Así afecta la marihuana a tu masa muscular y rendimiento en el gym

La marihuana es una de las drogas más consumidas en todo el mundo: en torno al 3% de la población mundial consumió esta sustancia a lo largo del año 2021, según la Oficina de Crímenes y Drogas de las Naciones Unidas (UNODC), reflejando un dato que sobrepasa por mucho el porcentaje de uso de otras sustancias ilícitas, como los opiáceos y opioides (0.8%). 

A pesar de estar prohibida en el deporte desde el año 2004 por parte de la Agencia Mundial Antidopaje, muchos deportistas también la siguen utilizando y se incluyen entre los 220 millones de personas que lo hacen a nivel mundial.

La María es tan popular en la sociedad, que también es frecuente oír que puede ser útil antes o después de hacer ejercicio en el gimnasio para mantener el estrés a raya y estar lo suficientemente calmado para rendir mejor.

De hecho, un gimnasio en San Francisco (EEUU)Power Plant Gym,se convirtió en 2016 en el primer centro deportivo en el que, al mismo tiempo, se ofertan servicios propios de un gimnasio, entrenamiento personal y asesoramiento sobre el consumo responsable de marihuana para los objetivos de los usuarios.

Jim McAlpine, su fundador, afirmó que “cuando se usa correctamente, la marihuana te ayuda a mejorar la experiencia del deporte que amas, aunque no es adecuada para todo el mundo” (detalle).

Si quieres saber los verdaderos efectos que puede tener usar marihuana en cómo te adaptas al ejercicio, quédate porque te lo contamos a continuación.

Descargo de responsabilidad: La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos y educativos solamente. No sustituye el asesoramiento profesional, médico o legal. Los efectos de la marihuana pueden variar entre las personas y es importante consultar con un profesional adecuado para obtener orientación personalizada. 

Además, las leyes y regulaciones sobre la marihuana pueden cambiar, y se recomienda verificar la información con fuentes actualizadas. Ni Fit Generation ni el autor asumen ninguna responsabilidad por decisiones basadas en la información proporcionada en este artículo.

como influye la marihuana en el rendimiento
Así afecta la marihuana a tu masa muscular y rendimiento en el gym 13

¿Qué es la marihuana?

Cuando hablamos de marihuana, nos referimos a los productos derivados de la planta de cáñamo o Cannabisde las cuales existen numerosas variedades y las más cultivadas y conocidas son la Cannabis sativaCannabis indica y Cannabis ruderalis

Estas plantas contienen más de 60 compuestos químicos diferentes llamados cannabinoides, incluido el delta-9-tetrahidrocannabinol, que probablemente conoces por THC (revisión).

Los fitocannabinoides presentes en el cannabis más estudiados son, precisamente este, el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), y también otro muy popular en la actualidad, el cannabidiol (CBD)

➜ Se considera que el THC es el compuesto psicoactivo primario en el cannabis, responsable de muchos de sus efectos psicológicos y fisiológicos. El CBD, por su parte, es considerado por algunos como levemente psicoactivo, aunque mucho menos que el THC, mientras que otros lo consideran no psicoactivo ya que no produce efectos psicotrópicos o altera la conciencia al nivel que el THC.

Sea como sea, el CBD sí se ha estudiado por sus propiedades ansiolíticas, analgésicas y posiblemente antipsicóticas (no induce colocón) (revisión).

Además, se encuentran presentes docenas de terpenos y flavonoides. Los terpenos confieren el distintivo olor emitido por los cogollos de cannabis.

marihuana y masa muscular
Así afecta la marihuana a tu masa muscular y rendimiento en el gym 14

-- Figura 1. Estructuras químicas, fórmula molecular (MF), peso molecular (MW) y afinidad por los receptores del sistema endocannabinoide CB1 y CB2 de los tres componentes naturales del cannabis, incluidos: tetrahidrocannabinol (THC), cannabidiol (CBD), cannabigerol (CBG) y dos sintéticos, conocidos como CP-47,497-C8 y WIN 55,212-2 (Abyadeh et al. 2021).

Efectos generales de la marihuana en el organismo

Estos compuestos ejercen muchos efectos mediante la activación de receptores cannabinoides acoplados a proteínas G en nuestro cerebro y los tejidos periféricos.

Lo más probable es que no hayas oído hablar sobre ello, sin embargo, nuestro propio cuerpo tiene un sistema endocannabinoide, con sustancias y receptores que ejercen un papel crucial en la regulación de diversas funciones fisiológicas, como el apetito, el sueño, el estado de ánimo, el sistema inmunológico y la percepción del dolor (revisión).

En concreto, el THC es un agonista parcial de los receptores CB1, principalmente a nivel central, y CB2 a nivel periférico, y es el principal cannabinoide responsable de los efectos farmacológicos y efectos psicológicos de la marihuana (Figura 2).

cómo afecta la marihuana
Así afecta la marihuana a tu masa muscular y rendimiento en el gym 15

-- Figura 2. Sistema endocannabinoide del ser humano.

La farmacocinética del THC varía en función de la vía de administración (oral, rectal, sublingual, transdérmica, etc.), de la dosis administrada y de la experiencia o tolerancia del usuario. Cuando el THC es inhalado provoca efectos psicotrópicos en cuestión de segundos y alcanzan su máximo después de 15 – 30 minutos, mientras que las concentraciones plasmáticas disminuyen tras 2 o 3 horas (revisión).

Los efectos psicológicos del THC van desde alteraciones del estado de ánimo, de la percepción de la realidad y relajación, hasta la afección de otras funciones como el aprendizaje, el tiempo de reacción y la memoria. Mientras que los efectos secundarios más comunes que se suelen dar tras el uso de dosis elevadas de forma aguda son: ansiedad, ataques de pánico y alucinaciones (estudio, revisión).

➜ Como puedes ver, consumir marihuana (hierba, mota, etc.) puede ser bastante arriesgado, dependiendo de cómo la uses y qué hagas después de consumirla. 

A pesar de ello, como has leído en la introducción, se estima que durante 2021, alrededor de 220 millones de personas en todo el mundo consumieron marihuana, lo que corresponde al ~3% de la población mundial (estudio). Además, aproximadamente el 10% de los usuarios primerizos y el 50% de los usuarios diarios muestran signos de dependencia (estudio), siendo muy común entre los adolescentes y relacionándose, a su vez, con el uso continuo durante la edad adulta (revisión).

Puede que incluso tenga lugar, en algunos usuarios, una adicción al consumo de marihuana (revisión). Algunas personas pueden desarrollar dependencia psicológica, pero la prevalencia varía. Es importante destacar, eso sí, que el uso habitual no necesariamente conduce a la adicción en todos los casos.

Para diagnosticar problemas relacionados con el uso, abuso y adicción del cannabis existen tests específicos incluidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición, Texto Revisado (DSM-5-TR), como este:

Criterios Diagnósticos para el Trastorno por Uso de Cannabis

Descontrol sobre el uso de cannabis
  1. Utilizar cannabis durante períodos de tiempo más extensos de lo previsto o en cantidades mayores a lo previsto.
  1. Ser incapaz de reducir o controlar el uso de cannabis, a pesar de querer hacerlo.
  1. Pasar una gran cantidad de tiempo obteniendo, utilizando cannabis o recuperándose de su uso.
  1. Fuerte deseo o ansias de usar cannabis.
Deterioro social debido al uso de cannabis
  1. Incumplimiento de las obligaciones importantes en el trabajo, la escuela o con la familia debido al uso de cannabis.
  1. Continuar usando cannabis a pesar de tener problemas interpersonales o sociales persistentes relacionados con el cannabis.
  1. Renunciar o reducir el tiempo dedicado a actividades importantes debido al uso de cannabis.
Uso potencialmente peligroso de cannabis
  1. Uso repetido de cannabis en situaciones físicamente peligrosas.
  1. Continuar usando cannabis a pesar de ser consciente de que es probable que esté causando o empeorando un problema físico o psicológico relacionado con su uso.
Indicadores farmacológicos
  1. Tolerancia. Con el uso crónico de cannabis, los efectos de este disminuyen cuando se utiliza repetidamente en la misma cantidad, por lo que se debe aumentar la cantidad de cannabis para lograr los mismos efectos.
  1. Abstinencia. Ya sea un síndrome de abstinencia típico del cannabis o el uso de cannabis para evitar experimentar un síndrome de abstinencia.

Los profesionales competentes especializados en el diagnóstico consideran que existe un trastorno causado por el uso de cannabis cuando se cumple con 2 o más de estos criterios dentro de un período de 12 meses:

  • Trastorno leve: 2 o 3 criterios.
  • Trastorno moderado: 4 o 5 criterios.
  • Trastorno grave: 6 o más criterios. 

De igual forma, la remisión parcial de los trastornos se define como no cumplir con ningún criterio durante 3 meses seguidos; y la remisión completa se define como no cumplir con ningún criterio durante 12 meses consecutivos.

En caso de que seas consumidor habitual, conozcas a alguien que lo sea o tengáis, algún conocido o tú, planteado empezar a serlo, es importante que se tengan presentes estos criterios para hacer, si es que se puede, un uso responsable de ella. 

Recordamos, no obstante, que desde Fit Generation no promocionamos el uso de ninguna sustancia prohibida ni potencialmente dañina para la salud. En el caso de la marihuana, tampoco. Lo mejor siempre es consultar con un médico que pueda valorar tu caso y situación en profundidad.

efectos del canavis
Así afecta la marihuana a tu masa muscular y rendimiento en el gym 16

¿Por qué hay gente que dice que fumar marihuana es bueno antes o después del gym?

A pesar de los efectos descritos y sabiendo el potencial riesgo que existe de un consumo no responsable, aún hay gente que decide usarla e incluso, como hemos visto en la introducción, apoya su uso para fines de salud y rendimiento.

En el ámbito del fitness, esto se puede deber a varias razones. Una que tiene mucho peso es que Arnold Schwarzenegger, uno de los culturistas más importantes de la historia y, con casi toda probabilidad, el que más impacto ha generado en el sector a lo largo de su historia, apareció fumando un cigarrillo de marihuana en el documental Pumping Iron de 1977.

Arnold ha admitido haber consumido marihuana durante años y en varias declaraciones ha dicho literalmente que, para él, la marihuana no es una droga, sino "simples hojas".

Otra de las razones de peso, además, es la legalización del cannabis iniciada hace una década en Norteamérica, donde numerosos estados de Estados Unidos y Canadá han implementado políticas encaminadas a permitir y regular el consumo de esta sustancia con fines no médicos ni científicos. 

El estatus legal dicotómico actual del cannabis en Estados Unidos, país de gran influencia sociocultural y deportiva en todo el mundo, es algo que no podemos obviar para entender por qué su uso es visto, en algunos sectores y por algunas personas, como ciertamente normal e inocuo cuando “se consume con moderación y responsabilidad”.

👉 A partir del 8 de noviembre de 2023, según las Leyes Estatales, el cannabis se considera legal para uso medicinal en 38 estados, el Distrito de Columbia y 3 territorios, y para uso recreativo en 24 estados, el Distrito de Columbia y 2 territorios. 

👉 Otros 9 estados permiten el uso medicinal de productos de cannabis con bajo contenido de THC y alto contenido de CBD. Por lo tanto, solo 3 estados (Idaho, Kansas y Nebraska) no aceptan ninguna forma legal de cannabis a día de hoy.

👉 Otros países también han legalizado el consumo recreativo de cannabis en los últimos años: Canadá, México, Sudáfrica, Uruguay, Georgia o Malta. En Estonia, Portugal, Israel y Tailandia el consumo no es legal, pero está despenalizado.

Así que, comprendiendo este contexto histórico y actual, no es tan sorprendente que en la mayoría de los casos en los que el cannabis se usa antes de entrenar o competir (si no hay controles), quienes lo consumen, lo hagan para disminuir el dolor o para sobrellevar mejor los nervios y el estrés, y, de esa manera, acabar mejorando el rendimiento gracias a las propiedades relajantes de la droga (esta fue una de las primeras revisiones sobre el tema que así lo evidenciaban).

Quienes lo hacen después del gimnasio, en la misma línea, lo suelen utilizar para disminuir el estado de alerta remanente propio de haber estado entrenando, y así poder seguir con el día más tranquilos o conciliar mejor el sueño, si es que el entrenamiento se sitúa cerca de la hora de dormir.

Recuerda que, dependiendo del deporte, los fármacos, ilícitos o no, se consumen con diversos objetivos para mejorar el rendimiento, y no únicamente para estar más grande o meter más kilos en la barra. Se pueden usar para aumentar la fuerza, la resistencia, aliviar el dolor, los temblores o proporcionar una sensación de calma y relajación.

Sin embargo, los efectos de la marihuana pueden afectar tanto positiva como negativamente al rendimiento y a la salud (Figura 4).

➜ A nivel pulmonar, la inhalación de marihuana y el THC administrado por vía oral son broncodilatadores, lo que podría suponer una ventaja competitiva para los atletas que la emplean. Sin embargo, su uso prolongado en el tiempo se asocia con síntomas respiratorios de tos, sibilancias y flemas (revisión).

➜ A nivel cardiovascular, el efecto agudo que provoca es un aumento de la frecuencia cardíaca en reposo, siendo este aumento dosis dependiente en función de la cantidad de marihuana o THC empleados (posicionamiento).  También es frecuente que produzca una elevación de la presión arterial de forma aguda; sin embargo, con dosis crónicas altas de THC, se desarrolla tolerancia y se reduce el efecto sobre la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

➜ Y aunque esta tolerancia desaparece rápidamente tras dejar de consumir THC, el consumo regular de cannabis puede provocar, como hemos mencionado previamente, dependencia y síndrome de abstinencia, por lo que su cese puede complicarse tras habituarse a ella (metanálisis).

efectos usos el cannavis
Así afecta la marihuana a tu masa muscular y rendimiento en el gym 17

-- Figura 4. Efectos sistémicos del uso del cannabis, en reposo (izquierda) y combinado con ejercicio (derecha). Las flechas representan la dirección del efecto y la fuerza de las evidencias actuales (Burr & Cheung, 2021).

➜ Sorprendentemente, hay muy pocos estudios científicos relacionados con los efectos del cannabis en el rendimiento deportivo, a diferencia de otras sustancias como los esteroides anabólicos o estimulantes como las anfetaminas; y muchas de las recomendaciones que se hacen se basan en sitios web donde normalmente se recomienda a los deportistas consumir cannabis únicamente por sus propiedades relajantes y analgésicas.

Sin embargo, los pocos estudios científicos que hay sobre este tema muestran que el cannabis o el THC disminuyen el rendimiento aeróbico o no tienen ningún efecto sobre él y pueden afectar negativamente a la coordinación en algunos deportes, por lo que no existen razones teóricas para creer que pueda aumentar la fuerza o la resistencia (revisión, revisión).

➜ Y respecto a cómo afecta el consumo regular de cannabis a la composición corporal, en los pocos estudios donde se ha evaluado esto, no se han encontrado diferencias entre los grupos con respecto al tamaño corporal o la composición corporal (ejemplo, ejemplo).

De cualquier forma, aún queda mucho por estudiar respecto a esta cuestión, por lo que no se puede concluir nada con firmeza. Hay casos conocidos en los que los efectos del cannabis pueden resultar ciertamente positivos de cara a la composición corporal si se evalúa de manera aislada, mientras que otras personas sí se pueden ver perjudicadassignificativamente en la composición corporal y el rendimiento deportivo al consumirla con frecuencia.

Marihuana vs. tabaco. ¿Se pueden comparar?

La tendencia natural de los promotores y/o consumidores de marihuana es a comparar, tanto para bien como para mal, los posibles efectos de esta con el tabaco. ¿Podría tener algún sentido hacerlo?

Pues, partiendo del dato de que alrededor del 77% de los consumidores de marihuana también son consumidores de tabaco (referencia), ya empezamos con algo que complica las comparaciones.

Pero vamos a intentarlo.

marihuana vs tabaco
Así afecta la marihuana a tu masa muscular y rendimiento en el gym 18

➜ En varios estudios se ha observado que el humo de la marihuana contiene niveles similares de alquitrán al humo del tabaco y hasta un 50% más de sustancias carcinógenas (revisión). 

Además, los consumidores de marihuana suelen fumar sin filtro, inhalan el humo más profundamente y retienen el humo por más tiempo que los fumadores de tabaco, lo que provoca unos depósitos de alquitrán en los pulmones sustancialmente mayores respecto a los fumadores de tabaco (estudio, estudio).

➜ En la mayoría de estudios, las alteraciones observadas en los fumadores de marihuana son casi idénticas a las observadas en los fumadores de tabaco y estas se asocian con diferentes trastornos pulmonares, como bronquitis crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer (estudio, estudio).

Moore y cols. (2005) compararon los efectos y consecuencias del consumo de marihuana con los del tabaco, y tras analizar los resultados de estas observaciones, confirmaron que los consumidores de marihuana tenían tasas similares de síntomas respiratorios que los consumidores de tabaco, con la diferencia de que eran 10 años más jóvenes.

Entre ellos, se pudo ver que los consumidores de marihuana probablemente sufrieran una obstrucción de las vías respiratorias mayor que los consumidores de tabaco atendiendo a los resultados de las espirometrías.

También encontraron que las personas que fumaban marihuana y tabaco tenían una mayor prevalencia de síntomas respiratorios que aquellos que fumaban solo tabaco.

➜ Además, fumar marihuana puede aumentar el riesgo de exposición respiratoria a organismos infecciosos, como hongos y mohos, ya que las plantas de cannabis pueden estar contaminadas con una variedad de esporas de hongos, como se demuestra en este análisis.

Resumen y conclusiones

La marihuana es una planta que contiene sustancias químicas como el THC y el CBD, cuyos efectos son altamente dependientes de la dosis, la frecuencia y la propia tolerancia.

  • A nivel agudo, puede afectar a la respiración, la coordinación y la concentración, lo que podría incidir, tanto positiva como negativamente en el rendimiento deportivo. 
  • A largo plazo, el uso crónico se ha asociado con efectos perjudiciales en la salud, lo cual podría deteriorar el rendimiento deportivo y el progreso de las adaptaciones que busquemos como consecuencia del ejercicio (ej. hipertrofia muscular). 

No obstante, siendo honestos, los efectos a corto y largo plazo de su consumo no han sido investigados exhaustivamente mediante técnicas y metodologías sólidas. Pese a ello, tampoco te confíes, porque aunque la literatura científica relacionada con el ejercicio es limitada, la evidencia actual indica que el cannabis afecta tanto al sistema cardiovascular como al respiratorio, planteando la posibilidad de que estas alteraciones puedan influir en el rendimiento y las adaptaciones.

Además de esto, es esencial tener en cuenta las leyes locales y buscar asesoramiento médico antes de su posible consumo – no recomendado por nuestra parte –, especialmente si se tienes alguna condición de salud preexistente.

La mejor recomendación que te podemos dar es que si buscas alguna sustancia que pueda ayudarte a mejorar tu rendimiento en el gimnasio, tu recuperación o mejorar tu descanso, la marihuana no debería ser tu elección o, al menos, no es la opción más interesante.

De hecho, como alternativa, te recomendamos que leas estos artículos si tienes alguno(s) de esos objetivos:

Y, ojo, porque puede que te lo estás preguntando: todo lo mencionado durante este vídeo no se aplica al uso único del CBD, que es otro derivado del cannabis del que seguro que has odio hablar porque se está popularizando en los últimos años, y que merece un análisis a parte.

En este vídeo, desgranamos cada uno de estos detalles para que tengas una visión aún más completa de lo que supone el uso de marihuana para tu entrenamiento en el gimnasio.

1. Hoffmann, D. B. K. D., Brunnemann, K. D., Gori, G. B., & Wynder, E. L. (1975). On the carcinogenicity of marijuana smoke. In Recent Advances in Phytochemistry: Volume 9 (pp. 63-81). Boston, MA: Springer US.
2. Tashkin, D. P., Coulson, A. H., Clark, V. A., Simmons, M., Bourque, L. B., Duann, S., ... & Gong, H. (1987). Respiratory symptoms and lung function in habitual heavy smokers of marijuana alone, smokers of marijuana and tobacco, smokers of tobacco alone, and nonsmokers. American Review of Respiratory Disease, 135(1), 209-216.
3. Wu, T. C., Tashkin, D. P., Djahed, B., & Rose, J. E. (1988). Pulmonary hazards of smoking marijuana as compared with tobacco. New England Journal of Medicine, 318(6), 347-351.
4. Chesher, G. B., Bird, K. D., Jackson, D. M., Perrignon, A., & Starmer, G. A. (1990). The effects of orally administered Δ9-tetrahydrocannabinol in man on mood and performance measures: a dose-response study. Pharmacology Biochemistry and Behavior, 35(4), 861-864.
5. Fligiel, S. E., Roth, M. D., Kleerup, E. C., Barsky, S. H., Simmons, M. S., & Tashkin, D. P. (1997). Tracheobronchial histopathology in habitual smokers of cocaine, marijuana, and/or tobacco. Chest, 112(2), 319-326.
6. Taylor, D. R., Poulton, R., Moffitt, T. E., Ramankutty, P., & Sears, M. R. (2000). The respiratory effects of cannabis dependence in young adults. Addiction, 95(11), 1669-1677.
7. Verweij, P. E., Kerremans, J. J., Voss, A., & Meis, J. F. (2000). Fungal contamination of tobacco and marijuana. Jama, 284(22), 2875-2875.
8. Jones, R. T. (2002). Cardiovascular system effects of marijuana. The Journal of Clinical Pharmacology, 42(S1), 58S-63S.
9. Grotenhermen, F. (2003). Pharmacokinetics and pharmacodynamics of cannabinoids. Clinical pharmacokinetics, 42, 327-360.
10. Stott, C. G., & Guy, G. W. (2004). Cannabinoids for the pharmaceutical industry. Euphytica, 140(1-2), 83-93.
11. Moore, B. A., Augustson, E. M., Moser, R. P., & Budney, A. J. (2005). Respiratory effects of marijuana and tobacco use in a US sample. Journal of general internal medicine, 20(1), 33-37.
12. Tetrault, J. M., Crothers, K., Moore, B. A., Mehra, R., Concato, J., & Fiellin, D. A. (2007). Effects of marijuana smoking on pulmonary function and respiratory complications: a systematic review. Archives of internal medicine, 167(3), 221-228.
13. Diehl, K., Thiel, A., Zipfel, S., Mayer, J., & Schneider, S. (2014). Substance use among elite adolescent athletes: Findings from the GOAL Study. Scandinavian journal of medicine & science in sports, 24(1), 250-258.
14. Thomas, G., Kloner, R. A., & Rezkalla, S. (2014). Adverse cardiovascular, cerebrovascular, and peripheral vascular effects of marijuana inhalation: what cardiologists need to know. The American journal of cardiology, 113(1), 187-190.
15. Brents, L. K. (2016). Focus: sex and gender health: Marijuana, the Endocannabinoid system and the female reproductive system. The Yale journal of biology and medicine, 89(2), 175.
16. Bonnet, U., & Preuss, U. W. (2017). The cannabis withdrawal syndrome: current insights. Substance abuse and rehabilitation, 9-37.
17. Fischer, B., Russell, C., Sabioni, P., Van Den Brink, W., Le Foll, B., Hall, W., ... & Room, R. (2017). Lower-risk cannabis use guidelines: a comprehensive update of evidence and recommendations. American journal of public health, 107(8), e1-e12.
18. Kennedy, M. C. (2017). Cannabis: Exercise performance and sport. A systematic review. Journal of science and medicine in sport, 20(9), 825-829.
19. Nugent, S. M., Morasco, B. J., O'Neil, M. E., Freeman, M., Low, A., Kondo, K., ... & Kansagara, D. (2017). The effects of cannabis among adults with chronic pain and an overview of general harms: a systematic review. Annals of internal medicine, 167(5), 319-331.
20. Memedovich, K. A., Dowsett, L. E., Spackman, E., Noseworthy, T., & Clement, F. (2018). The adverse health effects and harms related to marijuana use: an overview review. Canadian Medical Association Open Access Journal, 6(3), E339-E346.
21. Ghasemiesfe, M., Barrow, B., Leonard, S., Keyhani, S., & Korenstein, D. (2019). Association between marijuana use and risk of cancer: a systematic review and meta-analysis. JAMA network open, 2(11), e1916318-e1916318.
22. Payne, K. S., Mazur, D. J., Hotaling, J. M., & Pastuszak, A. W. (2019). Cannabis and male fertility: a systematic review. The Journal of urology, 202(4), 674-681.
23. Bahji, A., Stephenson, C., Tyo, R., Hawken, E. R., & Seitz, D. P. (2020). Prevalence of cannabis withdrawal symptoms among people with regular or dependent use of cannabinoids: a systematic review and meta-analysis. JAMA network open, 3(4), e202370-e202370.
24. Graves, B. M., Johnson, T. J., Nishida, R. T., Dias, R. P., Savareear, B., Harynuk, J. J., ... & Boies, A. M. (2020). Comprehensive characterization of mainstream marijuana and tobacco smoke. Scientific reports, 10(1), 7160.
25. Kicman, A., & Toczek, M. (2020). The effects of cannabidiol, a non-intoxicating compound of cannabis, on the cardiovascular system in health and disease. International journal of molecular sciences, 21(18), 6740.
26. Kondo, K. K., Morasco, B. J., Nugent, S. M., Ayers, C. K., O'Neil, M. E., Freeman, M., & Kansagara, D. (2020). Pharmacotherapy for the treatment of cannabis use disorder: a systematic review. Annals of internal medicine, 172(6), 398-412.
27. Page, R. L., Allen, L. A., Kloner, R. A., Carriker, C. R., Martel, C., Morris, A. A., ... & Saucedo, J. F. (2020). Medical marijuana, recreational cannabis, and cardiovascular health: a scientific statement from the American Heart Association. Circulation, 142(10), e131-e152.
28. Winhusen, T., Theobald, J., Kaelber, D. C., & Lewis, D. (2020). The association between regular cannabis use, with and without tobacco co-use, and adverse cardiovascular outcomes: cannabis may have a greater impact in non-tobacco smokers. The American journal of drug and alcohol abuse, 46(4), 454-461.
29. Burr, J. F., Cheung, C. P., Kasper, A. M., Gillham, S. H., & Close, G. L. (2021). Cannabis and athletic performance. Sports Medicine, 1-13.
30. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. (2021). Key substance use and mental health indicators in the United States: Results from the 2020 National Survey on Drug Use and Health (HHS Publication No. PEP21-07-01-003, NSDUH Series H-56). Rockville, MD: Center for Behavioral Health Statistics and Quality, Substance Abuse and Mental Health Services Administration.
31. American Psychiatric Association (2023). Guía de Consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5-TR®. 5ª edición. Madrid. Editorial Médica Panamericana
32. Lisano, J. K., Flores, V. A., Kisiolek, J. N., & Stewart, L. K. (2023). Regular Use of Cannabis in Female Athletes Is Associated With a Reduction in Early Anaerobic Power Production. Journal of Strength and Conditioning Research, 37(3), 616-622.
33. Vásconez-González, J., Delgado-Moreira, K., López-Molina, B., Izquierdo-Condoy, J. S., Gámez-Rivera, E., & Ortiz-Prado, E. (2023). Effects of Smoking Marijuana on the Respiratory System: A Systematic Review. Substance Abuse, 44(3), 249-260.

FORMACIONES
Fit Generation
Formaciones Fit Generation
Artículos relacionados
Lee nuestras últimas publicaciones
Scroll al inicio