¿El IMC es fiable? Dietista profesional lo explica

Si alguna vez has hablado con un proveedor de atención médica sobre tu peso, probablemente le has escuchado mencionar el índice de masa corporal (IMC).

👉 El IMC clasifica tu peso como bajo peso, normal, sobrepeso u obesidad.

Los proveedores de atención médica pueden usar tu IMC para ayudar a determinar si tu peso te pone en riesgo de padecer ciertas afecciones de salud.

Sin embargo, el IMC sólo considera dos medidas: peso y altura.

Puede parecer injusto que tu riesgo para la salud se base en parte en una cifra que sólo tiene en cuenta esos dos factores.

Después de todo, el IMC no mide aspectos como la salud del corazón o los pulmones. Tampoco puede informarle a un proveedor de atención médica si hace ejercicio o sigue una dieta nutritiva.

Dicho esto, ¿es el IMC un predictor preciso de la salud? Para comprenderlo completamente, es esencial saber por qué los proveedores de atención médica utilizan el IMC y cómo se convirtió en una herramienta en la salud y la medicina.

Esto es lo que debes saber sobre el IMC, cómo se desarrolló y si es algo que debes considerar.

Balanza de peso corporal
¿El IMC es fiable? Dietista profesional lo explica 4

¿Qué es el IMC?

El IMC es un método de detección de cómo tu peso podría relacionarse con los resultados de la enfermedad.

El IMC es tu peso en kilogramos dividido por el cuadrado de tu altura en metros.

Es posible que vea tu IMC expresado en unidades kg/m².

Como referencia, las categorías actuales de IMC tanto para hombres como para mujeres son:

  • Por debajo de 18,5 – peso insuficiente
  • Entre 18,5 y 24,9 – peso saludable
  • Entre 25 y 29,9 – 'sobrepeso'
  • 30 y más – 'obesos'

Generalmente, a medida que aumenta tu IMC, también aumenta tu riesgo de padecer ciertas afecciones de salud, como:

  • Cardiopatía
  • Hipertensión
  • Diabetes tipo 2
  • cálculos biliares
  • Problemas respiratorios
  • Ciertos tipos de cáncer

Pero por sí solo, el IMC no puede determinar el porcentaje de grasa corporal de una persona y no proporciona una imagen completa de su salud general.

¿De dónde vino el IMC?

Durante la década de 1830, el matemático belga Adolphe Quetelet fue uno de los primeros en desarrollar el IMC.

Quetelet se propuso aplicar las matemáticas a las características físicas del cuerpo humano y pretendía hacerlo en términos del promedio de una población.

Quetelet nunca abogó por que la gente utilizara la proporción, entonces denominada Índice de Quetelet, como una medida general del estado de peso de una persona.

Posteriormente, el investigador Ancel Keys, rebautizó el índice de Quetelet como IMC en 1972.

Keys acuñó el término después de publicar un estudio en el Journal of Chronic Diseases. En el estudio, Keys recopiló datos de más de 7.000 hombres de Estados Unidos, Finlandia, Italia, Japón y Sudáfrica.

Con base en esos datos, Keys demostró que la fórmula podría medir de manera óptima la obesidad.

En 1985, los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) comenzaron a utilizar el IMC para definir la obesidad.

Ancel Keys
¿El IMC es fiable? Dietista profesional lo explica 5

- Ancel Keys. Imagen recogida de la web alimente.elconfindecial.com

¿Por qué los profesionales de la salud todavía usan el IMC como medida de referencia?

En cuanto a cómo los investigadores desarrollaron esos cuatro puntos de corte específicos del IMC, se remonta al siglo XX.

En 1942, Metropolitan Life Insurance Company utilizó datos para crear tablas de altura y peso.

Además, un análisis estadístico ayudó a determinar los factores de riesgo que la empresa incluía en sus planes de seguro.

Esencialmente, la Metropolitan Life Insurance Company descubrió que aquellos que vivían dentro de su peso "ideal" para su altura y estructura corporal vivían más que aquellos que estaban por encima de su peso "ideal".

Estas tablas de peso finalmente pasaron al IMC porque se correlaciona mejor con el porcentaje de grasa corporal y los resultados de salud que el peso corporal ideal.

Y a partir de diciembre de 2022, las personas podrán calcular su IMC para determinar los factores de riesgo relacionados con su salud.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) proporcionan una calculadora y un gráfico del IMC para ver dónde se ubica su IMC dentro de las cuatro categorías.

➜ "La mejor manera de pensar en el IMC es como una herramienta de predicción de riesgos”.

➜ "Piense en ello como en la edad. Independientemente de lo que esté sucediendo, cuanto mayor sea, más probabilidades tendrá de tener una enfermedad crónica".

➜ "Lo mismo ocurre con el IMC. Cuanto mayor sea tu IMC, mayor será el riesgo de tener un mal resultado de salud". (Brad Dieter, Doctor, fisiólogo del ejercicio, biólogo molecular, bioestadístico y miembro principal del consejo asesor de la Academia Nacional de Medicina Deportiva).

Limitaciones del IMC

El IMC funciona bien como medida de la salud de la población en su conjunto, especialmente en las categorías de IMC alto. Pero el IMC no siempre es tan útil a nivel individual.

Alguien con una gran masa muscular puede tener un IMC alto pero poca grasa corporal. Sus riesgos para la salud probablemente sean muy bajos.

Lo contrario también es cierto. Puedes tener una gran cantidad de grasa corporal en relación con tu peso, lo que te pone en mayor riesgo de lo que indica tu IMC.

Y el hecho de que tu no tengas un IMC que te coloque en la categoría de obesidad o sobrepeso no significa automáticamente que tengas buena salud.

Aquellos con un IMC entre normal y bajo de peso pueden tener un mayor riesgo de mortalidad que aquellos con un IMC con sobrepeso porque hay otros factores de salud en juego, como un trastorno alimentario, un problema de abuso de drogas o una afección médica importante.

Incluso aquellos con un IMC considerado normal no están necesariamente libres de riesgos.

Si el IMC de un paciente es normal, pero muestra otros factores de riesgo, como LDL (colesterol "malo" alto) o triglicéridos altos, podríamos hablar sobre cómo reducir tu riesgo de enfermedad cardíaca a pesar de que no tengas sobrepeso.

El IMC tampoco indica dónde se almacena la grasa.

La ubicación de la grasa corporal también puede revelar algunos datos importantes sobre su salud general.

Tener más grasa visceral alrededor del abdomen lo pone en mayor riesgo de sufrir dislipidemia, aumento de la presión arterial, niveles elevados de glucosa en la sangre y enfermedades cardiovasculares.

Intestino sin y con grasa visceral
¿El IMC es fiable? Dietista profesional lo explica 6

- Intestino sin grasa visceral y con grasa visceral. Imagen recogida de la web drolaya.com

Alternativas al IMC para medir el riesgo para la salud

  • Analizadores de grasa corporal
  • Circunferencia de la cintura
  • Relación cintura-cadera
  • Relación peso-altura
  • Llevar un registro de los cinco factores de riesgo metabólico (Nivel alto de triglicéridos, nivel bajo de colesterol HDL, hipertensión, nivel alto de azúcar en sangre en ayunas y cintura grande)

Puedes complementar esta sección con los artículos:

Cómo medir el progreso de pérdida de grasa

Métodos para medir la grasa corporal

Métodos para medir la masa muscular

Conclusiones

El IMC es un cálculo basado en el peso y la altura de una persona que busca categorías de peso que puedan provocar problemas de salud.

Sin embargo, no diagnostica el porcentaje de grasa corporal ni la salud general de un individuo.

El IMC puede ayudar a expresar los riesgos para la salud, especialmente para las poblaciones.

❌ Pero no siempre es tan valioso a nivel individual.

Algunas limitaciones de depender del IMC están relacionadas con la raza, el sexo, la edad y la experiencia atlética.

Existen otros métodos para medir los riesgos para la salud.

En particular, vigilar de cerca la presión arterial, el colesterol, el azúcar en sangre y los triglicéridos es esencial para controlar su salud y el riesgo de enfermedades.

  1. Ashwell M, Mayhew L, Richardson J, Rickayzen B. Waist-to-height ratio is more predictive of years of life lost than body mass index. PLoS One. 2014;9(9):e103483. doi:10.1371/journal.pone.0103483
  2. Cao Q, Yu S, Xiong W, et al. Waist-hip ratio as a predictor of myocardial infarction risk: A systematic review and meta-analysis. Medicine (Baltimore). 2018;97(30):e11639. doi:10.1097/MD.0000000000011639
  3. Centers for Disease Control and Prevention. About adult BMI.
  4. Frank AP, de Souza Santos R, Palmer BF, Clegg DJ. Determinants of body fat distribution in humans may provide insight about obesity-related health risks. J Lipid Res. 2019;60(10):1710-1719. doi:10.1194/jlr.R086975
  5. Jayedi A, Soltani S, Zargar MS, Khan TA, Shab-Bidar S. Central fatness and risk of all cause mortality: systematic review and dose-response meta-analysis of 72 prospective cohort studies. BMJ. 2020;370:m3324. doi:10.1136/bmj.m3324
  6. Keys A, Fidanza F, Karvonen MJ, Kimura N, Taylor HL. Indices of relative weight and obesity. J Chronic Dis. 1972;25(6):329-343. doi:10.1016/0021-9681(72)90027-6
  7. Komaroff M. For Researchers on Obesity: Historical Review of Extra Body Weight Definitions. J Obes. 2016;2016:2460285. doi:10.1155/2016/2460285
  8. National Institutes of Health. Assessing your weight and health risk.
FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio