¿Cuál es el mejor cinturón de powerlifting? Aprende a elegir el tuyo

En otro artículo, hablamos de la utilidad que podía tener el cinturón en el entrenamiento de fuerza. Una de las conclusiones que sacamos fue que, aunque es una herramienta útil, la gente suele usarlo con una finalidad equivocada.

Como vimos, no es algo que nos sirva para reducir el dolor lumbar o las posibles lesiones de la zona lumbar, sino que es una herramienta que ese usa para mejorar la estabilidad, y así poder ejercer mayor fuerza.

En este artículo, veremos diferentes tipos de cinturones, por si estás pensando en comprarte uno.

Lo primero: ¿qué cinturón no comprar?

Antes de meternos de lleno en los diferentes tipos de cinturones que podemos comprar y sus diferencias, con pros y contras, quiero dejar claro que hay un tipo de cinturón que, a pesar de estar ampliamente presente en todos los gimnasios, es poco más que un accesorio visual.

Es posible que hayas caído a qué me refiero, a este cinturón que vemos a continuación:

Cinturón NO recomendado
¿Cuál es el mejor cinturón de powerlifting? Aprende a elegir el tuyo 9

Ilustración 1. Cinturón NO recomendado

Estos cinturones que son más estrechos adelante que atrás son los que supuestamente “protegen tu lumbar” (de qué la protegen es algo que todavía no sabemos).

Lo único que hace este cinturón es darte una falsa sensación de seguridad, ya que hay mucha gente que se pone esto y como “la lumbar” ya está supuestamente segura, se pone a hacer auténticas barbaridades.

Si vas a gastarte un dinero en el cinturón, que no sea en uno de este tipo, por la misma inversión tienes un kilo de proteínas de buena calidad.

¿Qué tipo de cinturones comprar?

Ahora sí, debemos distinguir dos tipos de cinturones: los de powerlifting y los de halterofilia.

Los primeros suelen ser mucho más rígidos, ya que la movilidad que necesita un competidor de powerlifting y la movilidad que necesita uno de halterofilia son muy diferentes.

No es que los levantadores de halterofilia no se pudieran beneficiar de cinturones más rígidos (como veremos más adelante), sino que algo tan duro les provocaría molestias (de hecho, si te compras un cinturón de powerlifting y es demasiado alto, es posible que te choque un poco con las costillas inferiores y te deje un pequeño moratón de vez en cuando al hacer sentadilla, así que imagínate un dos tiempos o una arrancada).

Para que puedas entender a qué me refiero, en la siguiente ilustración (ilustración 2) te pongo un cinturón de powerlifting y en la ilustración 3 uno de halterofilia.

Cinturón de powerlifting
¿Cuál es el mejor cinturón de powerlifting? Aprende a elegir el tuyo 10

Ilustración 2. Cinturón de powerlifting

Cinturón de halterofilia
¿Cuál es el mejor cinturón de powerlifting? Aprende a elegir el tuyo 11

Ilustración 3. Cinturón de halterofilia

Tengo que añadir que, aunque he dicho que el cinturón como el de la ilustración 1 no lo recomiendo para nada, hay cinturones de halterofilia que son similares, como vemos en la ilustración 4.

Cinturón de halterofilia
¿Cuál es el mejor cinturón de powerlifting? Aprende a elegir el tuyo 12

Ilustración 4. Cinturón de halterofilia

Una de las diferencias fundamentales, no obstante, es que el cinturón de la ilustración 4 es de una arquitectura mucho más sólida y de un material mucho más resistente.

Es, prácticamente, un cinturón de powerlifting pero con el frontal ligeramente más estrecho, para no chocar con las costillas, mientras que el cinturón de la ilustración 1 es de un material muy poco rígido.

La rigidez es clave

Al hablar de este último punto, donde hemos comparado el cinturón que no recomiendo con el que usan muchos halterófilos profesionales, hemos visto que la diferencia clave es la rigidez de cada uno.

Un cinturón, se usa para mejorar la estabilidad, y para ello debemos hacer fuerza contra el cinturón, inspirando y bajando las costillas. Si hacemos fuerza contra un cinturón que es poco rígido, este se expande y no nos sirve de nada.

En cambio, si el cinturón es duro, vamos a intentar expandirnos contra algo que va a oponer una resistencia notable, y así aumentará la presión intraabdominal (que es de lo que se trata). Así que, el cinturón debe ser rígido y con una altura suficiente para poder ejercer fuerza contra él en la parte delantera.

Por último, hemos visto que en halterofilia el tener la parte delantera ligeramente más estrecha que la trasera es útil para evitar molestias en las costillas por la velocidad a la que reciben la barra después de hacer la arrancada o la primera parte del dos tiempos (una vez más, recalco, esa diferencia en grosor puede no ser lo óptimo para powerlifting, pero si vas a elegir un cinturón de ese tipo, que sea rígido por lo menos, para poder hacer bien presión contra él).

En powerlifting, como veremos a continuación, los cinturones son igual de anchos en todo su diámetro, ya que no se necesita tanta movilidad para realizar el intento como en halterofilia.

Guía para elegir cinturón de powerlifting

Grosor del cinturón

La medida más importante del cinturón es el grosor, que lo verás en milímetros en casi todas las tiendas. Se suele recomendar cinturones de 10mm de grosor (1cm) para competidores de powerlifting, aunque hay cinturones de 13mm que parecen ser ligeramente mejores en gente avanzada.

¿Cuál elijo? La ventaja que van a darte esos 3mm de más (lo que hace que el cinturón sea más rígido) va a ser imperceptible a no ser que seas un powerlifter de talla mundial, en cuyo caso no creo que estés leyendo este artículo sobre cómo comprar tu primer cinturón.

Por lo tanto, asumo que eres una persona que se está planteando comprar su primer cinturón ya sea porque se ha picado con el powerlifting o porque quiere, simplemente. Sea como fuere, me aventuro a recomendarte un cinturón de 10mm de grosor, que será más que suficiente.

Es más, si no sabes cómo se hace el bracing correctamente (la técnica de respirar y apretar contra el cinturón, a la vez que aprietas todo el famoso CORE), da igual que uses un cinturón de 10mm, de 13mm o casi que no utilices nada.

Ahora bien, si sabes hacer ese bracing y tienes la posibilidad de probar ambos, uno de 10mm y otro de 13mm, elige con el que más cómodo te sientas (aunque haya sido algo tajante en el párrafo anterior, tampoco hace falta descartar el de 13mm si lo pruebas y lo sientes bien).

Altura del cinturón

Otro parámetro importante es la altura del cinturón. Como ya sabemos, no todos somo iguales, y nuestra genética determina en gran medida la orientación de nuestras articulaciones, la longitud de los huesos... Y esto incluye incluso la forma de nuestra caja torácica (Neumann, 2016).

Habrá gente que tenga menos espacio entre la última costilla y la cresta iliaca, y a esta gente puede que un cinturón de la altura estándar le moleste en la parte baja de la sentadilla. La altura más común de los cinturones de powerlifting es de alrededor de unos 10cm, aunque hay cinturones de 7-8cm de alto.

Como podrás imaginarte, cada tipo de cinturón tiene su utilidad. Los de 7-8cm de alto son más complicados de usar, ya que no suelen ser muy comunes, pero son especialmente populares en gente con un torso corto (mujeres u hombres) o gente que es especialista en press de banca.

Los cinturones de 10cm son los más populares, y seguramente esta medida sea la que veas en casi todas las tiendas.

Tipos de cierre

El último parámetro a tener en cuenta es el tipo de cierre, donde encontramos la hebilla y el cierre de palanca. Esto funciona por gustos, el de palanca es más fácil de cerrar y mucho más rápido, pero cada vez que subas o bajes de categoría, tendrás que hacer uso de un destornillador para regularlo. El de hebilla funciona como un cinturón de toda la vida, es más lento en cerrar, pero personalizable sin uso de herramientas.

Teniendo en cuenta esos tres parámetros (grosor, altura y tipo de cierre), voy a darte varias propuestas en este artículo.

Propuestas de cinturones

  1. Cinturón de SBD
  2. Inzer Forever Belt 10mm
    1. Cierre de palanca
    2. Cierre de hebillas
  3. Inzer Forever Belt 13mm
    1. Cierre de palanca
    2. Cierre de hebillas
  4. Rogue Ohio
  5. Rogue Echo Lifting
  6. Rogue Ohio (8cm altura)

Bibliografía

Neumann, D. A. (2010). Kinesiology of the Musculoskeletal System: Foundations for Rehabilitation (Vol. 14). http://dx.doi.org/10.1016/B978-0-323-03989-5.00015-8

FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio