y ha sido validado ya científicamente.

La razón es que nos es de mucho valor conocer la velocidad de la barra ya que cada porcentaje del 1RM tiene su propia velocidad absoluta y ésta se mantiene relativamente estable a lo largo de la vida del deportista. Esto es especialmente útil para el entrenamiento de AIAF por tres motivos:

1).Te ayuda a ser honesto en tus máximos diarios. Para la mayoría de la gente (aunque ciertamente existe variabilidad individual), un máximo diario enpress de banca debería tener una velocidad absoluta media de ~0,22-0,27m/s(midiendo dicha velocidad con encóder lineal). Si completas una serie y estás considerando añadir un 5% a la barra, pero tu serie anterior la sacaste a 0,22m/s, esto te debería decir que tal salto probablemente te pondría MUY cerca de tu verdadero 1RM más que de tu máximo diario. Este intervalo para los máximos diarios en sentadilla sería ~0,5-0,55m/s y en peso muerto de ~0,3-0,35m/s.

Nota aclaratoria: El intervalo de velocidad absoluta dado para los máximos diarios depende del instrumento de medida que emplees. Para utilizarlo en Beast, por ejemplo, deberías restar 0,1-0,15m/s. Además, como acabamos de ver, es diferente dependiendo del ejercicio en cuestión. Intenta que sea RPE 8-9 (1-2 repeticiones en la recámara).

2). Te puede dar feedback valioso de forma diaria sobre cómo evolucionan tus niveles de fuerza. Si ha pasado mucho tiempo desde la última vez que aumentaste tu máximo diario pero la velocidad de la barra con cada carga en las series de aproximación tiene una tendencia alcista, esto significa que estás ganando fuerza (estás desplazando tu curva fuerza-velocidad hacia la derecha) y vas por el buen camino.

3). Para que la información de la velocidad de la barra te sea útil, debes tratar de levantar cada carga a la máxima velocidad intencional. Puede ser tentador relajarse y obviar esto, pero tu intención siempre debería ser mover la barra tan rápido como puedas.

La razón principal por las que utilizo estas herramientas es para asegurarme de que no hago nada estúpido (o al menos seré consciente de que lo estoy haciendo). Si tu HRV empieza a caer y/o la velocidad de la barra es más baja de lo normal, entiende que probablemente sea buena idea conformarse con un mínimo diario para mantener la fatiga a raya.

Es completamente posible hacer un entrenamiento de AIAF sin utilizar estas herramientas. Yo no las utilicé las primeras veces que lo probé), pero son útiles para minimizar los riesgos inherentes al entrenamiento de AIAF.

La sesión de entrenamiento típica

Llega al gimnasio. Haz el protocolo de calentamiento que haces normalmente (aunque notarás que para la segunda/tercera semana, tardas significativamente menos en sentirte preparado) y empieza a hacer sentadilla.

Cuando llegues a tu mínimo diario, es hora de tomar una decisión. Si te sientes bien, aumenta la carga hasta llegar a tu máximo diario. Si te sientes fatal, finaliza la sesión de entrenamiento.

Si decides llegar a tu máximo diario (el peso que puedes levantar con una técnica impoluta y sin estar excitado), empieza a dar saltos de peso más pequeños hasta llegar a él. Una vez que llegas a tu máximo diario, es hora de tomar una decisión de nuevo.

¿Sientes en buen estado las piernas, cadera y espalda? Si no, acaba el entrenamiento. Si es así, haz series descendentes1. Quita el 10-20% de la barra-

Por supuesto, esto sólo se aplica a aquellos que habéis progresado hasta el punto de necesitar hacer series descendentes. (ya que el máximo diario es normalmente ~90-95% de tu 1RM verdadero, esto significa que estás haciendo las series descendentes con el 70-85% de tu 1RM – un argumento importante sobre el que volveremos más adelante) y haz 2-3 series hasta que una es significativamente más lenta que la anterior (utilizar una herramienta para medir la velocidad de la barra puede ser útil al evaluar esto por tu cuenta) o hasta que alcanzas RPE 8,5-9.

Una vez que has hecho esto con sentadilla, repite el proceso con el press de banca. Una o dos veces por semana, haz peso muerto con cargas submáximas (5-10 series de 1 repetición con 70-85% del 1RM)

Si sientes la necesidad, puedes añadir 1 o 2 accesorios al acabar tus sesiones de entrenamiento para cubrir los aspectos que omiten los tres básicos (por ejemplo, remos o dominadas, curls, elevaciones frontales, trabajo directo de isquiotibiales, etc). Eso es todo. Así de fácil.

Calentamiento en el ejercicio
Manual de entrenamiento búlgaro 20

Consideraciones de programación a largo plazo

Cuando la gente piensa en programas de entrenamiento de AIAF, se centran DEMASIADO en los máximos diarios. El hacerlos no te exime de que

tu programa de entrenamiento deba cumplir los principios del entrenamiento. La clave para progresar a largo plazo con cualquier programa es realizar un volumen de entrenamiento a una intensidad adecuada. Al final, si quieres volverte más fuerte, tienes que crecer. Se ha propuesto que el entrenamiento de AIAF maximiza la tasa de mejora de factores aprendizaje motor (coordinación inter- e intra-muscular, menor inhibición autogénica, mayor tasa de codificación, etc).

La evidencia anecdótica, con todas las limitaciones que ésta tiene, así me lo ha demostrado (tanto en mi caso personal como con toda la gente que he trabajado y han ganado cantidades ingentes de fuerza en cortos periodos de tiempo). Sin embargo, a largo plazo, esto tiene sus limitaciones. Una vez que has agotado las potenciales ganancias de fuerza vía factores neurológicos, simplemente tienes que crecer.

Éste es el motivo por el cual el volumen de entrenamiento (el principal factor determinante de la hipertrofia) junto con una intensidad adecuada (al menos 65- 70% del 1RM) es el factor crucial para el éxito a largo plazo.

Por este motivo, cuando te estancas, la manera de seguir mejorando no es seguir aumentando tu máximo diario, sino aumentar el número de series descendentes después del máximo diario; simplemente debes aumentar tu volumen de entrenamiento para producir hipertrofia y, por lo tanto, tus futuras ganancias de fuerza.

Cuando descompones el volumen y la intensidad de un programa de AIAF empieza a parecerse más a casi cualquier programa de entrenamiento famoso que circula por internet.

No mucho trabajo ligero (por debajo del 70% del 1RM), algo de trabajo pesado (+90% del 1RM, lo cual es básicamente tu máximo diario y quizá alguna serie de aproximación de 1 repetición antes de él) y con la mayoría de tu volumen proviniendo de series entre el 70-85% del 1RM.

Al final, la programación basada en AIAF no es reinventar la rueda; es coger el mismo volumen e intensidad que ha demostrado ser efectivo en otros programas exitosos y redistribuirlo para que el estímulo de entrenamiento sea el mismo todos/casi todos los días de entrenamiento.

Esto no quiere decir que tengas que hacer un número prefijado de series descendentes todos los días e incrementar de forma rígida la cantidad de éstas.

Debido a que la carga de entrenamiento está distribuida más uniformemente a lo largo de la semana, es más inteligente dejar que las sesiones de entrenamiento sean más o menos desafiantes en base a cómo te encuentres cada día (hacer más series descendentes los días que te sientas muy bien y simplemente realizar tu mínimo diario los días que sientas que la barra se mueve muy lentamente y tienes poca motivación) para permitir una sobrecarga progresiva y una supercompensación intermitentes.

Sin embargo, si notas que te estancas por un periodo de tiempo extenso – más de 3-4 semanas – puede que sea sabio prestar más atención a cuántas series descendentes estás realizando y tratar de aumentarlas ligeramente.

Introducir AIAF como mesociclo de una planificación

Este capítulo describe cómo yo utilizo personalmente el entrenamiento de AIAF en mi programación actualmente y el por qué de ello.

Hay 5 variables básicas a tener en cuenta para programar el entrenamiento:

  1. El estrés impuesto por el entrenamiento (el producto del volumen por la intensidad). También conocido como carga externa.
  2. La dosis mínima efectiva necesaria para progresar.
  3. La sensibilidad ante una determinada carga de entrenamiento.
  4. Tu capacidad de trabajo (la máxima cantidad de entrenamiento que puedes realizar y de la que puedes recuperarte dando lugar a adaptaciones positivas).
  5. La dosis mínima efectiva para mantenerte.

Así es cómo estos factores interactúan: La carga externa y el grado de tolerancia al estrés proporcionan de forma conjunta la respuesta adaptativa ante una determinada carga de trabajo. Esta respuesta adaptativa es específica al sistema que es estresado; trataremos con sistemas estructurales (crecimiento/pérdida muscular) y sistemas neurales.

La magnitud por la cual la respuesta a una sesión de entrenamiento excede la dosis mínima efectiva para progresar representa la adaptación positiva ante el entrenamiento.

Según pasa el tiempo, el cuerpo trabaja para protegerse del estresor al que ha sido expuesto anteriormente, responde de forma menos robusta a una determinada carga de entrenamiento y la dosis mínima efectiva necesaria para progresar se incrementa. Cuando esta dosis mínima excede la respuesta adaptativa originada por una sesión de entrenamiento, no se progresa.

Sin embargo, existe una diferencia importante entre el trabajo necesario para seguir progresando (Mínimo para Progresar – MP) y el trabajo necesario para mantener las adaptaciones actuales (Mínimo para Mantenerse – MM). Si la respuesta adaptativa general cae por debajo del MM, empiezas a perder fuerza.

Al igual que el MM es el límite inferior de la cantidad de entrenamiento requerido para mantenerse, la capacidad de trabajo es el límite superior de la cantidad de éste que se puede tolerar. Si el MP se acerca o alcanza este límite, no tienes ya la opción de incrementar la carga de entrenamiento para aumentar la respuesta adaptativa – empezarías a ser incapaz de recuperarte de la carga de trabajo.

Esto no es un libro de texto, así que no voy a hacerte tragar un montón de teoría sin propósito práctico alguno. Aplicando este principio, podrías ver el por qué utilizar bloques de AIAF en una planificación del entrenamiento a largo plazo.

La mayoría de mi entrenamiento se basa en los ejercicios de competición en rangos de 3-8 repeticiones y los accesorios para potenciar mis eslabones débiles en rangos de 8-12 repeticiones, normalmente utilizando la Periodización Ondulada Diaria (DUP) y aumentando el volumen mes a mes.

Este aumento en el volumen de entrenamiento es necesario para que se sigan produciendo respuestas adaptativas, específicamente en cuanto a los factores estructurales, por encima del MP, para conseguir un crecimiento muscular adecuado y estable. Sin embargo, junto con este incremento en volumen, se produce una reducción en la sensibilidad a una determinada carga de entrenamiento y un aumento del MP.

Cuando noto que estoy cerca de entrar en exceso de entrenamiento no funcional u overreaching (acercándome a mi capacidad de trabajo), tengo dos opciones:

  1. Reducir la intensidad de entrenamiento y aumentar el volumen de entrenamiento con el objetivo de incrementar mi capacidad de trabajo (lo cual me permite hacer más trabajo en total).
  2. Ver si puedo trastear con la variable sensibilidad para que cada carga de entrenamiento produzca una respuesta adaptativa más robusta (específicamente de forma estructural, debido a que el tamaño del músculo es el principal limitante de la fuerza a largo plazo).

Cualquiera de las dos puede funcionar y, normalmente, alterno qué vía elijo (aunque esto depende simplemente de lo ocupado que estoy y de cuánto tiempo tengo para entrenar).

He escrito sobre la primera opción aquí y aquí. Aquí tienes la versión en vídeo si lo prefieres. (Por desgracia los tres enlaces están en inglés, por lo que si no tienes un nivel intermedio de inglés tendrás dificultades entendiéndolos. En cualquier caso, no te preocupes porque en los siguientes libros que lancemos trataremos este enfoque MUY en detalle).

La segunda opción es en la que nos vamos a centrar aquí. Utilizo un volumen de entrenamiento bajo a propósito con un programa de entrenamiento de 3-5 semanas para mejorar mi sensibilidad a éste.

Recuerda que la sensibilidad depende de la modalidad específica. Alguien podría tener muy poca sensibilidad a un estímulo fatigante a nivel neural (ejemplo: sentirse muy bien el día después de hacer tu 1RM en peso muerto o luchar varias repeticiones pesadas de sentadilla), pero muy sensitivo a factores estructurales (entrenamientos de alto volumen y alto estrés metabólico te dejan con agujetas durante varios días) y viceversa.

El entrenamiento de AIAF puede estructurarse para a propósito minimizar estos estresores dirigidos a factores estructurales (disminuirlos significativamente, pero permaneciendo por encima del MM) mientras se mantiene la fuerza y un alto nivel de estrés neural – disminuyendo el volumen de entrenamiento, pero no hasta el punto de la pérdida de masa muscular, mientras se mantiene un estímulo neural muy robusto.

Sin embargo, para que funcione así, olvida todo lo que dije anteriormente sobre aumentar las series descendentes para aumentar el volumen de entrenamiento. Esto trata de desensibilizar los músculos ante factores como el estrés metabólico y el volumen de entrenamiento que producen la hipertrofia, por lo que un volumen mayor del necesario es perjudicial.

Es curioso como lo contrario tiene lugar durante fases de entrenamiento de más baja intensidad dirigidas a mejorar la capacidad de trabajo. El volumen de entrenamiento y el estrés metabólico al que se someten los músculos aumenta (mejorando la habilidad del cuerpo de manejar una mayor carga de trabajo), pero se reduce la intensidad.

Al igual que obtienes una respuesta estructural mayor como respuesta a un mayor estrés metabólico y a un mayor volumen de entrenamiento después de un bloque de AIAF de bajo volumen, tienes una respuesta neural/central mayor ante un aumento de la carga después de un bloque de trabajo dirigido a mejorar la capacidad de trabajo.

Para asegurarse que el bloque especializado consigue sus propósitos de desensibilización, existen dos comprobaciones fáciles de realizar.

  1. Después de un bloque de baja intensidad y alto volumen dirigido a mejorar la capacidad de trabajo, el HRV debería tener un significativo repunte o caída después de una sesión de entrenamiento pesada que no lo habría hecho antes del bloque de capacidad de trabajo (tu CSN/respuesta adaptativa ve las cargas altas como un agente estresor de gran magnitud).
  2. Después de un bloque de AIAF y bajo volumen, una sesión de entrenamiento con un volumen que anteriormente era sólo moderadamente
  3. desafiante debería producirte DOMS (y normalmente iría acompañado de cambios en el HRV).

Mis valoraciones personales son un entrenamiento con dos series de 1 repetición en sentadilla o peso muerto al 88-90% del 1RM después de un bloque de capacidad de trabajo y un entrenamiento de 3×5 con 77-80% del 1RM después de un bloque de AIAF – ambos entrenamientos deberían estar chupados en condiciones de entrenamiento normales.

Así que, recapitulando, si estás utilizando un entrenamiento de AIAF como bloque dentro de tu entrenamiento, el objetivo debería ser mantener o aumentar ligeramente la fuerza (vía mejora de la coordinación neuromuscular mientras se mantiene la masa corporal) con un volumen de entrenamiento significativamente menor para desensibilizar al cuerpo ante alto volumen y un alto nivel de estrés metabólico.

No hagas series descendentes – esta fase es de bajo volumen. Recuerda, aun así: Esto es justo lo contrario de lo que debería hacerse si quieres utilizar la AIAF para diseñar un programa de entrenamiento individual, porque el volumen a largo plazo siempre es el factor fundamental.

Merece la pena destacar que ésta no es ninguna clase de idea rara dentro del campo de la periodización (al menos el concepto en sí).

Lo que tratas de conseguir utilizando una periodización inteligente es concentrar diferentes tipos de agentes estresores que producen distintos tipos de adaptaciones en diferentes momentos en un ciclo de entrenamiento, lo cual significa que el principal tipo de agente estresor en cada bloque es bastante novedoso. Lo único que estoy proponiendo aquí es que puedes utilizar el entrenamiento de AIAF como un bloque dentro de una planificación a largo plazo.

Bloque tradicional AIAF
Manual de entrenamiento búlgaro 21

Empezando a utilizar una Rutina de AIAF

Una de las preguntas más comunes sobre este tipo de entrenamiento es “¿Cómo empiezo a utilizarlo?” Porque obviamente sería una transición muy agresiva pasar de realizar un levantamiento 1-2 veces/semana a 5-6/semana (al menos 4) de un día para otro.

Existen algunas personas que prefieren empezar a hacerlo sin más. Esto es lo que yo hice personalmente y no sufrí ninguna consecuencia negativa. Sin embargo, debido a la gran cantidad de tonterías que he hecho durante mi carrera deportiva, esta podría ser una de las pocas que no han acabado mal por pura suerte.

Para la mayoría de la gente, recomendaría empezar con el entrenamiento de AIAF con una de estas opciones (Las ilustraré utilizando la sentadilla como ejemplo, pero lo mismo es aplicable al press de banca):

Opción 1: La frecuencia primero, entonces la intensidad.

Digamos que actualmente tienes dos sesiones de entrenamiento de sentadilla y vas a ser capaz de empezar a entrenar este movimiento cinco días/semana. Convierte estas dos sesiones de sentadilla en máximos diarios sin series descendentes.

Los otros tres días, realiza un 3×3 con el 60% de tu 1RM, para empezar a hacer sentadilla 5 días/semana: dos días pesados y tres ligeros. La semana dos, convierte uno de los días ligeros en un 2×2 con el 80% del 1RM y mantiene el resto igual. La semana 3 convierte esta sesión a una de máximo diario.

Repite el mismo proceso con los días ligeros restantes. Para la semana 7, estarás haciendo máximos diarios de sentadilla 5 veces/semana. A partir de ahí, añade series descendentes según te sea necesario para progresar.

Opción 2: La intensidad primero, luego la frecuencia

Ésta es simple. Convierte tus sesiones actuales de sentadilla en sesiones de máximos diarios. Cada semana simplemente añade una sesión de máximo diario hasta que estés entrenando tantos días/semana como tu horario te permita

Opción 3: Todo a la vez

Empieza haciendo sentadilla todos los días que puedas entrenar. La primera semana empieza con un 4×5 al 60%. La siguiente, un 3×4 al 70%. La próxima un 2×2 con el 80%. La cuarta semana conviértelos en máximos diarios.

Opción 4: La persona a la que todo el mundo odia

Ésta es únicamente para aquellos que puedan entrenar varias veces al día. Empieza progresivamente a introducir sesiones de máximos diarios hasta que cubras todos los días que puedes entrenar antes de introducir dobles sesiones. Por ejemplo, si puedes entrenar de lunes a sábado y tienes el tiempo de entrenar dos veces los martes y los jueves, establece sesiones de máximos diarios esos 6 días antes de meter una sesión doble los martes y los jueves.

Recomendaría que esta segunda sesión de los martes y los jueves sirviera de recuperación activa hasta que el volumen de las series descendentes de la primera sesión sea tan alto que necesites pasar algunas a la segunda sesión diaria.

Opción 5: Reaclimatación

Ésta es para la gente que ya ha utilizado al menos una vez el entrenamiento de AIAF. Normalmente lleva menos tiempo aclimatarse la segunda vez. La semana 1, trabaja sólo hasta el mínimo diario los días que te sientas normal y únicamente realices el máximo diario si te sientes absolutamente genial. La segunda semana, haz el máximo diario tantos días como te sientas capacitado para ello, añadiendo series descendentes según puedas.

El efecto Superman

Así es cómo yo realicé personalmente mi primer entrenamiento de AIAF (y obteniendo muy buenos resultados, por cierto). Ente enfoque ha sido utilizado con gran éxito por personas muy fuertes como Gabe Malone (powerlifter raw con un peso muerto de 272,5kg) y John Phung (NSCA-CPT, powerlifter raw y autor en T-Nation y Allthingsgym).

¿Sabes lo que es divertido? Sacar récords personales. ¿Sabes lo que es aún más divertido? Sacarlos casi todos los días.

En este estilo de entrenamiento de AIAF, en lugar de trabajar hasta un máximo diario, tratas de conseguir un récord todos los días. Obviamente no puede ser un verdadero récord de 1RM para tu ejercicio de competición, porque asumiendo que utilizas incrementos de 2,5kg, meterías 912,5kg a tu 1RM en cada levantamiento al año.

En su lugar, amplias algo la selección de ejercicios permitiendo introducir variantes cercanas de tus movimientos de competición y tratas de conseguir récords (“PRs” a partir de ahora) a más de 1 repetición.

Por ejemplo, podrías monitorizar tu 1RM, 2RM, 3RM, 5RM y 8RM para sentadilla con barra baja, barra alta, sentadilla con pausa, sentadilla sin cinturón, press de banca con pausa, press de banca sin pausa, press de banca con agarre cerrado y press de banca con los pies encima del banco.

En total tendrías 20 PRs posibles entre variantes de sentadilla y banca entre los que elegir batir cada día. Cuando vayas al gimnasio, simplemente elige un antiguo PR para cualquiera de los movimientos anteriores (u otras variantes que te gusten). Al menos el 80% de las veces conseguirás batirlos. Por lo que, si entrenas 5 veces/semana y tienes una tasa de éxito del 80%, has conseguido 32 nuevos PRs en 1 mes.

La mayoría de la gente después de probar este estilo de entrenamiento se acaba enamorando de él. Esto es lo que llamo el Efecto Superman. Casi todas las veces que vas al gimnasio, estás batiendo tu mejor marca en una determinada variante y a un determinado número de repeticiones.

Esto también puede ser útil para aquellos que tengan problemas a nivel psicológico por la fluctuación de su máximo diario o que no son capaces de cortar un entrenamiento después de hacer el mínimo diario, aunque no se encuentren bien ese día.

Incluso en un mal día, las probabilidades de que rompas un PR que conseguiste hace 1 mes son MUY altas. Destrozar PRs (incluso si sabes que no son a 1 repetición y al fallo) cuando incluso no te sientes especialmente bien puede hacerte sentir invencible.

La confianza que ganas, en mi experiencia, ayuda a mitigar mucha de la fatiga psicológica que te produce hacer series muy frecuentemente cerca del fallo (ya que este tipo de fatiga central es fácil de percibir) y te permite sacar PRs gracias a contar con una motivación por mejorar y excitación mayor que simplemente utilizando los máximos diarios.

Para que esto funcione, tienes que encontrar el número adecuado PRs a romper para tu caso concreto. Si tienes 20 PRs posibles en variantes de sentadilla y rompes los 20 este mes, es casi seguro que tu 1RM ha aumentado al menos 2,5kg.

Sin embargo, puede que empieces a notar que según el progreso se ralentiza, empiezas a batir PRs con menos frecuencia. En ese caso, añadir otra variante o añadir 6RM y/o 10RM a los posibles PRs puede ayudarte a volver a seguir sacando PRs y mantener tu confianza alta.

Sin embargo, al tener tantos PRs posibles, se vuelve más difícil determinar si estás progresando. Si tienes 50 PRs posibles, puede que estés 2 meses seguidos sin mejorar tu 1RM o tu 3RM en el movimiento de competición; la confianza es genial, pero no si la consigues a costa de dejar de progresar.

Para la gente que está empezando con el entrenamiento de AIAF, recomendaría el enfoque del mínimo y máximo diarios, pues el Efecto Superman es muy adictivo y puede incentivarte a entrenar muy por encima de tu capacidad de recuperación.

Tablas de PRs
Manual de entrenamiento búlgaro 22

Consideraciones finales

Como se dijo anteriormente, algunas personas se adaptan mejor a este estilo de entrenamiento que otros. Creo que quizá el estudio de Häkkinen nos dejaba ver el por qué. Recuerda que los cambios en la producción de fuerza estaban muy correlacionados con los cambios en el EMG; en algunas personas, el entrenamiento más frecuente producía mayores mejoras en los factores neurológicos. Pero estas ganancias no eran uniformes a lo largo de toda la muestra.

Esto concuerda con mi experiencia en la vida real. Algunas personas tienen ganancias de fuerza increíbles en un periodo de tiempo muy corto, mientras otras no mejoran mucho y ésta diferencia no parece estar relacionada con las ganancias de fuerza en programas de entrenamiento anteriores o con el nivel de entrenamiento – algunas personas tienen más margen para mejorar a nivel neurológico o responden de forma más significativa a una frecuencia de entrenamiento mayor. Y no sabes cuál será tu caso hasta que pruebes el entrenamiento de AIAF por tu cuenta.

Si buscas competir en powerlifting y utilizar el entrenamiento de AIAF para hacer un peaking, sé consciente de que puede que no obtengas tanta transferencia de las mejoras en el gimnasio a las de la plataforma.

Con un plan de peaking inteligente, PRs de un 5-7% son relativamente comunes. Sin embargo, según ganas más experiencia con el entrenamiento de AIAF, tus máximos diarios se acercarán más y más a tu verdadero 1RM.

Con un poco de pre-entrenos y motivación y 1-2 días adicionales de descanso, puede que consigas un pequeño PR, pero no esperes el mismo tipo de mejora del rendimiento en la plataforma que con enfoques de programación más tradicionales. Ésta es justo una ventaja de los programas de fuerza más tradicionales: puedes entrar en exceso de entrenamiento no funcional y supercompensar para el día de la competición.

Con el entrenamiento de AIAF entrar en exceso de entrenamiento no funcional no es una idea muy inteligente porque entrenar con cargas submáximas de forma continuada en un estado de fatiga elevado es una receta segura para lesionarse.

Finalmente, puede que te estés preguntando, “¿Por qué tan poco amor por el peso muerto? ¿Puedes hacer sentadilla y press de banca todo el tiempo, pero no peso muerto?”.

Aunque no hay evidencia científica que respalde esta afirmación, la mayoría de la gente siente que el peso muerto es un movimiento mucho más demandante que la sentadilla y que su recuperación se ve muy seriamente afectada si hacen peso muerto pesado a diario – incluso si hablamos de un máximo diario.

Si quieres intentar añadirlo, te recomendaría que lo hicieras con técnica muy estricta y a RPEs 7-8 y finalizaras el entrenamiento en cuanto tuvieras el más mínimo atisbo de degradación técnica.

El hacerlo desde topes o desde bloques con la barra empezando el movimiento ligeramente por encima de la mitad de la espinilla puede ayudar a reducir la fatiga generada, permitiéndote practicarlo con mayor frecuencia. Esta opción hace el peso muerto con ROM completo aun más importante porque la fuerza se mejora únicamente en el rango en el que se trabaja.

Epílogo

El Método Búlgaro obviamente ha supuesto el éxito de numerosos equipos nacionales de halterofilia. Se solía pensar que aplicar sus principios fundamentales a deportistas naturales era imposible, pero muchas personas lo han probado en sus carnes y han conseguido resultados excelentes.

Para algunas personas, implicará progresar más rápido de lo que nunca lo han hecho (y de lo que probablemente nunca progresarán) durante su carrera deportiva. Para otros, los programas de AIAF simplemente no funcionan demasiado bien.

La literatura científica se inclina a favor de los enfoques de alta frecuencia para sujetos altamente entrenados, pero por el momento ninguno de los protocolos de los estudios científicos se asemeja a este tipo de entrenamiento de AIAF y parece existir un amplio grado de variabilidad individual. Desde luego es un tema sobre el que falta investigar muchísimo y no se puede sentar cátedra aún.

Utilizado como un programa de entrenamiento con miras a largo plazo, las variables de la programación del entrenamiento principales (volumen e intensidad media) no difieren demasiados de otras rutinas de fuerza famosas; el entrenamiento de AIAF simplemente distribuye la carga de entrenamiento de forma más uniforme a lo largo de la semana.

No hay nada mágico acerca del máximo diario; el progreso a largo plazo viene dado por el aumento del volumen de entrenamiento a través de mayor número de series descendentes.

Si te sientes cansado, simplemente haz series de aproximación hasta tu mínimo diario. Si el cansancio persiste, no seas imprudente y te arriesgues a lesionarte – vuelve a estilos de programación más tradicionales.

El entrenamiento de AIAF puede utilizarse como un bloque de entrenamiento para desensibilizar la respuesta ante el volumen de entrenamiento y el estrés metabólico; sin embargo, si se utiliza en este contexto, el objetivo es mantener los niveles de fuerza con el mínimo volumen de entrenamiento posible – no tratar de hacer tantas series descendentes como normalmente harías.

Haciendo ajustes muy simples, puedes utilizar un enfoque de AIAF para romper PRs casi todos los días. Esto puede ser una forma de entrenamiento muy divertida y ayuda enormemente a ganar confianza. Sin embargo, puede conducir a creerse intocable y asumir riesgos innecesarios para la mayoría de la gente.

Sobre todo, espero no haber dado la imagen de ser favorable o de estar en contra del entrenamiento de AIAF. A mí me funcionó muy bien la primera vez que lo probé, pero no fue nada milagroso y, desde luego, no ha reemplazado la programación contemporánea como la piedra angular de mi entrenamiento.

Conozco casos de personas a los que les ha funcionado de forma espectacular y casos de gente que se lesionaba durante el periodo de transición o que simplemente no progresaba a pesar de adaptarse bien a la alta frecuencia.

Simplemente quería transmitirse mi conocimiento sobre el entrenamiento de AIAF y mis experiencias con él.

Por último, por lo que más quieras, no empieces a hacer un programa de AIAF sin más si tu entrenamiento actual te está dando resultado. Simplemente almacena toda esta información en tu mente para cuando tu plan actual no te permita seguir mejorando. Muchas gracias por tu tiempo. ¡A doblar las barras!

¿Quieres formarte como entrenador o dietista-nutricionista?

📚🏋🏻 ¿Te gustaría ser entrenador personal de manera 100% legal?

Descubre cómo en esta clase GRATIS:

📚🍎 ¿Quieres hacer dietas de forma legal a tus clientes?

Tenemos una clase GRATIS para ti:

📝 A fecha de: 24-03-2018

Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones